La Lucha Espiritual en Nuestros Días 3/4

Titulo:   “La Lucha Espiritual en Nuestros Días”  3/4

Autor: Manfred Kreuz 
Nº: PE1021

 

Escuche este interesante programa en donde veremos dos puntos importantes, EL RACIONALISMO: Donde el sustituto para Dios es la razón humana y su religión la auto salvación.

El ESPIRITISMO: Donde se pretende sustituir al Espíritu Santo por el espíritu de abajo.

¡Imposible de perder!

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1021.mp3



“La Lucha Espiritual en Nuestros Días”  3/4

Estimado amigo, en esta ocasión estudiaremos el racionalismo.

Queremos afrontar más de cerca este segundo gran movimiento que domina nuestros días.

La palabra latina 'ratio' significa: intelecto, entendimiento. Por lo tanto el racionalismo es una mentalidad que sólo reconoce el pensar intelectual y racional como verdadera enseñanza de conocimiento. De esto nacen entonces las opiniones, críticas y juicios influenciados y formados por el racionalismo.

Hoy día el intelecto humano festeja sus más altos triunfos. ¡Cuánto se jactan hoy en día en muchos lados las personas de sus capacidades, cuánto cuidan hoy de su prestigio! Salta a la vista que el ateísmo y el dominio de las fuerzas naturales en nuestros días van de la mano. Muchos científicos son ateos. El científico moderno ya no cree que la inteligencia y la capacidad de descifrar los misterios del universo son dados por Dios. Grandes científicos como Newton y Pascal eran creyentes de verdad, que vieron en la naturaleza la grandeza de Dios. El científico moderno atribuye a sí mismo la aptitud y el entendimiento para gobernar las fuerzas naturales, más allá del entorno de la tierra hasta lo más lejano del espacio interplanetario. En los modernos adelantos tecnológicos a menudo nos son recordadas las palabras de Satanás en Isaías 14:14: “Subiré sobre las alturas de las nubes y seré semejante al Altísimo”.

Esta audacia del intelecto humano hoy también se difunde en el pensar sobre Dios, la Biblia y el camino de salvación de Dios a través de Jesucristo. Hoy ya podemos hablar de una teología ateísta, que se apodera de la Biblia y la despedaza. En nuestras escuelas y universidades hoy oímos hablar de burladores, que quieren derribar la cruz de Jesucristo y niegan la resurrección de nuestro Señor: ¡Afuera con el Crucificado! ¡No puede ser verdad que El vive! En el pasado, la gente conocía una duda que sólo con temor y angustia dudaba. Pero hoy conocemos una seguridad llena de mentira, que lanza su no contra la Palabra de Dios, contra Dios y Su Cristo. ¿Nos damos cuenta de cuán alto es el porcentaje de los profesores en las escuelas y universidades que les quitan sistemáticamente a nuestros jóvenes la fe en Dios y en la Biblia, plantando la incredulidad en ellos? La ciencia actual trabaja bastamente sin Biblia, sin Dios y sin el Espíritu Santo, ni que hablar de la sangre derramada de Cristo Jesús. El sustituto para Dios es la razón humana y su religión la auto salvación. También en América Latina tuvieron entrada ya hace tiempo frases lemas como: ¡Ámate a ti mismo! ¡Di sí a ti mismo! ¡Sálvate a ti mismo! En cuanto a lo último, muchos caminos son demostrados, como por ejemplo: yoga, auto-sugestión, meditación trascendental, terapia grupal, etc. etc.

¿Podemos nosotros, en el así llamado occidente cristiano, realmente decirnos cristianos? Según mi conocimiento ya hemos pasado hace tiempo a la era del espíritu anticristiano. Lo que hoy se manifiesta, es la apostasía de los últimos tiempos, de la cual nos dice la Escritura en 2 Tesalonicenses 2:3-4: “Nadie os engañe de ninguna manera; porque esto (el día de Jesucristo) no sucederá sin que venga primero la apostasía y se manifieste el hombre de iniquidad, el hijo de perdición. Este se opondrá y se alzará contra todo lo que se llama Dios o que se adora, tanto que se sentará en el templo de Dios haciéndose pasar por Dios”. Con esta apostasía es aludida la cristiandad sin Cristo de los últimos días, que espiritualmente está vacía, hueca y muerta y por lo cual se puede comprometer fácilmente con todo lo que es igualmente vacío, hueco y muerto. Mas ahí vemos, en los últimos tiempos, la formación de una figura que es la pura contraposición a la 'Esposa del Cordero', es decir, la gran ramera, la madre de toda prostitución y de todas las abominaciones sobre la tierra. Pero a la Iglesia de Jesucristo le es confiada el testimonio del Espíritu Santo. El atestigua que la Biblia es la Palabra de Dios. El Espíritu Santo da testimonio en y a través de la Iglesia de Jesús, del Cordero de Dios que por nosotros fue inmolado. ¿Es claro nuestro testimonio? ¿Es un testimonio frente a todo el mundo?

¡Este testimonio del Espíritu Santo tiene una fuerza poderosa, que crea vida nueva incorruptible! Cuando nos atrevamos a testificar con Pablo: “Porque no me avergüenzo del evangelio”, entonces también experimentaremos que “es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree…”. Esto también lo aplicamos en nuestro trabajo misionero. Por esto también predicamos el evangelio por medio de la radio. Por eso recordamos en nuestras oraciones a nuestros misioneros ¡Ellos necesitan nuestras continuas intercesiones! ¡Ellos también se alegran por toda carta animadora que les llega! También nosotros últimamente fuimos animados, cuando uno de nuestros misioneros vino de Brasil y nos trajo un ejemplar del libro No sin sangre en idioma portugués. ¡Este es el mensaje que debe ser predicado hoy día, especialmente también en Brasil! ¿Por qué? Porque en este enorme país el espiritismo sobreabunda.

Y, estimado amigo, con esto llegamos al tercer gran movimiento de nuestros días: El espiritismo

Querido amigo, no solamente en Brasil, sino también en Europa se practica el espiritismo. En Europa existen más de diez mil círculos espiritistas.

Mientras que el materialismo busca un sustituto para Dios en la materia y el racionalismo quiere sustituir al Señor Jesucristo por la razón (auto salvación), el espiritismo pretende sustituir al Espíritu Santo por el espíritu de abajo. ¡Cuántas cosas hoy día son dirigidas desde abajo!

Existen dos reinos de los espíritus: El reino de Dios y el reino del diablo. Cada uno de esto reinos también tiene un ejército, con principados y potestades: 

a) Las huestes celestiales se constituyen de ángeles, querubines y serafines obedientes.

b) Sin embargo, las huestes de las tinieblas se componen de ángeles caídos y desobedientes, Satanás y los demonios.

La Biblia nos dice del reino del maligno justamente tanto como debemos saber para poder reconocer sus señales, para guardarnos de ellos y poder luchar en forma adecuada contra ellos, esto nos lo dice en Efesios 6:12: “Porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales”. Las huestes de las tinieblas tratan de ponernos en jaque mate. Por esto la atmósfera tantas veces está tan llena de todo lo malo, oculto y satánico. Este reino del diablo y de sus demonios hoy tiene su apogeo, en especial bajo la juventud, la cual se inyecta el veneno de la droga en sus venas y cada vez está más desesperada. ¿Quién va al encuentro de ellos, para llevarles el mensaje de libertad y gozo en Cristo Jesús? En muchos lugares el diablo ya hoy festeja triunfos. Pero el tiempo está cerca en el cual se le será dado poder ilimitado a él y sus demonios. Pronto se “abrirá el pozo del abismo”, entonces los demonios podrán hacer su obra en esta tierra, limitados únicamente por el tiempo, pero sin restricciones

Aún no ha llegado la hora, porque la Palabra de Dios dice: “Ahora sabéis qué lo detiene…” Sí, nosotros lo sabemos: El Espíritu Santo aún está sobre la tierra, y por lo tanto al reino de los espíritus malos les está puesta una barrera. ¡Aquí nosotros como hijos de Dios somos desafiados a involucrarnos en el programa de Dios para decirles a muchas almas el mensaje de salvación de Jesucristo!

La Lucha Espiritual en Nuestros Días 2/4
La Lucha Espiritual en Nuestros Días 4/4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>