La primera y la segunda venida del Mesías en una misma visión 2/2

Titulo: “La primera y la segunda venida del Mesías en una misma visión”  2/2
 

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1088

¡El Señor volverá para establecer Su reino en y con Israel! Él atará “a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna.” Esta es una maravillosa representación de la bendición sobreabundante que habrá en el reino de paz del milenio

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1088.mp3



“La primera y la segunda venida del Mesías en una misma visión” 2/2

Hoy estimado amigo, estaremos viendo , la segunda venida del Mesías.

A partir de Zacarías 9:10, la mirada del profeta se traslada de la primera venida del Señor a la segunda. Israel se encuentra en la encrucijada entre el dominio de las naciones del futuro Anticristo y del verdadero Mesías. Israel todavía está atado, todavía se encuentra afuera, alejado de su Dios. Pero antes de eso, Israel será llevado hacia la tribulación de su historia; llegará a verse en una situación de la cual no tendrá escape. Pero, eso hará que Israel deje de ser ciego y vuelva a poner la mirada en su Señor. Cómo será que ocurrirá eso, nos lo relatan los siguientes versículos de Zacarías, capítulo 9. Primeramente el versículo 10:“Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.”¡Cuánto se esfuerzan hoy en día por los pactos de paz! Todos claman y buscan la paz, pero la misma no existe. Nunca existieron tantas guerras, ni tan horribles, como en el pasado siglo 20, y el 21 no tiene perspectivas mejores. Sin embargo, las dos guerras mundiales, por terribles que hayan sido, se convirtieron en el punto de partida para la restauración de Israel. La Primera Guerra Mundial, a través de la Declaración de Balfour, dio la tierra al pueblo judío, la Segunda Guerra Mundial les devolvió el Estado. ¿Será que una futura tercera guerra mundial les traerá el reino mesiánico?

Querido amigo, el tiempo de la segunda venida de Jesús será una era totalmente nueva, un tiempo en el cual las armas de guerra serán convertidas en rejas de arado. Este tiempo del reino de paz, abarcará el mundo entero e incluirá a todas las naciones. Nadie más que Jesús puede lograr establecer un dominio de paz que se extienda por todo el mundo. El Shalom o sea la paz saldrá de Jerushalajim, la “ciudad de paz”. Mientras Jerusalén no tenga paz, los pueblos se esfuerzan en vano y no llegan a tenerla tampoco.

Dice Zacarías 9:11“Y tú también por la sangre de tu pacto serás salvo; yo he sacado tus presos de la cisterna en que no hay agua”. En el largo tiempo de cautiverio de Israel, cuando estaba en la dispersión, los judíos parecían personas que estaban presas en pozos sin agua. La comparación hace recordar a José, a quien sus hermanos mantenían cautivo en una cisterna, de la cual él no podía librarse por sus propias fuerzas. Dios, sin embargo, se mantiene fiel a su pacto de sangre con Israel. Él hizo este pacto con Abraham, y lo selló con la aceptación de un sacrificio de sangre. Porque en lugar de Isaac, fue sacrificado un carnero (Gn. 22:13-18).“Por la sangre de tu pacto”también hace recordar los innumerables sacrificios, a causa del pacto del Sinaí, que Moisés encargara al pueblo. Todos ellos, sin embargo, eran solamente imágenes de la sangre del Cordero de Dios, Jesucristo, quien dio Su sangre como sacrificio por Israel. En eso, en definitiva, se encuentra la razón de la liberación de Israel, y que ese pueblo nuevamente sea llevado hacia los ríos de agua viva. ¡El pacto de Dios es más fuerte que todo pacto entre los pueblos!

Querido amigo, dice Zacarías 9:12: “Volveos a la fortaleza, oh prisioneros de esperanza; hoy también os anuncio que os restauraré el doble”“Prisioneros de esperanza”, eso hace recordar poderosamente el hecho de que el Señor no deja de lado Sus promesas a favor de Israel. A través de toda tribulación, a través de toda persecución y dispersión, el Señor guiará a Su pueblo a la libertad y le restaurará el doble. Ya Isaías profetizó esto, cuando dijo con respecto al futuro de Israel:“En lugar de vuestra doble confusión y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doble honra, y tendrán perpetuo gozo”.

“Porque he entesado para mí a Judá como arco, e hice a Efraín su flecha, y despertaré a tus hijos, oh Sion, contra tus hijos, oh Grecia, y te pondré como espada de valiente”dice Zac. 9:13. Probablemente, este versículo se refiera a la victoriosa lucha de los macabeos sobre Antioquio Epífanes, quien fue el rey griego de Siria después que el reino de Alejandro el Grande se dividió. Aunque pareciera que esta victoria judía de los macabeos sobre Antioquio, fuera usada como ejemplo para describir, con la misma, la última victoria de Israel sobre sus enemigos, poco antes de la venida de Jesús. Así como en ese entonces el Señor hizo un milagro, a través de Su poder, en el fin de los días, hará un milagro y peleará por Israel, lo cual está descrito detalladamente en los últimos tres capítulos del libro de Zacarías.

El capitulo 9:14-17de Zacarías dice:“Y Jehová será visto sobre ellos, y su dardo saldrá como relámpago; y Jehová el Señor tocará trompeta, e irá entre torbellinos del austro. Jehová de los ejércitos los amparará, y ellos devorarán, y hollarán las piedras de la honda, y beberán, y harán estrépito como tomados de vino; y se llenarán como tazón, o como cuernos del altar. Y los salvará en aquel día Jehová su Dios como rebaño de su pueblo; porque como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra. Porque ¡cuánta es su bondad, y cuánta su hermosura! El trigo alegrará a los jóvenes, y el vino a las doncellas”. Durante el último amotinamiento de los enemigos contra el pueblo judío, el Señor intervendrá triunfalmente a favor de Israel, a través de Su aparición, y salvará a Su pueblo. Los últimos dos versículos, son una maravillosa imagen del cumplimiento de todas las promesas de Dios sobre Su pueblo y sobre la tierra del mismo:“… porque como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra. Porque ¡cuánta es su bondad, y cuánta su hermosura!”. ¡Es asombroso ver con qué ojos Dios ve el futuro de Su pueblo, muy diferente a lo que lo hacen las naciones! No podría haber un símbolo más hermoso del amor de Dios por Israel y por el futuro del mismo. ¡Cuánto se identifica El con Su pueblo, que hasta los llama “piedras de diadema”! El día en el cual el Señor aparezca en gloria sobre Israel, éste llegará a ser un brillante fruto del sufrimiento del Hijo de Dios.“El trigo alegrará a los jóvenes, y el vino a las doncellas”dice la palabra. En ese tiempo nuevo, Israel mismo llevará frutos en honor de su Mesías. Aflicción y desgracia, persecución, guerra y dispersión habrán pasado, y el vino de la alegría correrá.

Ahora, queremos volver una vez más al principio de este mensaje ¡Él, quien un día entró en Jerusalén humildemente sentado sobre un asno, volverá victoriosamente! Jacob ya vio este nuevo tiempo y profetizó sobre el mismo:“No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos. Atando a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna, lavó en el vino su vestido, y en la sangre de uvas su manto”. Esa es una hermosa imagen del futuro de Israel: ¡El Señor volverá para establecer Su reino en y con Israel! Él atará“a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna.”Esta es una maravillosa representación de la bendición sobreabundante que habrá en el reino de paz del milenio. Las palabras de Mateo 21:7:“… y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima”, también son una hermosa imagen de esto. El asna representa al viejo Israel, y el pollino, sobre el cual montó el Señor, al Israel nuevo, joven, restaurado, sobre el cual El establecerá Su reinado.

Cuando el Señor Jesús venga otra vez en gloria, Israel hará oír de todo corazón el grito del Salmo mesiánico 118:25-26, mencionado en Mateo 21:9. Ese será el Israel nuevo, joven – semejante a un pollino.“Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas! Y entró Jesús en Jerusalén, y en el templo; y habiendo mirado alrededor todas las cosas, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce”(Mc. 11:9-11). Aquella vez, ellos preguntaron: “¿Quién es ese?” (Mt. 21:10). Pero, entonces, ellos lo reconocerán como su Mesías, y Él hará Su entrada al templo y comenzará Su reinado. Ahí se cumplirá Zacarías 9:9 en su totalidad:“Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.”

Estimado amigo, la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo está cerca, ¿Está usted pronto para recibirle? ¿Realmente ha creído de todo corazón en quien vino primeramente a salvarle de sus pecados? ¿Cómo le encontrará cuando regrese? Está usted anhelando que venga? Deseo de todo corazón, querido amigo, querida amiga, ¡que así sea!.

La primera y la segunda venida del Mesías en una misma visión 1/2
Despertando Conciencias

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>