“Lutero se veía a sí mismo como profeta en tiempo apocalíptico”

Banner_Reforma_08Un diálogo con el pastor y consejero evangélico Dr. Rolf Sons, sobre Lutero como profeta, consejero y teólogo bíblico.
Dicho en una frase: ¿Por qué será que la doctrina bíblica de la justificación sólo por gracia es tan importante?
El ser humano no puede redimirse a sí mismo, por eso depende totalmente de que Dios obre en él.

¿Qué rol jugaba la expectativa de Lutero de que la segunda venida del Señor Jesús era inminente?

Lutero se veía a sí mismo como profeta en tiempo apocalíptico: él entendía que el fin del mundo era inminente. Por eso para él era tan importante que el ser humano se refugiara en Cristo (quien le quita su carga y lo libera) ante el trono de Dios el juez. Lutero era consciente de la seriedad del juicio pero también sabía que el ser humano podía ser redimido a través del evangelio. Por eso para él el evangelio no era otra cosa sino el mensaje gozoso que dice que el ser humano, en vista del inminente juicio final, puede recibir la salvación. El evangelio no era para Lutero un mensaje que decía que las personas eran buenas, sino más bien la verdad entrelazada de que el juicio vendría y que solamente Dios podría salvarnos del mismo.

A menudo en la opinión pública Lutero es percibido como una especie de luchador religioso por la libertad. ¿Cómo se veía él a sí mismo?

Lutero se consideraba como un indicador del camino hacia Cristo. Él quería indicar a Jesús, no quería ser un reformador. También dijo: “No fue Lutero quien murió por los humanos sino Cristo.” Por eso es tan importante señalar solamente hacia el Señor. Si hoy solamente enfatizamos el impacto socio-político de Lutero, no damos en el blanco: él no fue el primer hombre ilustrado ni un agitador, sino un testigo de Cristo. Fácilmente se le podría comparar con los profetas que en tiempos antiguos proclamaban la Palabra de Dios. Eso para él era lo más importante, y así también debemos verlo nosotros.

¿Cuál es la imagen falsa más difundida de Lutero que circula en la actualidad?

A veces parece que muchos evangélicos se avergüenzan de Lutero, no se animan a citarlo correctamente ni a hablar de él, y de este modo convierten a Lutero simplemente en un crítico que se presentó en contra de los gobernantes. Pero Lutero, en primer lugar, no era ni político ni agitador sino un teólogo de la Biblia en esencia. Y en este punto tenemos que hacer énfasis: Lutero obró en su tiempo en base a su comprensión de la Biblia. Convertirlo solamente en un rebelde es muy poco; era un hombre que llevaba la Biblia al diálogo.

¿Qué importancia tiene la Biblia en la consejería de Lutero?

Lutero desarrollaba su consejería sobre todo por carta. Mientras escribía a menudo citaba la Biblia y también la interpretaba muy gráficamente. Sus mensajes siempre estaban provistos de pasajes bíblicos, y en ellos lograba unir las Escrituras y la vida. Lutero no solamente presentaba la Palabra como verdad, sino que siempre la aplicaba a la vida y a las situaciones cotidianas de las personas.

Lutero es considerado como “teólogo de la cruz”. ¿Qué significa eso para la consejería?

La cruz es el punto central de su teología. Para Lutero en ella están el poder, el consuelo y el perdón de pecados. En la cruz el ser humano es reivindicado, y en ella también se fundamenta el amor de Dios para la humanidad. Como él mismo explica, solo en la cruz vemos el amor de Dios, y por eso a fin de cuentas es el único lugar donde somos sostenidos. Por eso Lutero es sobre todo un teólogo de la cruz. En la Disputa de Heidelberg explicó que Dios no puede ser escudriñado a través del entendimiento, y aún a través de la creación sólo se le puede reconocer débil e indirectamente. Es sobre todo en la cruz donde nos encontramos con Dios. Con esto Lutero se oponía a la teología de la Edad Media, que quería comprender a Dios a través del razonamiento. Dios se esconde en el lado opuesto de la lógica; solamente allí puede ser encontrado.

¿Cómo se puede conciliar al comprensivo consejero Martín Lutero con el reformador que hablaba duramente contra los agricultores rebeldes, los fieles al Papa, y en parte contra los anabautistas y los judíos?

A mi parecer eso solamente puede ser explicado con el hecho de que Lutero se veía a sí mismo como un profeta de los últimos tiempos. Él veía al anticristo en la furia de los agricultores, en los fieles al Papa y en todos los que, según su comprensión, se rebelaban contra Cristo. Lutero también tenía un carácter áspero; desde el punto de vista espiritual, veía el obrar apocalíptico del diablo y reaccionaba a eso duramente. Si bien era un hijo de su época, un hombre sensible, dado a depresiones, al mismo tiempo podía ser increíblemente áspero y directo. No era un hombre perfecto, y eso lo hace tanto más confiable.

Muchas gracias por el diálogo.

Dr. Rolf Sons
Teólogo y pastor alemán de la iglesia de Flein. De 2009 hasta 2016 fue rector de la Casa Albrecht-Bengel. Es docente, conferencista y autor de varios libros. Su tema principal es Martín Lutero como consejero.

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>