Mi viaje a Israel (1ª parte)

Sonja Maag nos cuenta su experiencia sobre su viaje a Israel,. Compartirá varios aspectos y enseñanzas en las que pudo reflexionar en las lejanas tierras de nuestro Señor Jesús.


DESCARGARLO AQUI:
EA610 – Entre Amigas –
Mi viaje a Israel (1ª parte)



Receta: Falafel


Entrevista con Sonia Maag

Sandra: Hoy vamos a estar hablando con nuestra compañera Sonia, sobre un viaje que junto a su esposo pudieron hacer. Viajaron a Israel.

Sonia: Si, recibimos un regalo y nos llevaron a visitar Israel.

Sandra: ¿Nunca habían ido?

Sonia: Yo había ido de jovencita. Pero ahora fue totalmente diferente, porque al ser más madura, haber vivido algunas cosas se disfruta diferente el viaje. Además de haberlo podido compartir con mi esposo. Realmente fue una sorpresa, un regalo de Dios para nosotros. Salimos de Suiza con un avión muy grande a Tel Aviv. Luego en ómnibus fuimos de Tel Aviv hasta Jerusalén. Al otro día comenzó el décimo quinto congreso de la Palabra Profética, que se lleva a cabo todos los años por Llamada de Medianoche. Así que pudimos participar. Fue muy impresionante porque había mucha gente, de 8 países diferente.

Sandra: Claro, aparte qué significativo el poder hablar de las profecías de la Biblia en tierra Santa, en donde se han cumplido y se cumplirán tantas profecías.

Sonia: Si, nos sentíamos como caminar en las pisadas de nuestro Señor Jesús, con su Palabra en las manos, y ver lo que Dios ha hecho.
Otra sensación muy linda es estar con los pies sobre el Monte de los Olivos y ver todo el panorama de Jerusalén. Allí pude entender ese versículo de los Salmos y sientes la necesidad de orar por la paz de Jerusalén. Uno puede ver la ciudad antigua, con la explanada del templo donde está la mezquita con una cúpula de oro y te hace recordar a la ciudad de oro. Luego ves los muros, y la ciudadela de David. También puedes ver la única puerta que está cerrada, que es la “puerta doraba”. Se ve el valle donde está la tumba de Salomón. Todo esto te impresiona, con mi esposo pensábamos en Mateo 23:37 que dice: Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollos debajo de sus alas y no quisiste! Porque nos imaginábamos la tristeza del Señor, mirando esa preciosa ciudad y dándose cuenta que ese pueblo no se quería reunir y buscar protección. Pero sabemos que eso era parte del plan de Dios porque él hizo como un paréntesis en esa historia de amor con su pueblo, para darle lugar a nosotros, los gentiles (no judíos). Es precioso ver, y te enamoras de esas murallas, de esa ciudad al verlo de esa forma.

Luego fuimos a la parte más nueva de la cuidad, donde está el parlamento de Israel. Frente a ello está la Menorah, que es un enorme candelabro, que tiene esculturas con escenas de la Biblia, es muy alta y fue un regalo del estado de Inglaterra después de su fundación en el año 1948. Nos llamo mucho la atención una escena, que es la figura de Ezequiel. Y nos hizo recordar lo que dice en Ezequiel 37:7 Profeticé pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor, y los huesos se llegaron cada hueso á su hueso. La escena presenta al profeta profetizando sobre unos huesos, esto representa al pueblo de Israel al borde de ser eliminado, es decir, sin vida, un desecho de país. Pero nuevamente podemos ver la mano de Dios que junta a ese pueblo, le da nueva vida y forma, como lo vemos en 1948. También pudimos ver tanques y camiones viejos que son testigos de aquellas guerras, cuando después de la segunda guerra mundial el pueblo volvió a su tierra.

Sandra: ¿Los demás turistas que van a la zona, pueden hacer este tipo de lectura sin un conocimiento previo de la Biblia?

Sonia: Si, porque los guías lo comentan. Este viaje también fue especial porque pudimos ir en el aniversario número 60 y pudimos participar de los festejos en Jerusalén. Fue en la ciudad nueva, en el centro con todas las personas, tanto judías como extranjeras. Pudimos ver que lo que Dios ha prometido lo ha cumplido.

Sandra: 60 años de Israel.

Sonia: Así es, la ciudad estaba decorada con banderas, luces, todo muy festivo. Pero con una guardia muy importante, había muchos soldados cuidando a la multitud que festejaba. Y también la mano de Dios, porque en momentos así con mucha gente suele haber ataques pero no los hubieron.
Luego viajamos por el desierto y allí vimos la bendición sobre la tierra de Israel. ¿Porque? Porque por momentos solo ves arena y rocas. Pero de golpe encuentras plantaciones muy grandes de trigo, girasol, plátano, tomate, entre otras. Todo con un sistema de riego de gotita a gotita en cada planta.
Además pasamos por el mar muerto, donde no se puede nadar, quedas como sentado. Y allí pudimos ver lo que dice en Deuteronomio “El Señor tu Dios te cambió la maldición en bendición. Porque el Señor tu Dios te ama. Y esa agua está muerta, porque no hay vegetación ni peces, pero la bendiciones es que esa agua sirve para curar o tratar mucho problemas.
Enfermedades de la piel, problemas respiratorios, entre otras.

Luego fuimos al monte de la Bienaventuranzas, en donde el Señor Jesús fue con sus discípulos, después de haber atendido a la multitud, para hablar con ellos. Esto lo podemos leer en Mateo. Desde allí se ve el mar de galilea, fue hermosos pensar que el Señor Jesús paso por allí y realizo muchos milagros. Pudimos navegar por el mar de galilea, y probamos una comida típica que se llama “el pez de Pedro”. Hermoso estar allí, las historias que hemos escuchado por mucho tiempo, de pronto cobran otro significado.

Sandra:Por aquí nos quedamos por el día de hoy, pero seguiremos viajando. Los esperamos en el próximo programa.

Mujeres de la Biblia | Débora
Mi viaje a Israel (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>