Maravillosas bendiciones en el valle oscuro (1 de 3)

Título: Maravillosas bendiciones en el valle oscuro (primera parte)

Autor: Marcel Malgo  Nº PE1449

El versículo 5 del Salmo 23 ya nos deja ver que al Buen Pastor – el Señor Jesús – Le es dado todo el poder en el cielo y en la tierra (como lo confirma Mateo 28:18). Pues, ¿dónde es que prepara a los suyos una mesa en presencia de sus angustiadores, unge sus cabezas con aceite y hace rebosar sus copas? En el valle de sombra de muerte, como lo leemos en el versículo 4. ¡Esto solamente lo puede hacer el Vencedor del Gólgota



DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1449.mp3




¿Cómo están amigos? Volvemos hoy con el estudio del Salmo 23, y el mensaje de hoy se titula: Maravillosas Bendiciones en el Valle Oscuro. Comenzamos leyendo el verso 5, que es el tema que nos ocupa en esta ocasión:
„Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando“.

Este versículo 5 del Salmo 23 ya nos deja ver que al Buen Pastor – el Señor Jesús – Le es dado todo el poder en el cielo y en la tierra (como se afirma en Mateo 28:18). Pues, ¿dónde es que prepara a los suyos una mesa en presencia de sus angustiadores, unge sus cabezas con aceite y hace rebosar sus copas? En el valle de sombra de muerte, como lo leemos en el versículo 4. ¡Esto solamente lo puede hacer el Vencedor del Gólgota!
Otra razón por la cual los versículos 4 y 5 del Salmo 23, que tratan del „valle de sombra de muerte“, son inseparables, es que el verso 5 es la aplicación práctica del verso 4. Si la „vara“ del Buen Pastor simboliza la protección completa ante el enemigo, y su „cayado“ es una imagen de la paz y la calma que se puede experimentar en medio de un valle oscuro (como ya lo vimos cuando estudiamos el v. 4), entonces el versículo 5 nos muestra la consecuencia práctica de esto. Habla de una „mesa aderezada delante de mí“. Esta „mesa“ también simboliza la calma y la paz en el Señor a pesar del valle oscuro, y por lo tanto correspondería al „cayado“ del Buen Pastor. Y el hecho de que el Señor prepara esta mesa para los suyos en presencia de sus angustiadores, requiere la protección completa contra los enemigos, lo que es simbolizado por la „vara“ del Buen Pastor. ¡Qué mensaje glorioso para todos los que han llegado a ser ovejas del Buen Pastor por la fe en Jesús!

Luego leemos en el Salmo 23:5: „Unges mi cabeza con aceite…“ En la Biblia el aceite siempre es una imagen del Espíritu Santo. Cuando en Hechos 1:8 leemos: „Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…“, se habla allí del sellado o de la unción del Espíritu Santo. Por eso, Pablo dice a la iglesia de Corinto, en su segunda carta, cap. 1, vers. 21 y 22 : „Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones“. Y Juan escribe en su primera carta, cap. 2, vers. 27: „Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros… así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado…“.

Las palabras: „Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando“, proféticamente no sólo se refieren al sellado, sino también al ser lleno del Espíritu Santo, y justamente cuando uno se encuentra en el „valle de sombra de muerte“. También nos hace pensar en estas palabras de Jesús de Juan 7:38: „El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva“.

¿No es algo sumamente maravilloso el hecho de que el Señor prometa a los suyos el poder del Espíritu Santo justamente en el „valle oscuro“, es decir, en tiempos de angustias y problemas?
Antes de continuar, quiero aclarar mi posición frente a dos preguntas candentes:
Primero: ¿Existe para los hijos de Dios una experiencia especial para ser llenos del Espíritu Santo? ¿O simplemente uno Lo tiene o no Lo tiene?
Y segundo: ¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
Volvemos con las respuestas, después de la pausa musical:

Con respecto a la primera pregunta que planteamos antes de la pausa, es así que la persona renacida, que ha recibido el Espíritu Santo, es decir, que ha sido sellada con Él, según Efesios 1:13, tiene que llegar a estar llena del Espíritu de Dios (así se nos demanda en Ef. 5:18: „Sed llenos del Espíritu“.
En cuanto a la segunda pregunta: El ser lleno del Espíritu Santo tiene que ver con Su obra y con Su ministerio. Cuando soy lleno del Espíritu de Dios, Él puede hacer Su ministerio y Su obra en mí y a través de mí. En Jn. 16:13 y 14, el Señor Jesús dijo lo siguiente respecto a la obra del Espíritu Santo: „Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad… El me glorificará…“ Cuando Jesús dice que el Espíritu Santo nos guía „a toda la verdad“, se refiere en primer lugar al Hijo de Dios. Pues Jesús mismo es la verdad personificada, así lo dice en Jn. 14:6: „Yo soy… la verdad“. Cuando el Espíritu Santo, entonces, nos guía a „toda la verdad“, quiere que todo lo que nos es dado en Cristo llegue a ser una realidad viva en nosotros, los hijos de Dios: „El me glorificará…“
 
Como la Palabra de Dios misma es la verdad (como podemos ver en Jn. 17:17) y el Espíritu Santo glorifica al Señor Jesús y todo lo que tenemos en Él usando solamente la Palabra, es de suma importancia que leamos la Biblia regularmente y con oración y que también actuemos según lo leído. De esta manera, como hijos de Dios nacidos de nuevo, seremos llenos del Espíritu de una manera cada vez más profunda y más amplia. Y solamente así, el Espíritu Santo puede hacernos ver cada vez más la realidad de Cristo, de Su victoria en la cruz del Gólgota, de Su resurrección, de Su ascención al cielo y de Su entronación a la diestra de la Majestad en las alturas, desde donde Él intercede por los suyos ante el Padre. Y solamente de esta manera, el Buen Pastor prepara para los suyos:

El que es lleno del Espíritu Santo, con el poder de victoria y de resurrección de Jesucristo, no puede ser dañado por el enemigo, aunque esté en un valle oscuro. Tiene, verdaderamente, una „mesa aderezada en presencia de sus enemigos“.
Como se desprende también de otros pasajes de la Santa Escritura, esto no es solamente algo teórico, sino que ha sido experimentado en muchas ocasiones por los creyentes. Tenemos un ejemplo en Hechos 3:6: Pedro y Juan sanaron en el nombre de Jesucristo a un paralítico delante de una puerta del Templo llamado „La Hermosa“. Después que Pedro predicó a la multitud que se juntó allí, hablándoles especialmente de la resurrección de Jesús de los muertos y del poder de Su nombre, los saduceos (que no creían en la resurrección, como podemos ver en Marcos 12:18) se enojaron e hicieron detener a los apóstoles, como lo relata Hch. 4:3: „Les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, porque era ya tarde“. Al otro día, los dos discípulos fueron traídos ante los gobernantes y ancianos, que les preguntaron: „¿Con qué potestad, o en qué nombre, habéis hecho vosotros esto?“.  Entonces Pedro, „lleno del Espíritu Santo“, les respondió con estas impresionantes palabras que encontramos en los vers. 8 al 12: „Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos“.

Qué impresionante testimonio del poder del Señor Jesucristo el que salió de la boca de Pedro. Pero, ¿cómo sigue esto? Si usted quiere saberlo tendrá que escuchar el próximo programa, porque lamentablemente el tiempo se nos ha acabado. Así que espero que nos acompañe, y le digo: Hasta entonces y qué Dios le bendiga!

¿Cuál Jesús? (2 de 2)
Maravillosas bendiciones en el valle oscuro (2 de 3)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>