La Paz Verdadera

La Paz Verdadera

Autor: Herman Hartwich

    La paz verdadera que Jesús puede darte,  viene de Su compasión activa. Recuerda dos principios importantes de la misma!


DESCARGARLO AQUÍ
PE1841 – Estudio Bíblico – La Paz Verdadera



Amigos, espero que tengan toda la disposición de recibir la bendición de Dios tanto como ustedes quieran. No le pongan límites a ese raudal de amor, de bendición,  que él tiene para cada uno de ustedes.  Yo no quiero ponerle límites  a las bendiciones del Señor.

El es realmente maravilloso. Él supera a todos con su amor, con su compasión,  en el evangelio de Mateo 8:1-4 dice: Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció. Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino ve, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos.

Amigos, me encanta cuando dice que le seguía mucha gente. Esto llama la atención. En otras oportunidades he hablado acerca del atractivo de Jesucristo. La gente, se sentía atraída por él.  La gente que estaba hambrienta, se sentía atraída a él por su poder de multiplicar el pan y los peces. La gente que estaba desesperada por los problemas de la vida, se acercaban a el porque él tenía una palabra de esperanza una palabra de amor.  La gente que se sentía cargadas de pecados tenían una palabra llamada al arrepentimiento. Ellos tenían una salida para olvidar, para abandonar esa carga pesada que muchas veces llevamos sobre nuestros hombros, sobre nuestro corazón. Así tenía la respuesta,  y sigue teniendo la respuesta, la provisión,  para todas las necesidades aún aquellas que parecen tan profundas y que son casi imposible de solucionar. Allí está Jesús. Y en él tenemos la salida.

En este pasaje se puede apreciar la gran compasión de Jesús. La palabra Griega que se traduce como compasión es una palabra muy fuerte que nos transmite  y nos habla del sacudimiento de nuestras entrañas. Los órganos principales se sacuden, ante la necesidad de la gente.  Jesús sintió compasión de la gente porque las veía desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.  El Señor ha manifestado su compasión. En este caso, vemos que hasta los marginados se veían impulsados de ir hasta su presencia esperando a una respuesta para su necesidad.  Así lo hizo el leproso.

El leproso, de acuerdo con las costumbres de la época, debía vivir separado. Debía vivir totalmente aislado. Nadie podía acercarse,  no podían tocar lo que habían tocado, no podían transitar  por los lugares que ellos anduvieron… debía vivir marginado y separado de la sociedad, de sus propias familias.

La compasión de Jesús tenía y tiene algunas características.

LA COMPASIÓN ACTIVA DE JESÚS ES AQUELLA QUE VA MÁS ALLÁ DE TODA PROHIBICIÓN LEGAL, IDEOLÓGICA, MORAL Ó SOCIAL.

La compasión de Jesús lo llevó a violar la ley  que decía que no podía tocar a un leproso. Pero el versículo dice que Jesús extendió la mano y le tocó  diciendo: Quiero sé limpio.

Queridos amigos, en esta sociedad en la que vivimos muchas restricciones también, no permitamos que estas nos limiten  en el actuar como hijos de Dios.

LA COMPASIÓN ACTIVA DE JESÚS ES AQUELLA QUE NO SOLO HACE POSIBLE LA SANIDAD, SINO LO QUE ES MÁS IMPORTANTE.

Mucho más importante que la sanidad física, es la salvación. Amigos, no sé cuál es la condición de cada uno de ustedes. Tal vez muchos se sienten discriminados, marginados. En nuestra sociedad, se proclama que no hay discriminación. Y es una plaga, en realidad. Jesús no discrimina, Jesús no deja a nadie al margen de la vida eterna. Su compasión es maravillosa. Jesús hace que puedas experimentar la salvación de tu vida. Te hace libre de todas tus cargas, de todos tus pesares, libres de pecado. La lepra se usa como una figura del pecado y su efecto en las personas. En aquel tiempo, la Lepra era incurable, y el pecado es semejante, aísla, lleva a la condenación.

Jesucristo vino a darnos una nueva vida, una nueva oportunidad, y él pide tu fe, Debes reconocer tu estado, debes reconocer tus limitaciones Pídele que te entre en tu vida. Lee su Palabra.

Que Dios les bendiga y que puedan experimentar la compasión de Jesús que va a transformarles.

 

Aspire a ser como Jesús (4ª Parte)
Esclavitud

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>