La traición 2/3

Titulo: “La traición” 2/3
  

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1188

Existe un evidente paralelismo entre  David y Jesús, como en Ahitofel (la mano derecha de David) y Judas. Pero no solo entre judas y Ahitofel es donde se ve fuertemente marcado, sino entre Judas y el Anticristo!


 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1188.mp3



“La traición” 2/3

Como lo anunciaron nuestros locutores al principio, conversaremos acerca de los paralelos en las vidas de David y de Jesús. En el segundo libro de Samuel encontramos, en los capítulos 15-19, algunos acontecimientos que están conectados con la traición de Ahitofel a David y la traición de Judas a Jesús.

Absalón, el hijo de David, era el peor enemigo de su padre. Físicamente, de pies a cabeza, no tenía ningún defecto. Pero su corazón era un desastre. Él envidiaba a su padre David el poder de su reinado y lo quería tomar para sí a la fuerza. Cualquier medio le servía para eso: La arrogancia, la hipocresía, la mentira, la religiosidad y la brutalidad.

Los superiores del pueblo de Israel, en el tiempo de Jesús, ambicionaban el poderío sobre el pueblo. Ellos le envidiaban a Jesús el trono de David y lo perseguían. Al hacerlo, ellos también apostaban a la arrogancia, la hipocresía, la mentira, la religiosidad y la brutalidad.

En aquel entonces, Absalón logró poner a Ahitofel, el consejero y amigo de David, de su lado. Absalón sabía que si lograba ganar para sí al renombrado consejero de David, ya tenía la mitad de la victoria en el bolsillo. Y así fue como sucedió:“Y mientras Absalón ofrecía los sacrificios, llamó a Ahitofel gilonita, consejero de David, de su ciudad de Gilo. Y la conspiración se hizo poderosa, y aumentaba el pueblo que seguía a Absalón”(2 S. 15:12). Apenas Ahitofel se puso del lado de Absalón y le aconsejó, atrajo también al pueblo.

Asi como Absalón junto a Ahitofel conspiraron contra David, así más adelante conspiraron los fariseos y saduceos junto a Judas contra Jesús. La clase alta religiosa en Israel, le envidiaba al Señor Jesús el poder; ellos no querían que Él fuera el rey de los judíos. Por eso lo despreciaban. Querían gobernar, tomar el poder para sí mismos, y matar al Señor Jesús. De la misma manera que lo quería hacer Absalón, en aquel tiempo, con su padre David. Absalón se unió con Ahitofel, y los fariseos y escribas con Judas, uno de los doce apóstoles de Jesús, para poder matarlo.

David, aquella vez, perdió el poder sobre el judaísmo y huyó de Jerusalén, pues había sido desechado como rey. Mientras huía de Absalón“… el rey(David)pasó el torrente de Cedrón”(2 S. 15:23).

Lo mismo hizo Jesús cuando fue desechado como rey: “Habiendo dicho Jesús estas cosas, salió con sus discípulos al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto, en el cual entró con sus discípulos”.

En 2 Samuel 15:24 continúa diciendo:“Y he aquí, también iba Sadoc, y con él todos los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios …”El arca del pacto de Dios, que Sadoc llevó consigo en la huida, representaba la gloria de Dios.

La gloria de Dios, en el Nuevo Testamento está personificada en Jesucristo. Cuando Jesús abandonó el templo en Jerusalén, en cierta forma la gloria de Dios abandonó el templo.

“Pero dijo el rey a Sadoc: Vuelve el arca de Dios a la ciudad”.

Esa fue una hermosa imagen de Pentecostés. Después que Jesús se fue de Israel, regresó al poco tiempo como el Espíritu Santo. Sobre eso, Él les dijo a Sus discípulos:“Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre”.

Después que el Rey David diera la orden de regresar el arca del pacto a Jerusalén, dijo:“Si yo hallare gracia ante los ojos de Jehová, él hará que vuelva, y me dejará verla y a su tabernáculo”.

Jesús prometió a Sus discípulos que Él regresaría, después que hubiera preparado una morada en el cielo (Jn. 14:1-3). Él también volverá para reedificar el templo en Jerusalén, y para gobernar como rey.

“Y David subió la cuesta de los Olivos; y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que tenía consigo cubrió cada uno su cabeza, e iban llorando mientras subían. Y dieron aviso a David, diciendo: Ahitofel está entre los que conspiraron con Absalón. Entonces dijo David: Entorpece ahora, oh Jehová, el consejo de Ahitofel”. Dios contestó esta oración de David y le hizo justicia, ya que el diablo no pudo triunfar sobre él a través de Ahitofel.

Del mismo modo, mil años más tarde, Dios deshizo el consejo de Satanás a través de Judas, y el consejo de los fariseos y escribas, e hizo que todo se convirtiera en un triunfo para Su Hijo Jesús. Y en el Salmo 41:11 dice:“En esto conoceré que te he agradado, que mi enemigo no se huelgue de mí.”

“Cuando David llegó a la cumbre del monte para adorar allí a Dios …”. David subió al Monte de los Olivos, el monte donde se acostumbraba adorar a Dios.

Después de Su condena, Su muerte y Su resurrección, Jesús subió al cielo desde el Monte de los Olivos, volviendo así al Padre. Allí Él intercede por nosotros como sumo sacerdote. El Salmo 41:12 dice:“En cuanto a mí, en mi integridad me has sustentado, y me has hecho estar delante de ti para siempre.”

En 2 Samuel 17:14 dice: “Porque Jehová había ordenado que el acertado consejo de Ahitofel se frustrara, para que Jehová hiciese venir el mal sobre Absalón.”

¡El Gólgota se convirtió en la victoria más grande de todos los tiempos! Dios es quien gobierna. Aun cuando el mundo hace todo lo que está a su alcance para imponer su consejo anticristiano en contra de Jesús, al fin y al cabo no lo logrará. Al contrario, eso lo llevará al juicio, y Dios acabará teniendo la razón.

“Así inclinó(David)el corazón de todos los varones de Judá, como el de un solo hombre, para que enviasen a decir al rey: Vuelve tú, y todos tus siervos. Volvió, pues, el rey …”(2 Sam. 19:14-15). Cuando David finalmente fue llamado por la gente de Judá a regresar, para que volviera a ser el rey, él regresó del “exilio” y volvió a tomar el trono en Jerusalén.

Jesús volverá al fin de los tiempos, después que el remanente creyente de los judíos le pida que regrese con las palabras:“Bendito el que viene en el nombre del Señor”. Cuando eso suceda, Él no se hará esperar, sino que vendrá rápidamente y se sentará en el trono de David en Jerusalén, como el Rey eterno de Israel y del mundo entero.

Estimado amigo podemos ver a Judas, como una indicación del Anticristo.Judas no solamente es una continuación profética de Ahitofel, sino también una indicación profética del Anticristo.

Judas fue denominado por el Señor Jesús como “hijo de perdición”:“Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese” diceJn. 17:12.

El Anticristo también es llamado “hijo de perdición”:“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición”.

Aun los mejores amigos se apartarán de Israel en ese tiempo. Pues, de Jerusalén, la capital de Israel, está escrito:“Amargamente llora en la noche, y sus lágrimas están en sus mejillas. No tiene quien la consuele de todos sus amantes; todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos. … La miraron los enemigos, y se burlaron de su caída. … Por esta causa lloro; mis ojos, mis ojos fluyen aguas, porque se alejó de mí el consolador que dé reposo a mi alma; mis hijos son destruidos, porque el enemigo prevaleció”.

Judas se convierte en una indicación profética del traidor más alevoso de todos los tiempos, el Anticristo, ya que se apartó de su Señor de la manera más repulsiva y más hipócrita posible, al entregar a Jesús a sus peores enemigos con un beso.

Estimado amigo, el Anticristo será uno de los más grandes “últimos amigos de Israel”; pero más adelante se apartará de este pueblo en forma diabólica, y se convertirá en el peor de los traidores. En Nahum 1:11 dice:“De ti salió el que imaginó mal contra Jehová, un consejero perverso.”Dicho de otra manera: “que aconsejaba desastrosamente”, “que planificaba cosas desastrosas”, “quien planificaba lo malo contra el Señor”, “un consejero infame”, “quien solamente tramaba calamidades”, “quien se rebelaba contra el Señor y planificaba el mal”.

En el tiempo del Rey David, una gran parte del pueblo judío se apartó de él y se fue con Absalón y con Ahitofel.

Cuando la apostasía en Israel se haga sentir y aumente en dimensión, entonces otros tomarán el lugar de Dios. Ahí será cuando Israel se dirija hacia el gobernador del último imperio mundial y al Anticristo.

En primera instancia, el Anticristo será un consejero inteligente y admirable, un pacificador. Pero más adelante cambiará de lado, abandonará a Israel, formará un consejo para perjuicio de Israel, hará llegar todo a manos del gobernador del mundo y así se convertirá en el “hijo de perdición”. Así como Cristo es el Hijo de Dios y el “Hijo de Salvación”, así el Anticristo será el “hijo de perdición”.

Ya casi finalizando me gustaría mencionar que se puede ver un abuso de confianza por todas partes.También en aquel tiempo, los habitantes de Israel se delatarán entre ellos, de modo que ya nadie podrá confiar en nadie. Sólo y únicamente en el Señor se podrá hallar seguridad; quien confía en Él no será desilusionado. Por eso, Miqueas 7:5-7 dice:“No creáis en amigo, ni confiéis en príncipe; de la que duerme a tu lado cuídate, no abras tu boca. Porque el hijo deshonra al padre, la hija se levanta contra la madre, la nuera contra su suegra, y los enemigos del hombre son los de su casa. Mas yo a Jehová miraré, esperaré al Dios de mi salvación; el Dios mío me oirá.”En las palabras de Jesús eso suena de la siguiente manera:“Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán”.

Nos encontramos en la última parte de este interesante programa.

Dios le bendiga!

La traición 1/3
La traición 3/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>