Ministro de Propaganda del Anticristo (2ª parte)

Ministro de Propaganda del Anticristo

(2ª parte)

Autor: Arno Froese

«Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón» (asi dice Apocalipsis 13:11). Veremos en este mensaje que la segunda bestia es el falso profeta, que utiliza su poder, autoridad e influencias, para promocionar al Anticristo.



DESCARGARLO AQUÍ
PE1761 – Estudio Bíblico
Ministro de Propaganda del Anticristo (2ª parte)



Estimados amigos, leemos en Apocalipsis 13, el vers. 14:«Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió». Nuevamente tenemos que recalcar que la segunda bestia, el falso profeta, tiene poder en sí mismo, el de hacer milagros y también el de ordenar a los moradores de la tierra«que le hagan imagen a la bestia».

¡Hagan una imagen! Esta orden se emite para que le hagan una imagen al Anticristo, y esta imagen, hecha por hombres, es única. Como comprobaremos en el siguiente versículo, es mucho más que solamente una imagen, o un televisor, o una computadora. Así dice el vers. 15:«Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase». Preste atención a las palabras:«Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia.»¡Finalmente el hombre logró crear algo que tenga “vida”!

¿Vida artificial, nos preguntamos? En mi biblioteca tengo diferentes libros y artículos escritos por científicos y estudiosos, los cuales están convencidos que el hombre es capaz de crear una inteligencia artificial. Por ejemplo, el libro de Neil Gershenfeld, titulado: “Cuando las cosas comienzan a pensar”. ¿Se puede imaginar que el hombre haya creado algo que pueda pensar?

Otro libro, escrito por Robert Buderi, se titula “Máquinas del mañana”, y lleva como subtítulo: «Cómo las mejores empresas del mundo invierten en sus laboratorios de investigación para ganarle al futuro.» ¿Acaso tendrán éxito? En base a estos escritos, la respuesta es que sí. El hombre producirá vida artificial, pero ninguna inteligencia. ¿Por qué? Porque la inteligencia necesita espíritu. El hombre consiste en cuerpo, alma y espíritu, y sólo Dios puede dar el espíritu.


Veamos como esto será: La última instancia. ¿Podemos imaginarnos realmente cómo se puede concebir esta imagen? La Biblia no nos da pistas, por eso sería mejor no dar rienda suelta a la fantasía. Lo que sí queda claro es que esta imagen no sólo vive y es capaz de hablar, sino que también puede diferenciar entre aquellos que la adoran y los que no lo hacen. Esto significa que esta imagen de la bestia, hecha por hombres, será la última instancia con respecto a la vida y a la muerte, el que se rehúse a adorarla, morirá.

Tendrá también: Control sobre la economía. Pues, lo siguiente será el control sobre la economía y las finanzas, como leemos en los vers. 16 y 17:«Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre».Nuevamente podemos especular en qué consiste esta marca, cómo será implantada y cómo ha de funcionar, pero la Escritura no nos da respuestas. Algo queda claro, la marca estará sobre la mano derecha o sobre la frente, o de lo contrario no se podrá comprar ni vender; así se destruirá su fuente de sustento.


Es notorio que la imagen de la bestiaestá muy relacionada con la marca de la bestia. Sin duda, esto se realizará por medio del sistema de comunicación más moderno que el mundo haya visto.

Su número será 666. Pues, al final del versículo 18, dice:«El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis». Todo lo que podemos ver a través de esto, es que el número del Anticristo es el 666. Es el número del hombre. Es el número de la obra maestra de Satanás, mostrándole a toda la humanidad su imagen como si fuera Jesucristo, el Mesías de Israel y el Salvador del mundo. Finalmente – aunque será tarde para los engañados – se demostrará que éste no es Jesús, el Hijo de Dios que quita el pecado del mundo, sino que es un mentiroso, un lobo disfrazado de oveja, un falso Jesús, un falso profeta y, también, que proclama un evangelio falso.

Antes de terminar, reflexionemos algo más acerca del número 666.

Para eso leamos nuevamente Apocalisis 13, desde el vers. 11 al 18:«Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.»

Preguntémonos, entonces: ¿Todas las personas recibirán el número 666?No, pues este número está reservado para el Anticristo. Lo mejor será contestar esta pregunta con Apocalipsis 13:16: “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente».Pero aquellas personas que durante la gran tribulación se conviertan a Cristo, se negarán a recibir esta marca y a adorar al gobernador mundial (según lo que leemos en Ap. 13,8).

Quizás este procedimiento sea comparable al número de seguridad social en Estados Unidos. Nadie tiene un motivo lógico para negarle un número de seguro social a un recién nacido. A pesar de que este sistema tuvo mucha oposición hace un siglo atrás, hoy en día hemos crecido con los sistemas numéricos y las voces que los criticaban ya enmudecieron. No sólo tenemos números de seguridad social, sino toda una lista de otros números con los cuales podemos ser identificados. Están los números de contrato en las pólizas de seguros, números de contribuyente, números de cuentas, y el número de la libreta de conducir.

En la actualidad, ya no se podría existir si uno se negara a aceptar estos números. Sin embargo, debemos destacar que el sistema numérico de los tiempos del fin será permanente, y puesto en la mano derecha o sobre la frente. Los números que hoy por hoy colaboran para nuestra identificación, no son la marca de la bestia. El nombre de la bestia y el número de su nombre aún son cosa del futuro.


Ministro de Propaganda del Anticristo (1ª parte)
70 semanas (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>