Mi viaje a Israel (2ª parte)

Sonja Maag nos cuenta su experiencia sobre su viaje a Israel,. Compartirá varios aspectos y enseñanzas en las que pudo reflexionar en las lejanas tierras de nuestro Señor Jesús.


DESCARGARLO AQUI:
EA611 – Entre Amigas –
Mi viaje a Israel (2ª parte)



Receta: Borsch | comida rusa


Entrevista con Sonia Maag

Sandra: Seguimos con Sonia, que nos está contando de su viaje a Israel. Ya en el programa pasado estuvimos hablamdo un poco… recuérdanos ¿Cuánto estuvieron por allí?

Sonia:Estuvimos 10 días, pudimos aprender mucho y disfrutar también.
Hay una canción que nos habla del Salmo 23, este Salmo, es como un puente. Allí podemos ver dos facetas. En el comienzo nos habla de lugares de descanso, de delicados pastos, podríamos pensar en el mar de Galilea que lo mencionamos en el programa anterior, los primeros versos nos dan sensación de paz, mansedumbre y de seguridad en Su amor. Este amor no solo nos acompaña en esos momentos sino que también en los momentos cuando pasemos por el “valle de sombra, de muerte”, cuando vemos a nuestros enemigos pero “no tememos” como nos sigue diciendo el Salmista.
Todo esto lo pude imaginar cuando visitamos la montaña de Masada, que se encuentra en medio del desierto. Allí aún se pueden ver las excavaciones de la fortaleza, donde se dio la última resistencia del pueblo judío frente a los conquistadores romanos. El pueblo de Israel ha pasado por varias batallas, varios tiempo pasando por el “valle de sombra”. Pero esta batalla fue diferente, porque la historia dice que los últimos israelitas que estaban peleando por mantenerse firmes y fieles a Dios en su tierra, tomaron la decisión de suicidarse cuando se dieron cuenta que su derrota era inminente y evitar la crueldad del ejercito romano. La historia cuenta que cuando los conquistadores llegaron a la Fortaleza de Masada no encontraron a nadie vivo. Encontraron a los cuerpos en posición para ser sepultados y con las cosas que eran necesarias para ello. Ordenados por familias y con quién era cabeza de cada familia al lado.
Se pudo observar que todos dieron muerte a sus familias para salvarlos de ser secuestrados, las mujeres violadas, los niños maltratados y llevados como esclavos. Hace pocos años haciendo excavaciones en el lugar encontraron piezas de un sorteo realizado en aquel momento. Estas piezas tenían nombres y por los relatos históricos descubrieron que eran los nombres de los líderes que estaban allí. Encontraron 7 piezas por lo que se supone que eran 8 y echaron suertes para ver quien mataba al resto de los líderes y luego se quitaba la vida.

Pero volvamos a Jerusalén. Allí hicieron excavaciones donde encontraron el tanque de Bethesda. La Biblia nos cuenta que en este tanque el agua se movía, y allí había un paralítico que siempre llegaba tarde porque no se podía mover, pero a su momento el Señor Jesús lo sanó. Algo que nos llamó la atención fue que en ese lugar podemos ver 3 capas de tierra distinta, eso es porque cada vez que Jerusalén era destruida, se volvía a levantar una nueva cuidad sobre los escombros.
Luego fuimos a Gólgota, no se está seguro que sea allí, pero todo indica que sí. Es una roca que tiene la forma de un cráneo. En la cima están las instalaciones que usaban los romanos para calzar la cruz y dejarla levantada. Por tanto ese puede ser el lugar donde crucificaron al Señor Jesús.
Allí hay un jardín muy lindo donde una puede estar y contemplar todo ese lugar para poder reflexionar. También hay una tumba, tal como eran en aquel momento y es como una cueva dentro de una roca. En el interior una cama pero de roca donde se dejan los cuerpos. También está la piedra grande que hacía de puerta. Pero lo más lindo de ver en ese lugar es que hay un cartel muy grande que dice “El no está aquí, ha resucitado”. Algo muy hermoseo que vivimos, fue que allí nos pusimos a cantar una canción que dice “El ha resucitado” y de pronto vino un grupo que hablaban un idioma muy raro y se pusieron a cantar la misma canción.

Sandra: Realmente debe ser muy emocionante, el poder ver todo lo que une se va imaginando al leer la Biblia. Poder ver cómo era las tumbas en aquel entonces, entre tantas otras cosas.

Sonia:Otro lugar que conocimos fue el muro de los lamentos. Pudimos ver a las mujeres orando de un lado y a los hombres del otro. También vimos jóvenes de 13 años festejando su Bar Mitzva, esto son jóvenes que son presentados ante la sociedad judía como adultos. Donde las mujeres no participan sino que solo observan. Luego visitamos el Instituto del Templo, que es un museo, y fuimos guiados por un joven ortodoxo, ellos se propusieron reconstruir el templo, allí pudimos ver cómo han recreado todos los utensilios. Lo han hecho igual a lo que Dios reveló a Moisés. En el recorrido pudimos ver la mesa para los panes, el candelabro de oro puro, entre muchos otros. También hay una maqueta con las entradas, las columnas tal como lo relata la Biblia. Lo único que no han reproducido es el Arca del Pacto. Porque ellos creen que aún debe existir, y creen que esta debajo de la explanada del templo.

Sandra:¿Qué previsión de tiempo tienen ellos para finalizar el templo?

Sonia:Mi esposo preguntó eso, dado que donde estaría el templo, actualmente se encuentran las mezquitas y por tanto no pueden modificar el lugar. Pero nos respondieron que todo se hará cuando Dios lo permita “En su momento tendremos el templo y podremos poner todo lo que estamos fabricando”. No saben cómo sacaran a la mezquita de allí, pero confían que Dios lo hará porque se va a cumplir Su palabra. Esto sucederá cuando venga una persona que podrá resolver ese conflicto. Podrá hacer realidad que exista ese tercer templo. Ellos lo van a aceptar como su Mesías y ése será el anticristo.

Sandra: Claro, aquellos que tenemos la palabra de Dios, que creemos en ella y tenemos la certeza que Jesucristo es el Señor, nos es más fácil verlo. Ya que está todo dicho allí.

Sonia: Claro, en una charla con un judío le decíamos que ellos están esperando a su Mesías y que nosotros también le estamos esperando, porque es la misma persona. Estamos esperando que regrese por su iglesia para el arrebatamiento, porque él ya vino por primera vez. Los judíos luego van a poder darse cuenta que Jesús era el Mesías que esperaban. Para terminar les quería dejar un texto, que es como un resumen de todo lo que vivimos en este viaje, esta en 2ª Pedro 1:19 y dice “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”.
La palabra profética es como una antorcha que ilumina nuestro camino en que andamos. Y si vemos los acontecimientos de estos tiempos y miramos en la palabra de Dios, podemos prepararnos para ese encuentro con nuestro Señor. Por eso es importante aprovechar el tiempo que aún tenemos y estar atentos.

Mi viaje a Israel (1ª parte)
El desafío de la 3ª

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>