La Revelación del Hijo de Dios (3ª Parte)

La Revelación del Hijo de Dios 
(3ª parte)

Autor: Norbert Lieth

Es maravilloso cuando Dios, el Padre, atrae a un ser humano hacia SuHijo Jesucristo. Los judíos en suconversión reconocerán en Jesús, no solamente al Mesías, el salvador anunciado,el crucificado, sino también al  Hijo deDios y al Hijo del hombre.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1820 – Estudio Bíblico
La revelación del Hijo de Dios (3ª parte)



Queridos amigos oyentes, habíamos comenzadoa ver como será: El arrepentimiento nacional de Israel.Esereconocimiento llevará a Israel a un profundo arrepentimiento, a unarrepentimiento como nunca lo ha experimentado en toda su historia. Será unarrepentimiento que alcanzará a todos y traspasará todo.

En primer lugar, a Jerusalén:“Enaquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en elvalle de Meguido”(leemos en Zac. 12:11). En Jerusalén fue crucificadoel Señor de Israel. La gente en Jerusalén gritaba:“¡Fuera con éste!”“No queremos que éste reine sobre nosotros.”“Susangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.”EnJerusalén se burlaron de Él, allí se golpearon el pecho con autocomplacenciadurante Su crucifixión y regresaron a la rutina diaria. Por eso, es que semenciona primero el arrepentimiento de Jerusalén. El mismo es comparado con ellamento de Israel en Hadadrimón, en el valle de Meguido. Quizás aquí la Bibliase refiera al lamento de Jeremías y de los cantores y cantoras que lloraroncuando el Rey Josías, hombre temeroso de Dios, perdió la vida en una guerra enel valle de Meguido (según 2 Cr. 35:20 al 25). Pero, en arrepentimiento no selamentará solamente Jerusalén, sino también:

En segundo lugar: La tierra: En Zac. 12:2,leemos:“Y la tierra lamentará, cada linaje aparte”. Jesús,en aquel entonces, fue por toda la tierra, y del mismo modo también toda latierra se arrepentirá y recibirá perdón. La obra de Jesús no queda sin fruto:Dios quitará“…el pecado de la tierra en un día”(según Zac.3:9).

En tercer lugar, ese arrepentimiento seráen: Cada linaje por su parte: Así leemos en Zac. 12:14:“Todos losotros linajes, cada uno por sí, y sus mujeres por sí”. Los versículos12 al 14 enfatizan que ninguna familia será eximida; mujeres y hombres searrepentirán y lamentarán separadamente, tal como actualmente mujeres y hombresen las sinagogas y en el Muro de los Lamentos están separados para orar. Decuando el Señor fue crucificado, dice en Lucas 23:48:“Y toda lamultitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que habíaacontecido, se volvían golpeándose el pecho”. Cuando Jesús regrese,las multitudes en Israel se arrepentirán.

En cuarto lugar, vemos que se arrepentirá,también: El linaje de David: En Zac. 12:12 dice: “… los descendientes de lacasa de David por sí, y sus mujeres por sí”. David fue el rey que pecógravemente contra su Señor – el linaje real de David se arrepentirá. Eso,seguramente, es algo que señala al liderazgo político de Israel.

En quinto lugar, los que se arrepentiránson: Los descendientes de Natán: “Los descendientes de la casa de Natán por sí,y sus mujeres por sí” (nos dice Zac 12:12). Natán fue un profeta y el educadorde Salomón. Él fue quien exhortó a David después de su caída en pecado, y lollevó de vuelta a Dios. Pero aun ese linaje de profetas se arrepentirá – estoes una imagen de los profetas del Antiguo Testamento.

En sexto lugar, será: El linaje de Leví: loleemos en Zac. 12:13: “los descendientes de la casa de Leví por sí, y susmujeres por sí”. Leví es el linaje de sacerdotes que ofrecía los sacrificios.De ese linaje provenía el sumo sacerdote que dirigía el gran Día deReconciliación. Las autoridades piadosas fueron las que persiguieron y acusarona Jesús, y quienes finalmente lo hicieron sentenciar a muerte por Pilato.También éstos serán llevados al arrepentimiento.

Y, en séptimo lugar, se arrepentirán,también: Los descendientes de los simitas: “Los descendientes de Simei por sí,y sus mujeres por sí” (leemos en Zac 12:13). Simei provenía de la casa de Saúl.Él maldijo a David cuando éste huía de Absalón, le tiró piedras y lo denominó“hombre sanguinario” (así está escrito en 2 S. 16:5 al 14). Su linaje tambiénse arrepentirá. Esto, quizás, sea una indicación de la restauración de la casade Saúl.

El listado con los nombres representa atodas las clases de la casa de Israel y de toda la población judía. Nadie estáeximido. Esto nos remite a Romanos 11:26: “Y luego todo Israel será salvo, comoestá escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob laimpiedad.”

En esta representación del arrepentimientoencontramos algo profundamente serio, y es que nadie puede arrepentirse porotro. Cada uno por sí mismo tiene que arreglar sus cuentas con Dios. Él notiene nietos, solamente hijos. Y sin arrepentimiento y conversión a Jesucristono hay entrada al reino de Dios, de ningún modo. Cada uno tiene quearrepentirse y convertirse por sí mismo. En este sentido, no sirve de nadavenir de un hogar cristiano, o concurrir a una iglesia cristiana y participarun poco. Quien no se convierte de todo corazón a Jesús, no puede ser salvo.Esto ya era así en el Antiguo Testamento: nadie podía mirar a la serpiente levantada,en nombre de otro; cada uno debía hacerlo por sí mismo, si quería permanecercon vida después de la picadura de víbora y no morir.

Ya que esta revelación del arrepentimientode Israel y el reconocimiento de Jesús como el Hijo de Dios la encontramos enel libro del profeta Zacarías, analicemos algo acerca de él y sus profecías.

El libro de Zacarías fue escrito unos 520años antes del nacimiento de Cristo. El nombre Zacarías significa “El Señor seacuerda”. Zacarías venía de la tribu de Leví, era sacerdote y nació enBabilonia. Era sacerdote y profeta al mismo tiempo, como también Jeremías yEzequiel.

El libro de Zacarías contiene unaimpresionante revelación relacionada con el nombre de Dios. El nombre queaparece más a menudo significa: “Señor de los Ejércitos” o “Soberano de todoslos mundos”. Dicho nombre aparece unas 50 veces en el libro.

Zacarías habla muy detalladamente sobreIsrael, cubriendo diversos aspectos:
– 19 veces sobre larestauración de Israel.
–     7 veces sobre el perdón futuro; y
-9 veces dice que el Señor morará en medio de Su pueblo, esdecir de Su templo.

También, en otro sentido, existe unallamativa repetición de ciertos términos:
“naciones”, “pueblos”, o términossemejantes, 24 veces; “Jerusalén”, “Sión”, o lo que puedareferirse a Jerusalén (por ej, también “ciudad”), 44 veces; “Piedra, “piedra final” o “piedra delángulo”, en relación con Jesús, 5 veces. Ya que, cuando Zorobabel completó eltemplo de aquel tiempo, él era una indicación velada de Jesús, quien es elprincipio y el fin de nuestra fe.

Por lo menos 12 veces se dice, con la mayorclaridad posible, que el Señor, en el futuro, gobernará sobre el mundo entero;que Él tiene al mundo entero y a todos los pueblos delante de sus ojos, y queÉl es su juez.

Además, se menciona otras seis veces queIsrael reconocerá al Señor y se arrepentirá.

Del regreso del Señor se habla cinco veces.

Zacarías es uno de los tres profetas, juntocon Hageo y Malaquías, llamados “post-exílicos” o “profetas del regreso”, esdecir que él era parte del grupo de 42.360 personas que regresaron a Jerusaléndesde el exilio babilónico, a causa de un decreto del rey persa, Cores, (Ciro),alrededor del 536 a.C.. Entre estos también estaban Esdras, Zorobabel, el sumosacerdote Josué, y más adelante Nehemías.

Zacarías fue contemporáneo del profetaHageo, quien profetizó en el mismo tiempo.

El libro de Zacarías es descrito como eltexto “más mesiánico, más apocalíptico y más escatológico de todos los escritosdel Antiguo Testamento”. Fue caracterizado como el libro del Antiguo Testamentomás fuertemente orientado hacia el Mesías, caracterizado apocalípticamente yorientado hacia el fin de los tiempos. Zacarías es, por lo tanto, el profetamás Cristo-céntrico del Antiguo Pacto. Él informa más sobre Cristo, su persona,obra y gloria que todos los demás profetas menores juntos. En el comentario dela Biblia Scofield dice: “Ningún profeta del AT ofrece, con tanta brevedad,tanta profecía sobre Cristo, sobre Israel y sobre las naciones, como lo haceZacarías.” Martín Lutero denominó al libro de Zacarías como la “quintaesencia”de los profetas.

 

La Revelación del Hijo de Dios (2ª Parte)
Plenitud de Vida

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>