La Lucha Espiritual en Nuestros Días 4/4

Titulo:   “La Lucha Espiritual en Nuestros Días”  4/4

Autor: Manfred Kreuz 
Nº: PE1022

 

En estos momentos un terrible poder espiritual de las tinieblas posa hoy sobre la humanidad!

A esto se agrega la impetuosidad del paganismo.

En América Latina, el espiritismo hace sus fiestas atando cada vez más fuerte a las personas a Satanás.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1022.mp3



“La Lucha Espiritual en Nuestros Días”  4/4

Querido amigo, ¿Sabia usted que la impetuosidad y el poder del reino de las tinieblas hoy ya es muy grande?. Las ideologías y religiones, que conciente o inconscientemente adoran al diablo, hoy tienen nuevo poder y hasta requieren para sí el gobierno mundial, como por ejemplo el Islam. Pero el islamismo niega que Jesucristo es el Hijo de Dios. Por lo tanto tiene un espíritu falso, porque: Todo espíritu que no confiesa a Jesús no procede de Dios. Este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que había de venir y que ahora ya está en el mundo. Por esto los musulmanes no adoran al verdadero Dios vivo, sino a un antidios. Precisamente por eso está esta presión espiritual indecible sobre los países y pueblos en los cuales gobierna el Islam. Por esto los misioneros que trabajan entre los musulmanes precisan tanto del poder de nuestra intercesión por ellos, para poder permanecer firmes.

Mas también en el Occidente el Islam intenta con vehemencia colocar sus pies. En Europa las mezquitas surgen como hongos. Y no muy pocas señoritas jóvenes quieren tener como marido a un musulmán. Mas cuando hayan alcanzado su meta, viene la gran amargura del corazón. ¿Por qué? Porque no pudieron esperar al hombre indicado, y porque este joven extranjero tenía un mirar tan amable… Pero ¿no son personas amables? Naturalmente debemos amar a estas personas; pero a la doctrina errónea que ellos sostienen la debemos odiar.

Ahora a otro tipo de espiritismo: El culto que también hoy es hecho a María es espiritismo – porque María ha muerto. Hasta hoy todavía no ha resucitado ni ha ascendido al cielo, como la iglesia católica lo sostiene en contra de la doctrina bíblica. Por lo tanto, el que adora a María o a los santos, este adora a los muertos; visto desde el punto de vista de la Escritura esto es espiritismo. Por esto muchas personas están espiritualmente paralizadas, porque intentaron e intentan entrar en contacto con el reino de los muertos, o porque oran por los muertos. ¡Qué terrible poder espiritual de las tinieblas posa hoy sobre la humanidad!

A esto se agrega la impetuosidad del paganismo, que trata de apaciguar a los espíritus malos mediante sacrificios, sí, los adora y está en contacto con el diablo. El trato con los espíritus de los muertos en muchas partes de la tierra se ha desarrollado a una religión mundial. En América Latina, el espiritismo hace sus fiestas atando cada vez más fuerte a las personas a Satanás.

A esto se agrega, que el materialismo y el racionalismo son la mejor base para el desarrollo del espiritismo. El racionalismo mismo no puede transmitir ninguna fuerza, por lo tanto la busca en el espiritismo. Por esto las librerías actuales están llenas de escrituras que se ocupan con lo extraterrestre y con lo metafísico. Estas cosas esotéricas son leídas por muchos jóvenes.

Cuando los hombres ya no quieren dejarse corregir por el Espíritu de Dios, entonces les abren de par en par las puertas a los espíritus malos. ¡Cuán demoníaco se ha tornado nuestro tiempo! Montones de personas en nuestros países, seguramente millones, van hoy a los adivinos, a las cartománticas, leen horóscopos y por curiosidad practican la parapsicología. Sin embargo, la Biblia dice de tales personas: Profesando ser sabios se hicieron fatuos. Por eso también ya hace tiempo que nuestros gobiernos ya no funcionan correctamente, porque se dejan presagiar su futuro por adivinos y adivinas. El cuidado de la propia imagen está para ellos en primera plana, porque no quieren perder su cara.

Es estremecedor que hoy el ocultismo para muchos, hasta para creyentes, se ha transformado en una sensación. Se piensa que uno puede entretenerse impunemente con tales cosas. Ciertamente, se puede entrar en este reino – ¿pero después cómo se sale? Esto es únicamente posible a través de Jesucristo, el Vencedor del Gólgota. A El Le es dado todo el poder, también sobre el reino de Satanás y así también sobre todos los demonios, porque está escrito en la Escritura: El despojó a los principados y autoridades, y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en la cruz (Col. 2:15). Por esto Dios el Padre ha puesto a Su Hijo Cristo Jesús por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera. Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies… (Ef. 1:21-22). ¡Aquí nuevamente podemos suspirar de alivio! ¡A pesar de todo lo pesado alrededor de nosotros, ponemos nuestra vista en Jesús! Porque esta es la gloriosa realidad de la victoria alcanzada por Jesús sobre el diablo.

El Espíritu Santo es el abogado del triunfo completo. El mora en nosotros, y a través del Espíritu Santo estamos completamente separados del reino de las tinieblas. Sí, a través del Espíritu Santo tenemos parte de la victoria de Jesucristo. Ya no luchamos con el diablo, sino que en el nombre de Jesús entramos en el reino de las tinieblas como vencedores, bajo la protección de la sangre del Señor, para anunciar a los cautivos libertad. ¡La Palabra de Dios de la victoria de Jesús por la fuerza del Espíritu Santo desatará las cadenas y librará las almas atadas!

¡No te manches tocando cosas de Satanás! ¡No prestes por más tiempo tu oído al viejo enemigo! ¡No le des el más mínimo espacio en tu vida! ¡Trátalo tal como lo que es: un enemigo vencido! ¡Jesús hizo de él un triunfo cuando estuvo colgado en la cruz!

Una cosa únicamente es de importancia: que el Espíritu Santo tome posesión de nosotros, de ti y de mí, que el nos gobierne según espíritu, alma y cuerpo. ¡El tiene que ser el Señor absoluto de nuestra vida! La Iglesia de Jesús, la que es su cuerpo, y nosotros como individuos somos miembros de su cuerpo, hoy precisamente debemos crecer, es decir, debemos ser edificados un templo santo en el Señor… para morada de Dios en el Espíritu.

Como miembro en el cuerpo de Jesús y como templo del Espíritu Santo espero al Señor, porque: Aún un poco, en un poco más el que ha de venir vendrá y no tardará.

Aún sólo un pequeño rato la carga pesada, el corazón apesadumbrado – entonces el brillo de la corona, la perenne paz.

Sólo por un pequeño rato el estruendo de la batalla, el bramar de las olas – entonces la eterna canción de victoria en la tranquila orilla.

Sólo un pequeño rato de luto de despedida, de penas y necesidades – entonces el reencuentro en la ciudad dorada, en las bodas del Cordero.

Sólo un pequeño rato de crudo invierno, de oscuridad nocturna – entonces el aroma del verano celestial, la alegría, en casa.

Sólo un pequeño rato de leve tribulación y de calor del crisol – y entonces el cada vez más excelente y eterno peso de gloria, la nueva canción.

Sólo un pequeño rato los dolores, las heridas, el peligro amenazador – entonces el ver al Salvador, la sin fin vida gloriosa.

¿Te gozas que Jesucristo prontamente volverá?.

Espero que así sea amigo!

La Lucha Espiritual en Nuestros Días 3/4
Lo que fue, lo que es y lo que vendrá 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>