La moneda perdida.

Titulo: La moneda perdida

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE988

 

“La moneda perdida” es el título de  esta audición en donde el Pastor Herman Hartwich comparte sobre el gran amor del Señor Jesucristo para con las personas que le buscan”

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE988.mp3



La moneda perdida

¿Cómo están mis amigos? Es un verdadero placer retomar este contacto con ustedes de tiempo en tiempo y deseo que estos escasos minutos pueda acarrear una gran bendición para su vida. Es posible que sea la primera vez que usted escucha un programa de la palabra de Dios. Si así fuera, le pido que preste mucha atención y si ya ha escuchado en otra oportunidad de la palabra de Dios y no ha entregado su corazón a Jesucristo este es el tiempo, este es el momento exacto que Dos ha escogido para que usted haga un acto de entrega de su vida a Jesucristo para experimentar una nueva vida, un nuevo nacimiento y tomar un nuevo rumbo. Voy a compartirles con ustedes de la palabra de Dios, pero primeramente algo de la historia.

 

María Morris, se precipitó jadeante a la sala de tribunales, donde su hijo sería interrogado y juzgado por diversos delitos. Pero María Morris llegó tarde. Ya había sido pronunciada la sentencia. A lo que María Morris se dirigió al juez y le pidió disculpas de haber llegado unos minutos tarde. El juez la miró y le dijo: “Señora, usted llegó 16 años tarde”. Aquel muchacho se había perdido por descuido de su madre. Mis amigos, aquella madre había descuidado a su hijo desde pequeño, porque desde muy pequeño ella lo llevaba a sus guarderías, luego al colegio, luego e secundario, el tiempo pasó y cuando quiso acordar, aquel niño ya era un joven y la madre no sabía nada de él. No lo conocía prácticamente. Cuando ella regresaba a su casa el niño ya no estaba. No tenía diálogo con él. Prácticamente no conocía a su hijo.

 

Cuando le fue comunicado que su hijo le fue detenido iba a ser interrogado y juzgado. Llegó tarde también al tribunal. Pero lo más triste es que llegó tarde también a la vida de aquel jovencito para darle guía, su consejo, su amor, su apoyo su dirección en la vida. Mis amigos. Muchas personas se pierden en este mundo justamente por el descuido de sus mayores, de sus líderes espirituales inclusive. Porque hay muchos que estando dentro de una misma iglesia por el descuido de aquellos que son líderes espirituales se pierden muchos jovencitos, muchos niños en el pecado.

 

Jesús nos deja una parábola en el evangelio de Lucas capítulo 15, versos 8 al 10, donde nos habla de la negligencia de una mujer que pierde una moneda. ” o qué mujer que tiene 10 dracmas si pierde una dracma, no enciende la lámpara y barre la casa y busca con diligencia hasta encontrarla y cuando la encuentra reúna a sus amigas y vecinas diciendo: Gozaos conmigo porque he encontrado la dracma que había perdido. Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios, por un pecador que se arrepiente.

 

Mis amigos: Seguramente que Jesús tuvo uno de los propósitos de dirigirse a aquellos que son responsables por otras personas. Esta mujer era responsable por sus Diez dracmas. Era una posesión hermosa para una mujer hebrea porque con ellas formaban el arreglo para su boda. Pero perdió una, fue un descuido. Pero ella cuando se dio cuenta que había perdido una de sus dracmas comenzó a buscar y a limpiar su casa hasta encontrarla. Aquí tenemos una enseñanza muy importante que es la necesidad de que nosotros como mayores o como cristianos, como personas que ya conocemos a Jesucristo, no descansemos para encontrar a lo que está perdido.

 

Hay muchos niños perdidos en las calles de nuestras ciudades. Hay muchos adolescentes que están perdidos en nuestras ciudades, en nuestros campos. Hay muchos hombres y muchas mujeres que están perdidos y que necesitan de nosotros los cristianos para entregarles un mensaje de esperanza para entregarles nuestro abrazo de amor, nuestro apoyo; mostrarles el amor de Jesucristo. Pero también yo creo que Jesús nos enseña que él ama a aquellos que están perdidos.

 

No tengo la menor duda. Él ama a todos los perdidos porque por eso vino al mundo a ofrecer su propia vida en rescate por todos. Querido Joven, querida joven, querido hombre o mujer que me estás escuchando quizás en este momento estás sufriendo justamente por el descuido de tus padres, de tus parientes pero quiero decirte que hay alguien con afán, buscándote, buscándote con todo su corazón, con todo su amor y éste es Jesucristo. Allí en donde te encuentras, no importa el lugar en donde te encuentres, en el estado en donde te encuentres, lo maravilloso de Jesucristo es que él fue probado en todo en semejanza nuestra pero sin pecado, y él se constituye en la persona ideal ara comprender nuestra situación.

 

Sinceramente yo si estuviera frente a ti, si estuvieras encerrado en una cárcel, no podría decirte, lo lamento, te entiendo, te comprendo. Es mentira eso. Yo no puedo comprenderte si no he vivido ese problema, si nunca he estado en una cárcel como convicto. Pero el Señor Jesucristo puede comprender tu dolor puede comprender tu desasosiego, puede comprender ese sentimiento profundo ese dolor muy adentro donde yo no puedo llegar pero él sí puede llegar él conoce tus pensamientos, conoce tus más íntimos sentimientos y por eso te dice: Daniel, Juan, María, Susana, Te amo. Y te estoy buscando. Quiero sacarte del lugar en donde te encuentras porque quiero hacer una gran fiesta en los cielos. Si tu sales de ese lugar y vienes conmigo, yo quiero ofrecerte un cambio de vida, quiero ofrecerte una nueva oportunidad para empezar de nuevo. Pero empezar de nuevo en el camino de Dios. Mi amigo, ahora deja de culpar. Generalmente culpamos a nuestros padres, a nuestros amigos por todos nuestros errores cometidos. Deja de culpar, deja de culpar. Quienes intervinieron en tu vida, te cubrieron de sufrimiento, que han dejado secuelas en tu vida, traumas, complejos y por los cuales estás sufriendo ahora, quizás la soledad, la incomprensión de los que te rodean. Deja eso a un lado y abraza a Jesucristo que él te ofrece todo su amor y comprensión. Comienza a hablarle a él.

 

Comienza a escucharle a él a través de la palabra de Dios, la Santa Biblia, procúrate un volumen de la Biblia o del Nuevo Testamento y comienza a leer acerca del amor de Dios para ti. Vas a quedar impactado, vas a quedar asombrado del gran amor de Jesucristo y el Espíritu Santo va a estar haciendo la obra que le corresponde. Que dice la Biblia que el espíritu Santo en tu corazón va a derramar el amor de Dios hasta que sobreabunde. Deseo que tu me hagas saber de tu decisión de salir del pozo en donde te encuentras recibiendo a Jesucristo como Señor y Salvador. Tan sólo tú puedes dirigirte a él en oración y decirle algo como: ” Señor Jesucristo, reconozco que estoy en una condición muy triste, dolorosa y tú la sabes, me siento mal, ya no tengo fuerzas pero tú me estás buscando. Yo creo que tu viniste a dar tu vida en rescate por la mía. Yo acepto ese rescate y vengo al encuentro tuyo. Me entrego en tus brazos de amor, perdóname mis pecados y hazme una nueva criatura, Yo te doy gracias por ese ofrecimiento que me haces y ayúdame a vivir como tú quieres”.

 

Querido Joven, querido adulto si tú haces esto estoy seguro de que vas a experimentar cosas maravillosas, porque yo las experimento y porque la palabra de Dios nos abala. ¡Que Dios te bendiga!

Los dones están para que sean utilizados 3/3
¿Habrá un despertar mundial, llegará la paz a Israel? 1/2

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>