Madre Joven, experiencias con su hijita

Título: Madre Joven, experiencias con su hijita

Autor: GabrielaRodríguez 
No.: EA250

Gabriela Rodríguez nos cuenta de la experiencia de su maternidad y de la tarea que cumple frente a su hija Romina.

No se pierda este interesante programa.


  • RecetaMasitas de limón
  • PoemaExtraídode “ El corazón del hogar”. 


 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea250.mp3 



 


Entrevista conGabriela Rodríguez 

Sandra: Muy bien amigas ha llegado el momento de la entrevista, nuevamente estamos proponiéndole, un tema, una idea, algo para que ustedes tengan para disfrutar pro también para sacar un buen consejo en este día. En este caso la invitada es la Contadora Gabriela Rodríguez, le damos la bienvenida.

Gabriela: Muchas gracias Sandra.

Sandra: Espero que te sientas a gusto en el programa.

Gabriela: Como siempre cuando vos me entrevistas o podemos charlar cosas de mujeres, ha sido un placer para mi también.

Sandra: Así como en casa. Muy bien Gabriela en realidad te invite pero no para hacer un estado contable ni para hablar de números, sino que te invite para conversar, de esta experiencia de familia y de madre también. Conta un poquito a las amigos que edad tenes, la hija que tenes, vamos a hablar de ella que esta por allí mirando.

Gabriela: Bueno, me llamo Gabriela, tengo 31 años, estoy casada con Jorge y tenemos una nena, Romina Aguerre que tiene dos añitos y medio, ahora, y es todo un desafío criarla y como mama es todo un desafío el día a día, es una bendición el hecho de poder tener una familia y también poder proyectarse, porque es una proyección que uno hace con los hijos de un montón de cosas, y uno mismo se conoce mas, porque es un rol distinto, nunca antes fuiste mama.

Sandra: ¿No hay una escuela que nos prepare?.

Gabriela: Exactamente, no hay ninguna escuela, no hay ningún curso intensivo donde vos puedas salir con un titulo de aprobado, o en 3 meses. Pero creo que ahí esta lo emocionante que es eso que el día a día vamos aprendiendo cada vez mas como ser mejor mama, y cada día vamos viendo cosas que tenemos que cambiar por el bien de nuestros hijos y también cosas que ellos tienen que cambiar por el bien de ellos mismos y de nosotros.

Sandra: Cada día vamos aprendiendo de los también, nos enseñan cosas los hijos.

Gabriela: Uh…. si nos enseñaran, nos enseñan cosas que hasta nosotros tenemos mal muchas veces, y cosas que de repente ni cuanta nos dábamos, como lo lindo que es cuando nos abrazan, o nos dan un beso, y uno a veces esta a mil por hora, que el trabajo, que la casa, que esto, que tenes que hacer lo otro, que cumplir, y esos momentos es como un manantial en un desierto que uno dice: Bueno, vale la pena todo esto porque uno genera todo esto y es algo que te llena el corazón.

Sandra: Ahora, ¿es tan agobiante? Porque yo he escuchado generaciones y generaciones, hablar del rol de madre, abnegado, sacrificado, que todo lo entregan que parece que es una pobre mujer que esta sufriendo todo el tiempo o incluso este icho este dicho, yo no se si en el país de nuestras amigas se dirá, pero lo he escuchado en mi país, que es: Hijos chicos, problemas chicos, hijos grandes problemas grandes. ¿Es tan problemático ser madre?.

Gabriela: Mira, yo recién estoy dando los primeros pasos en lo que es este camino. Para mi ha sido una bendición muy grande el hecho de ser mama, y una oportunidad de crecimiento impresionante, como decía hace un ratito. No creo que sea agobiante, si creo que tiene sus vueltitas, sus momentos, porque un hijo demanda tiempo, demanda esfuerzo, muchas veces es el negarse uno mismo un montón de cosas, pero como decía hoy también tiene una recompensa por detrás, de cuando uno los ve crecer, y los ve como van aprendiendo y como se proyectan en la vida, que eso es muy interesante, y creo que por ahí esta todo el valor, que uno les transmite y les da, en las cosas, en el día a día, en las cosas mas pequeñas hasta las mas grandes. Entonces no lo vería como el saldo agobiante, o sacrificado, o algo así, sino lo veo como una inversión, si me preemitís hablarlo en mis términos, que va a dar una rentabilidad muy positiva cuando se llegue al final de esta inversión.

Sandra: Y cuando finalmente los padres han invertido toda su vida y tiene sus hijos y finalmente tiene las costumbres que los padres quisieron que tuvieran, o los valores, o yo que se, se van. También estarán los padres grandes que nos escuchan que dirán, yo estoy en la etapa que después de invertir tanto tiempo en mis hijos, ahora otra vez esta el nido vacío.

Gabriela: Sabes, una charla parecida tuve una vez con mi padre, porque yo ya estoy casada hace casi 7 años, y es interesante pensar eso, y el me decía algo que tenia razón, es la ley de la vida, yo también lo hice y es lindo ver cuando llega ese momento en el cual estas preparada para dar ese paso, porque ahí es como que uno ya corta ese cordón definitivamente en un montón de aspectos, con la mama y con el papa. Entonces ahí es como, no te dijo que se termina, porque realmente nunca se termina de ser mama o de ser papa, en este caso estoy pensando en ser mama específicamente, pero si es como que bueno, ya la nena, o el nene, empiezan ha andar solos definitivamente, son sus decisiones, sus errores, sus aciertos, y se van a ver reflejados en su vida familiar y personal, entonces, bueno, es como un paso mas a ese crecimiento que vamos teniendo día a día también.

Sandra: Bueno, muy bien, muy lindo, muy interesante, esta la charla, pero vamos a escuchar algo de música y después seguimos conversando con Gabriela Rodríguez, sobre esto tan lindo que es ser mama.

Gabriela: Dale.

Sandra: Muy linda la pausa musical, pero regresamos amigas, estamos hablando con Gabriela Rodríguez, ella nos esta contando este experiencia tan linda de ser mama. Muy bien Gabriela, un tema que me preocupa y que pienso que a muchas madres les preocupa, es ¿cómo manejar los limites con los hijos?; tampoco eso esta en un curso previo, y a veces hay situaciones difíciles y desafiantes, y ¿ uno que tiene que hacer acá?.

Gabriela: Si es cierto, si.

Sandra: ¿Cómo te has visto con eso?.

Gabriela: Y bueno, he tenido mis situaciones, como decís vos. Una cosa que si, siempre tuvimos en claro con Jorge es el tema de marcar los limites, porque pensamos que es muy importante, porque si desde ahora que es chiquita ella no tiene claro que es lo que puede y que es lo que no puede, después cuando sea mas grande adolescente, joven, se la va a complicar muchísimo mas, porque en la vida uno no puede hacer todo lo que quiere, entonces eso lleva mucha a frustraciones y cosas que si uno lo toma como normal, forma parte de su vida diaria, no es tan complicado después. Además todo el tema de los caprichos, la desobediencia, que se yo.

Sandra: Estas casi entrando en la etapa de los berrinchas.

Gabriela: Te diré que si, es difícil, ahora una cosa importante que siempre lo hablamos con Jorge , es esto de marcas los limites, de que los tenga claro, nosotros siempre tratamos de darle mucho amor, digo, yo vengo de una familia, donde me dieron mucho cariño, muchos mimos, y Jorge también, y entonces como que los besos los abrazos, eso es muy importante, pero no confundir, con los caprichos, una cosa son los mimos, y otra cosa los caprichos.

Sandra: ¿Y como va reaccionando ella?.

Gabriela: Y mira, los mimos le encantan, obvio, ni que hablar. El tema de diferenciar entre lo que es un mimo y lo que es un capricho, buenos se dan distintas situaciones. Te podría contar una vez que , por ejemplo, fuimos hasta la casa de unos amigos, yo le lleve los chiches de ella, estos amigos tenia chiches de ellos mismo, los tenían reservados para cuando fueran unos niños a jugar, íbamos a la playa, entonces yo no quería que llevaran los chiches de ellos, porque no eran los de ella, si les pasaba algo, no eran los chiches de Romi, entonces le explique a Romina, entonces Romina, insistió en que quería llevar una calderita, o que se yo, de estos amigos míos, y le dije: No Romina porque tu tenes tus chiches, y estos chiches son para jugar acá.

Sandra: Aclaramos que los chiches son los juguetes, por si en algún lugar no se llaman así.

Gabriela: Si, si igual se le suele decir, son los juguetes de ellos. Obviamente me hizo un berrinche allí, mi amiga se sintió medio mal y me dijo: No hay problema, Gabriela que los lleve, y le dijo: No, yo se que no hay problema que lleve este juguete, lo que yo quiero que ella entienda es que si yo le digo algo, tiene un significado, tiene un porque, y aunque ella es chica, ella entiende perfectamente. Entonces no le deje llevar esos chiches, se fue con los juguetes de ella a la playa, jugo lo mas bien y volvimos sin ningún problema. Puede ser un ejemplo tonto, aunque te hacen pasar un mal rato, y uno se entra a preguntar muchas veces, ¿qué estará bien, que hago?. Porque de ultima no es tan grave dejarlo llevar un chiche, un juguete de plástico a la playa.

Sandra: Y la intervención de los terceros que muchas veces, hace dudar o pone también en tela de juicio la autoridad del padre, porque aparece, bueno en este aso fue la amiga o el amigo que te dijo eso, pero pueden ser los abuelos, que aparecen y dice: Pobrecita, pobrecito…

Gabriela: …mira como llora. Pero el tema radica, por lo menos para mi hasta en esas pequeñas cosas, y una vez que uno dice algo, les dice algo mantenerse firme en lo que se dice, obviamente que tampoco uno puede ser negligente, porque hay cosas que ellos no entienden, y uno también tiene que tener esa sabiduría de discernir, hasta que punto entienden y hasta que punto no. Yo con Romi me estoy dando cuenta de que cada vez entiende mas cosas y que entiende a veces mas de lo que yo pienso que entiende, pero en eso es también en lo que uno creciendo como mama, de saberlos comprender y entender. Lo que si creo es que hay que ponerse firme sin ser duro, porque detrás de la firmeza va todo un mensaje de me importas, no te dejo hacer esto es por tu bien, realmente quiero que crezcas, si mama te dice algo, tenes que confiar en lo que mama te esta diciendo porque en definitiva, por lo menos, las mamas siempre queremos lo mejor para nuestros hijos en todo sentido, hoy es un chiche, pero mañana es el enchufe de la tele, son esas cosas que para ella puede ser lo mismo un chiche que un enchufe de plástico, porque ella no entiende la diferencia de peligro que puede haber, pero si yo le dijo que no al chiche, y le dije que no al enchufe, si va a saber relacionar el no de mama, con respecto a la obediencia, esa es la idea.

Sandra: Muy bien vamos a escuchar algo mas de música y volvemos enseguida porque te quiero preguntar algo que me parece bastante fundamental en la vida de los niños, ¿qué hacemos con la fe, como transmitimos la fe que tenemos lo mayores?.

Gabriela: Buena pregunta.

Sandra: Muy bien amigas estamos ya casi llegando al final de esta entrevista, pro bueno no queremos irnos sin hablar con Gabriela Rodríguez, con quien estamos conversando en este día, sin hablar de la fe, esto tan importante que nos mueve a nosotros los cristianos, que nos mueve a hacer un programa como este, a preocuparnos por los demás, pero también que lo tenemos que vincular por su puesto al crecimiento de nuestros hijos.

Gabriela: Exacto.

Sandra: ¿Cómo hacemos con una nena tan chiquita como la tuya, bueno y en la tuya representada tantos niños, para transmitir la fe que tenemos?, ¿cómo se hace con una nena tan chiquita, entienden lo que les explicamos de Dios?.

Gabriela: Bueno, mira, yo creo que si que entienden, obviamente que uno tiene que tener psicología para saber transmitir lo que es Dios y lo que significa para los padres, para Jorge y para mi, Dios es muy importante, nosotros creemos en Jesús, en que es el hijo de Dios y que es nuestro salvador y lo que mas queremos en Romi es eso, que un día ella acepte a Cristo como su salvador personal y que pueda tener una relación tan personal con Dios a través de Cristo, que le cuente todas sus cosas y que busque hacer su voluntad en todas las áreas de su vida. Nosotros por ejemplo, ahora desde chiquita le enseñamos a orar por los alimentos, oraciones sencillas y te digo que me sorprende cuando le preparo la leche y le digo: Bueno Romi vamos a dar gracias a Dios por la leche, y te da gracias por la leche, por el plato, por el pan por la cuchara, por todo lo que ve arriba de la mesa, entonces uno dice: Que lindo, uno le enseño una cosita pero ella ya lo esta asociando a todo lo que en su mundo empieza a ver. Y es mas lindo cuando uno siente que nace de ella y que le dice a Dios: gracias por mama, por papa, por el abuelito, entonces viste esas cosas que te llenan el corazón y tiene dos años y medio, entonces uno podría decir, no entiende, pero en realidad no es así, si entiende y conoce de Dios lo que puede conocer a través de lo que nosotros les enseñamos.

Sandra: Tenemos que empezar a hablarles de Dios desde bien chiquitos, ¿desde cuando, a un bebe se le habla de Dios?.

Gabriela: Y mira, yo le hablaba a Romi, no se hasta que punto entendería, pero si de que le daba muchas gracias a Dios porque ella estuviera conmigo. Viste cuando de repente uno le esta dando la teta, y ella esta mete chupando, y es precioso ver eso, sobre todo cuando una es primeriza en esto en esto de ser mama, y bueno le das gracias a Dios en voz alta y ella de repente ya lo esta sintiendo, no se hasta que punto pueda entenderlo, pero una cosa que creo importantísima Sandra en esto es que si uno vive a Dios como algo real desde la cosas mas pequeñas hasta las mas grandes, nuestros hijos lo van mamando eso y lo van haciendo como algo real en sus vidas también, una forma cotidiana, sencilla, normal, porque lo tienen tan incorporado mama y papa en su vida diaria.

Sandra: Claro, papa y mama no mienten, mama y papa ni roban, y bueno, para utilizar ejemplos gruesos digamos, pero se comportan bien, de alguna manera, no por que el comportarse bien sea la base de la fe, pero si una consecuencia, el decir: queremos agradar a Dios…

Gabriela: …entonces tratamos de hacer las cosa bien y yo quiero ser de esa forma y creo que una cosa muy importante es tener una comunicación muy abierta con nuestros hijos, como recién dije, yo estoy recién empezando, es algo que yo veo primordial una comunicación abierta, de que ellos puedan expresar y decir sus cosas, aun cuando no sean las cosas que nosotros queramos escuchar, no importa, pero saber que tiene una contención, alguien que los comprende y de ahí poder le dar ese consejo sabio de parte de Dios y mostrarles, lo que es Dios y como puede cambiar sus vidas desde pequeños hasta mas grandes.

Sandra: Que bueno seria que esto fuera así en todas las familias, que los hijo contaran también con un espacio de escucha y no solamente un momento de escucha para los momentos buenos y cuando los hijos realmente los hijos están en problemas que no puedan acudir, porque a muchos hijos les pasa eso, Dios quiera que muchos padres como ustedes piensen en tener esta apertura de escucharlos y aunque sea una situación problemática darles el consejo de Dios.

Gabriela: Exacto.

Sandra: Te agradecemos Gabi tu visita a nuestro programa y bueno, a media crezca Romi, y los desafíos sean diferentes, vamos a tener que saber como te las arreglaste, con Romina adolescente, con Romina escolar, para saber como se viven esos momentos de madre también cuando no existen las escuelas pero bueno, existe la guía de Dios que es muy importante.

Gabriela: Exactamente, muchas gracias a vos por la invitación y un mensaje a todas las mamas que nos están escuchando, que bueno, es una tarea hermosa y que nos pongamos en las manos de Dios pidiéndole sabiduría para llevarla lo mejor posible.

Sandra: Ahí esta, gracias que Dios te bendiga.

Gabriela: Gracias.

Visita Internacional
Un chef invitado en Entre Amigas

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>