Misionros en Lituania

Misioneros en Lituania

Rossana Laurino nos cuenta de cómo fue que tomaron, junto con su esposo, la decisión de mudarse a un país báltico para poder así entregar la Palabra de Dios. Cuenta sobre la importancia de ser una carta abierta como lo dice la Escritura… de esto y algo más le entrega Entre Amigas!


DESCARGARLO AQUI: 
EA407 – Entre Amigas – Misioneros en Lituania



Receta: Torta de Panceta


Entrevista con Rossana Laurino

Sandra: Muy bien y la invitada del día de hoy que recibimos en nuestra casita de Entre Amigas, es la misionera, Rossana Laurino a quien queremos darle la bienvenida, ella es Uruguaya, del país en donde estamos haciendo este programa pero viene de muy lejos porque ha optado por vivir en otro país y ya le vamos a preguntar de esto. Bienvenida Rossana, ¿como estás?

Rossana: Muchas gracias bien gracias a Dios, muchas gracias por esta oportunidad, de poder estar con ustedes…

Sandra: En un año de descanso que casi no es de descanso, porque todos queremos saber cómo es lo que están haciendo, así que los invitamos a charlas a conferencias, radio y bueno, qué le vamos a hacer no?

Rossana: Es cierto si…

Sandra: Muy bien Rossana cuéntame un poquito, Misionera vamos a contarles a los oyentes de dónde son misioneros tu y tu esposo con chicos no?

Rossana: Si, si tengo dos niños Iván de 6 años, Erica de 10 y bueno, junto con mi esposo estamos trabajando en Lituania un miembro de los países bálticos, y sí, es toda la familia junta que estamos trabajando allí.

Sandra: Cómo surge esto de ir a Lituania? Porque a veces no conocemos bien ni la ubicación de esos países por ahí… cerca de Rusia, y nos ponemos a indagar en los mapas esos nombres, además que se nos confunden a los latinos muchas veces… como ustedes se ubicaron finalmente en Lituania??

Rossana: Bueno, en realidad desde muy jóvenes con mi esposo sentimos la inquietud, por los países de la ex unión soviética estuvimos orando mucho y en realidad nosotros pensamos que íbamos a ir a Rusia. Pero Dios dirigió todo, de tal manera… Lituania pertenecía a la Ex Unión Soviética. Así que Dios dirigió todo de tal manera que llegamos a Lituania un país que realmente, personalmente no sabía las necesidades… no sabía mucho acerca de la población…

Sandra: Es que no hay mucha información, por lo menos en Uruguay… yo no sé si otras oyentes que nos escuchan por lo menos en otros países, latinoamericanos o hispanos, tienen información o por lo menos acá no hay demasiada.

Rossana: Si, bueno, justamente por eso mismo no teníamos mucha información y al pensar que íbamos a ir a Rusia como que tampoco buscábamos, sí orábamos por los países de la ex unión soviética, por todos los países pero nunca nos pusimos a indagar personalmente acerca de ese país. Cuando surgió, estuvimos nosotros como 8 años, pastoreando en la ciudad de Young, aquí en Uruguay, y estuvimos como 8 años y siempre con la inquietud de poder salir al campo misionero. Cuando se abrió las puertas, cuando comenzamos el proyecto bueno, surgió, y bueno a dónde van? Y dijimos bueno, vamos a Rusia. Porque justamente al ser todo, y específicamente pensábamos en Rusia, con la parte de Rusia en la entrada no se nos abrió la puerta y bueno… llegamos a Latvia, y fuimos a Latvia, y tenemos nosotros unos misioneros conocidos y comenzamos a trabajar allí, y comenzamos a aprender el idioma, ruso…

Sandra: Qué difícil no?

Rossana: Si, es otro alfabeto… bueno son otras pronunciaciones, también no?

Sandra: Y como van con eso, ya hablan ruso?

Rossana: Si gracias a Dios si, si, estuvimos, incluso mi esposo, y mi trabajo personal fue con los niños. Pero mi esposo estuvo predicando, enseñando y fue un milagro también porque el tema de aprenderlo en tan poco tiempo, la verdad que fue un milagro de Dios…

Sandra: Si, fue una obra de Dios…

Rossana: Sin duda, fue la obra del espíritu Santo, y de cómo pudimos aprender el Idioma. En 6 meses mi esposo ya estaba predicando. No me digas cómo, pero realmente fue un milagro.

Sandra: Es algo humanamente imposible de pensar. Porque no solamente es hablar sino también pensar el evangelio y es algo como muy específico.

Rossana: Aunque mi esposo es de descendencia Rusa pero su mamá nunca se lo enseñó. O sea, hablaban con su abuelita, la mamá y los abuelos no? Pero los padres de mi esposo no le enseñaron el idioma. Sí el lo escuchó desde pequeño, desde niño él escuchaba el idioma pero nunca le habían enseñado. Y más para mí que tengo descendencia Italiana. Así que también era desconocido pero gracias al Señor… incluso con nuestros hijos Dios puso una gracia muy linda, ellos también lo pudieron aprender, mi hija ya hizo 3 años en la escuela Rusa este años que es el que tuvimos que venir aquí a Uruguay lo tuvo que hacer en nuestra casa, autodidacta, para no perder el año y todo en ruso, la matemática, todo y regresamos dentro de 20 días más o menos y ya un mes y terminan las clases. Porque el año escolar es diferente. Y en septiembre, si Dios quiere empieza con 5to.

Sandra: Qué desafío para ellos volver a Uruguay y hablar español y conocer todo este otro mundo no?

Rossana: Si, mi hijo prácticamente casi no hablaba el español, porque no teníamos tampoco familia o personas para poder hablar el español allí, entonces llega el momento como los inmigrantes que emigraron que vinieron aquí al Uruguay llega un momento que los niños, al estar en la escuela al estar en comunicación con los niños, empiezan a hablar el idioma naturalmente y nosotros junto con ellos. Y entonces Iván, el chiquito lo aprendió acá, cuando regresó, cuando vino en junio del 2007, él como que mucho no entendía, pero ahora sí, gracias a Dios lo habla bien.

Sandra: Continuamos amigas, estamos charlando en este caso con otra mujer una mujer valiente, de misiones una mujer que viajó muchísimos kilómetros para poder comunicar a otros las buenas nuevas de Jesucristo. Las buenas nuevas de salvación y bueno, el Señor nos dijo hasta lo último de la tierra y ella se lo tomó en serio… te iba a preguntar si tuvo que ver la elección de Lituania y Rusia con esto de la ascendencia de tu esposo…

Rossana: No en realidad, cuando mi esposo tiene su trato con el Señor aparte, cuando él tenía 15 el Señor tuvo un trato muy especial con él y bueno yo me ennovié muy jovencita, me casé a los 16 años y después de ahí fuimos al pastorado y Dios puso también en mi corazón el hecho de poder trabajar también en esa zona. Yo pienso que también cuando es la voluntad de Dios, todo se va dando y el sentir del uno, también comienza el sentir del otro. El pone un sentir en el corazón y él lo pone en el cónyuge en este caso también y es por eso que surgió todo esto. De poder trabajar en estos lugares…

Sandra: Se fueron con niños ya?

Rossana: Si, Erica tenía 5 años e Iván tenía 1 año y medio.

Sandra: mmm, chiquitos…

Rossana: Si, si nos fuimos con los niños chicos…

Sandra: Para aprender todo y hacerse a la cultura.

Rossana: Justamente es que te decía eso en cuanto a Iván, el se fue con un año, para él la tierra de él es Lituania, estuvimos nosotros como cinco años y ya nos vinimos para acá, entonces la tierra de él es Lituania, llegó un momento en el que él nos decía cuántos días faltan para irnos?

Sandra: Extraña su lugar, su país, si bien nació en Uruguay, ese es su país. Y te iba a preguntar en cuanto a las misiones qué te encontraste allá. Qué es lo que más te impactó y si era lo que esperabas si bien no tenías mucha información…

Rossana: Bueno, la vida de un Misionero difiere un poquito de lo normal, tenemos desde desafíos diferentes a los de otras personas, la cultura en este caso por ejemplo nosotros tuvimos hasta de 25 grados bajo cero, que nosotros no estamos acostumbrados en nuestro país, el idioma diferente bueno… todo eso a nosotros, como que a lo primero impactó. Impactó que las personas te hablen en un idioma que no entienden además que a mí me gusta conversar con la gente, tener trato y bueno un poco como que eso como que me chocó un poquitito porque… pero con esa resolución, Señor yo quiero aprender el Idioma para poder comunicarme y bueno, comenzamos a estudiar el idioma, comenzamos bueno, a trabajar en lo que podíamos no? En este caso hubo una familia misionera en Latvia esos 6 meses que nos recibió, que son de Argentina, así que por esos 6 meses con ellos pudimos hablar el español, poder acostumbrarnos a la cultura, poder saber más de esa gente. Y luego sí, fuimos a Lituania que en realidad, Latvia, Lituania y Estonia, los 3 países que les decimos del báltico por estar al lado del mar Báltico tienen por así decirlo necesidades parecidas, las culturas son parecidas también así que bueno… la cultura es totalmente diferente a la nuestra! No? Y eso es una de las cosas que nos encantó… pero la necesidad máxima… que vimos en esos países fue la necesidad del evangelio por supuesto no? Porque uno a veces da como por sentado que hay muchas iglesias pero nosotros en Lituania solo hay 20 Iglesias de la Unión Pentecostal, en este caso por ejemplo y hay ciudades enteras sin ninguna iglesia Cristiana. Hay ciudades enteras de 10000 a 15000 habitantes sin ni una iglesia Cristiana! O sea que hay mucho por hacer. Hay mucha, mucha necesidad incluso antes de venir compartí el evangelio con una señora, ella me decía, Rossana, yo quiero creer pero por tantos años nos dijeron que Dios no existía, que Dios era un pensamiento del occidente que nosotros nacimos con eso. Ahora, ya el comunismo no está, la unión soviética se disolvió pero ahora qué hacemos con eso, yo quiero creer y tengo la necesidad pero me cuesta mucho no? Entonces es un trabajo de siembra. Es un trabajo que uno tiene que hacer…

Sandra: Y de mucha oración también… para que el espíritu Santo pueda trabajar adentro de esos corazoncitos convenciendo no?

Rossana: Es cierto… solo la obra de Dios y del espíritu Santo puede hacer que las personas se abran al evangelio.

Sandra: Les recuerdo amigos que Rossana Laurino, está trabajando con su esposo en Lituania y me decía que hay mucha necesidad de conocer a Dios. Te iba a preguntar algo de eso, porque algo adelantaste, en el bloque pasado, porque te iba a preguntar cuál es la respuesta de la gente al evangelio! Como que cuesta decías no?

Rossana: Bueno, lo primero, ya el lituano de por sí, es reservado, es una cultura bastante reservada, y bueno y más si viene alguien del occidente como que también cuesta abrirse a las personas pero sí, el evangelio es como observado primero. Nos tocó también una señora que vivía cerca de nuestro apartamento y después de un año se acercó una señora porque ahí solamente te dicen buenos días, buenos días, buenas tardes… y bueno se acercó una señora a preguntar de dónde éramos, qué era lo que hacíamos, y le pudimos hablar y le dijimos que éramos misioneros y dijo, bueno yo tengo mucha necesidad de hablar con ustedes después la invitamos a nuestra casa a un te y allí Dios preparó todo para que pudiéramos hablarle del evangelio y ella aceptó a Cristo como Salvador oramos por ella y fue una muy linda experiencia, pero lo que quería decir es que luego de terminada esta charla ella medio lagrimeando con los ojos así dijo: saben por qué yo me acerqué a ustedes? Y nosotros le decíamos, no… porque yo un año estuve observando… dice. No solo yo sino otros vecinos… qué era lo que hacían cómo trataban a sus hijos, cómo se conducían ustedes como se trataban y eso era lo que me llevó a saber y a indagar porque ustedes eran algo diferente. Que tenían algo distinto que yo lo tenía que tener. Y eso fue una bendición para nosotros porque si bien uno no siempre tiene todas las palabras, si bien uno habla pero quizás no tiene todas las palabras pero Dios aún usa nuestras vidas para hablar de Cristo…

Sandra: Quizás es la mejor forma a veces por más palabras que existan si nuestras vidas no respaldan bueno, de nada valen las Palabras…

Rossana: Es cierto, es un poquito así no? El evangelio es observado. Es observado por las personas y es menester que nosotros podamos tener… que nuestra vida sea cartas abiertas… como decía Pablo no?

Sandra: Qué lindo eso no? Es precioso eso que Rossana nos acaba de decir ahora al terminar la entrevista no? No el programa pero sí la entrevista de esta invitación de ser cartas abiertas y mostrar a Jesucristo a través de nuestras vidas. Es emocionante ver como aquellos con necesidad pueden observar y ver a Jesucristo a través de nosotros.

Rossana: Si es la mejor forma, como decimos a veces las palabras… pero si nuestra vida no refleja a Cristo entonces lo importante es que nosotros podamos reflejar al Señor.

Sandra: Muy bien, excelente, los amigos quizá que hayan escuchado quizá que no conocen a Jesucristo y están escuchando ojala que la vida de esta misionera que nos acaba de contar todo lo que está haciendo en Lituania sirva de estímulo para que usted pueda buscar y pueda abrir una Biblia pueda buscar a Jesús, pueda consultar a otro Cristiano del Dios en el cual creemos muchas gracias Rossana…

Rossana: Gracias a ti por esta oportunidad.



Mi Corazón, un Hogar de Cristo (2ª parte)
Misioneros en Lituania “Valijandro”

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>