La oveja perdida.

Titulo: La oveja perdida. 

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE984

 

Un mensaje dirigido especialmente a la juventud de estos tiempos que está perdida y sin ningún rumbo, basado en las palabras del Evangelio de Lucas,  capítulo 15 versículos 4 al 7.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE984.mp3



La oveja perdida 

¡Hola mis amigos! ¿Cómo están? Espero que estén disfrutando de las bendiciones de Dios en esta oportunidad que se ha dispuesto a escuchar este programa y quisiera que estos cortos minutos puedan ser de ayuda para su vida espiritual.

Estoy perdido, estoy perdido exclamaba Jorge , había sido un excelente alumno escolar predilecto de sus maestras. Es más… cuando va a salir de primaria llegó a ser abanderado de la bandera de su patria. En su primer año secundario, fue un excelente alumno. Como todo pre – adolescente con sus nuevas amistades, el cambio de educación todo comienza a volar, a volar con sus compañeros, entretenimientos, sanos por supuesto, porque ningún chico de 12 o 13 años esta pensando siempre en lo malo, pero lentamente los trabajos de dinámica de grupo incluyen una comida, una música, luego un video, luego el primer cigarrito, luego una cervecita y pasando el tiempo, 4º año del liceo, ya estaba drogado. Experimentando también el sexo prematuramente, pero ahora estaba allí exclamando ” Estoy perdido, estoy perdido”, sentado en una celda.

Mis amigos, esta es la triste realidad de muchísimos jóvenes, de muchísimas chicas, preciosas. Preciosos jóvenes que con pocos años de vida ya se ven perdidos y no se dieron cuenta. No se dieron cuenta de que se estaban perdiendo. Sabe que Jesús en el santo evangelio de Lucas en el capítulo 15 se registra la enseñanza del Señor Jesús a través de algunas parábolas de distintos tipo de personas que se pierden, cómo se pierden.

Y Jesús nos habla de las ovejas. Ya antiguamente el profeta Isaías nos había dicho: ” Todos nosotros nos descarriamos como ovejas. Cada cual se apartó por su camino”. Jesús nos trae la parábola de la oveja perdida y dice. ” ¡¿Qué hombre de vosotros teniendo 100 ovejas, si pierde a una de ellas no deja a las 99 en el desierto y va tras la que se perdió hasta encontrarla? Y cuando la encuentra la pone sobre sus hombros gozoso y al llegar a casa reúne a sus amigos y vecinos diciéndoles: gozaos conmigo porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por 99 justos que no tienen necesidad de arrepentimiento.

Mis amigos, Jesús nos trae esta parábola, sin duda que con varios propósitos que podríamos encontrarlos. Primero, enseñar a los religiosos de su tiempo, la necesidad de buscar a aquellos que están sin Cristo, sin esperanza. Pero quiero enfocarme en la oveja. La oveja es un pequeño animal que no tiene un gran sentido de orientación es muy fácil de extraviarse. Un señor tenía 100 ovejas, salió a pastarlas, a pastorearlas y la oveja si no hay nadie que la mantenga unida generalmente se dispersa llegó la noche y este señor llevó a todas sus ovejas al redil comienza a contarlas: 1, 2, 3, 4 … 90… 92, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99… y… ¿Cómo puede ser?, voy a volver a contar y llegaba otra vez a 99. Me falta una! Este hombre desesperado encierra a las 99 y sale tras la que estaba perdida y la encuentra quizás en condiciones muy triste gimiendo de dolor, de tristeza de soledad. Quizás se cayó en un precipicio entre las espinas. Pero esta pequeña oveja cuando salieron a pastar estaba en la pradera y por allá un pastito, por allá una florcita, por allá un arbusto y quizás pudo descansar. Pero no pensó que se iba a perder. Cuando quiso acordar, después de una siestita, se vio que no veía ninguna de sus compañeras a su alrededor. Estoy perdida exclamó. Pero aquél diligente pastor salió a buscarla y la encontró.

Mi amigo, así sucede con la vida de los jovencitos inocentemente una pequeña atracción por acá, otra pequeña atracción por allá, van caminando en esa joven vida sin prever los peligros que se le avecinan, sin prever en el peligro de quedar solo un momento, expuesto a los graves peligros de este mundo y de todas sus tentaciones, de todos sus vicios que son mortales. Jóvenes que recién están saliendo del capullo, ya exclaman: ” Estoy perdido”. Pero Jesús es el buen pastor, Jesús es el buen pastor. Mi querido amigo, mi querida amiga, quizás a raíz de tus errores y de esos errores que has cometido quizás sin darte cuenta hayas perdido la compañía de otras personas, hayas perdido la compañía de tu familia y te sientes solo y perdido quiero decirte que Jesucristo es el verdadero Pastor que te está buscando y es por eso que en este mismo momento estás escuchando esta noticia. En este momento estás escuchando esta ilustración que nos deja Jesús. Tú eres una oveja, tu eres un corderito quizás desamparado, disperso y expuesto Al sufrimiento al dolor, a la muerte.

Yo quiero decirte lo que la palabra de Dios me dice: Jesucristo te ama él vino para buscarte, él vino para buscar y salvar a lo que se había perdido, querido joven, querida amiga, tan solo déjate tomarte en los brazos de Jesucristo. Extiende tú, tus manos hacia él y dile: Señor Jesús, aquí estoy, mírame Señor Jesús estoy sufriendo, estoy sólo, estoy triste, perdona todos mis pecados y recíbeme otra vez como una oveja tuya, gracias por tu amor Jesús, gracias porque tu me perdonas mis pecados y ruego que me des una vida nueva. Si tu vienes a Jesús, Jesús te recibe con gozo en sus brazos y dice la parábola que es hombre reúne a sus vecinos y le dicen Gócense conmigo porque encontré esta oveja que se me había perdido y hay más gozo en el cielo, dice, porque cada pecador que se arrepiente. Sabes que tu puedes producir una doble fiesta. Una de darle alegría a toda la familia, a todo el entorno tuyo, a todas las amistades porque tu te restauras a la decencia a la moral buena a la vida de la comunidad como un hijo de Dios y por otro la do los ángeles en el cielo celebran por cada pecador que se arrepiente. Espero que tu tomes esta decisión. Es la oportunidad de tu vida.¡Que Dios te bendiga! Y espero tener noticias tuyas.

La misteriosa lucha que lleva a la luz 2/2
Los dones están para que sean utilizados 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>