La Última Petición de Elías (2ª parte)

La Última Petición de Elías

(2ª parte)

Autor: Reinhold Federolf

Los profetas de Israel eran luces en la oscuridad, faros en el embate de las olas de los cultos a los ídolos, rocas firmes en medio del eterno sube y baja de los distintos reyes de Israel. Poco antes de ser arrebatado, Elías le hizo una última y muy interesante petición a su seguidor Eliseo. ¿Cuál habrá sido? ¡Vamos a escucharlo!


DESCARGARLO AQUI :
PE1533- Estudio Bíblico
La Última Petición de Elías (2ª parte)


 


¿Cómo están amigos? Como ya se dijo en la introducción, vamos a hacer un breve repaso de algunos puntos importantes de la primera parte del mensaje, para luego continuar con el tema.

Sin ninguna duda, Elías marcó fuertemente a Eliseo. Y ya que nosotros mismos, como iglesia, estamos cerca del arrebatamiento, necesitamos urgentemente un despertar personal y un nuevo impulso para seguir adelante y comprometernos con Jesús.

Elías le ordenó a Eliseo que se quedara, y tres veces Eliseo resaltó su intención de no apartarse de al lado de Elías por nada. Así que, la primera característica de Eliseo contiene: Resistencia, fidelidad y devoción.

Elías le dijo a Eliseo que le realizara una última petición. Eliseo no anduvo con vueltas y dijo: “Que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí”. Él sabía que para brillar como una luz en la difícil situación que atravesaba Israel, necesitaba un poder especial. Y ésta era su segunda característica: Eliseo era realista.

Elías asoció esa “difícil” petición a una condición que marcaría la vida de Eliseo:“Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así…”Y de aquí surge la tercera característica de Eliseo, la cual también es muy importante para nosotros: Mantener la mirada dirigida hacia arriba… … para comprender, vivir, y anunciar, la realidad y las promesas de Dios.

Otra característica de Eliseo era: su fe imperturbable. Luego del arrebatamiento de Elías, vimos que, de repente, algunos de los hombres se inquietaron seriamente y dudaron acerca de su rapto. A veces existen algunos datos en las historias bíblicas que las colocan en un marco humano: 50 hombres valientes fueron enviados. Si no se trataba de un “verdadero” arrebatamiento, deberían localizar a Elías, quien posiblemente hubiera sido arrastrado por un tornado, cayendo en algún lugar de las montañas o los valles.

Veamos ahora cuál fue la reacción de Eliseo frente a esa situación de duda de las otras personas. Podemos constatar que: Finalmente, Eliseo cedió“avergonzándose”. Él cedió aunque su opinión era otra. Ya que se trataba de una decisión secundaria y no “necesaria para la salvación”, se mantuvo así la paz interna. Esto no amenazaba su autoridad. Los sucesos siguientes, cuando después de 3 días la acción de búsqueda fue suspendida sin éxito, fueron confirmados por Eliseo con una pregunta, en 2 Reyes 2:18:“¿No os dije yo que no fueseis?”Estos agregados tan detallados garantizan la credibilidad del relato bíblico – ¡ya en aquel entonces existían dudas parecidas a las de muchos “teólogos modernos” de hoy en día! Rápidamente, los cristianos que confían de todo corazón en Dios y en la Biblia, son catalogados como chiflados, fanáticos, fundamentalistas, extremos, intolerantes y medievales.

Cuando Eliseo envió a uno de los hijos de los profetas para ungir a Jehú, en nombre de Dios, como nuevo rey de Israel (lo que leemos en 2 Reyes 9 al 11), los siervos de Jehú le preguntaron:“¿Hay paz? ¿Para qué vino a ti aquel loco(en otras palabras: demente, enfermo mental, idiota, chiflado)?”Así que, ya en aquel entonces, los devotos a Dios eran catalogados y marcados por los hombres del mundo.

La quinta característica de Eliseo se muestra claramente en la forma en la que enfrentó al rey israelita Joram: 

Eliseo era: Riguroso – temido y respetado

Cuando el rey moabita Mesa comenzó a no pagar sus tributos, el rey de Israel le quiso “sermonear” (lo leemos en 2 Reyes 3). Para demostrar realmente su fuerza soberana, se alió con el rey judío Josafat y el rey de Edom. Pero, de alguna forma, no funcionaron los planes de aprovisionamiento y, tras siete días de estratégica caminata por el desierto, a los ejércitos se les acabó el agua, y las bestias comenzaron a morir. El rey de Israel se desesperó y creyó de inmediato en un juicio divino. Josafat, el rey de Judá, pudo hacer uso de sus ricas experiencias en situaciones críticas e, inmediatamente, preguntó por un profeta, para recibir orientación de Dios por medio de él. Ahí aparece Eliseo. Éste no temió mezclarse entre los soldados y salir a la guerra. Porque Dios tenía una tarea para él: de forma provocativa exigió al ateo rey de Israel que se dirigiera a los profetas de su padre (fallecido) Acab y a los profetas de su madre Jezabel para recibir ayuda.“Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviese respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te mirara a ti, ni te viera”(leemos en el versículo 14). Esto fácilmente le podría haber costado la cabeza a Eliseo. Pero, como un faro en la marea, claramente apuntó hacia el Dios verdadero. Y por la orientación de Eliseo se abrió una puerta en el camino, aparentemente sin salida, y los moabitas fueron derrotados.

Como sexta característica analizaremos el interior de Eliseo…

Él tenía: Motivación y calificación

Cuando un día el reconocido capitán de guerra sirio Naamán, desesperadamente buscaba sanidad para su lepra, su camino le llevó hasta el profeta Eliseo, después de una indicación de una sirviente israelita. Jeremías una vez dijo:“Tú hiciste señales y portentos en tierra de Egipto hasta este día, y en Israel, y entre los hombres…”(así lo leemos en el cap. 32, vers. 20). Naamán cumplió las indicaciones de Eliseo, después de una resistencia inicial, y se bañó siete veces en el Jordán. Milagrosa e inmediatamente sanado, e impresionado, por el Dios de Israel, le ofreció al profeta un regalo: ahora sería aproximadamente medio millón de euros – en oro y plata, y además diez valiosos vestidos. Intransigentemente, Eliseo rechazó todo. E, interesantemente, fue Naamán mismo quien quiso llevarse algo. Algo que en realidad no tenía ningún valor: dos cargas de mulas llenas de tierra israelita. Con eso quería demostrar su agradecida solidaridad con Israel y con el Dios de Israel, algo que también demostraría su cambio interior. El hecho de que Eliseo no aceptara los regalos, no fue del agrado de su siervo Giezi, de manera que corrió detrás de Naamán y, con una historia fraudulenta, pudo literalmente estafarlo y quedarse con dos talentos de plata y dos vestidos. Fue algo muy grave que luego le mintiera en la cara a Eliseo, y por eso fue castigado con la lepra de Naamán. Eliseo mencionó que los dos talentos de plata eran suficientes para comprar olivares y viñedos (posesiones de tierras), ovejas y bueyes (animales), así como siervos y siervas (empleados) y convertir a Giezi en un empresario. ¡Eliseo había rechazado antes una cantidad 55 veces mayor! Qué valor, qué “bendición”, que retribución y expresión de agradecimiento del poderoso Naamán. Pero Eliseo conocía el latente peligro y le preguntó a su siervo Giezi lo que leemos en 2 Reyes 5:26:“¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas?”. La respuesta, naturalmente, es no: “¡Ahora no hay tiempo para eso, porque tenemos cosas más importantes para hacer!”.

Algunos de estos acontecimientos trágicos los observamos en los llamados servidores del reino de Dios, cuando comienzan a ocuparse arbitrariamente de la “bendición” y a abusar de la (o las) habilidades que Dios les regaló. En un artículo con el título “El virus mortal del cristianismo-estrella”, leí lo siguiente:

“Una amiga mía en Texas, tuvo que averiguar, recientemente, si una conocida conferencista podía hablar en una de sus conferencias. Su asistente respondió con un fax que contenía una lista de requisitos y, si éstos se cumplían, ella estaría dispuesta a participar como oradora en una conferencia cristiana. Los requisitos abarcaban

– un honorario de cinco cifras – combustible por valor de U$S 10.000 para su avión privado – una manicura y un peluquero para la conferencista – una suite en un hotel cinco estrellas – un auto de lujo (que no tuviera más de 3 años) para el traslado del aeropuerto al hotel, y – agua mineral de la marca Perrier a temperatura ambiente”.1Después, había otros ejemplos de desvergonzada carnalidad, codicia colosal y arrogantes proyecciones egoístas en el artículo de la revista. Comparado con eso, el estilo de vida de Eliseo era muy diferente – y así llegamos a la séptima característica:

La vida de Eliseo – era sencilla y transparente

Pero de esto hablaremos en nuestro próximo encuentro, pues se nos ha acabado el tiempo. Hasta entonces y Dios les bendiga!

La Última Petición de Elías (1ª parte)
La Última Petición de Elías (3ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>