La Importancia de la Oración (1ª parte)

La Importancia de la Oración
(1ª parte)


Alejandro Las, pastor cristiano nos habla acerca de lo importante que es orar y trae a la memoria el pasaje en el que el Leproso es sanado por nuestro Señor Jesucristo. Trata algunos temas de relevante interes como por ejemplo, el hecho de identificar la necesidad primeramente.


DESCARGALO AQUI: 
TA (121) – Temas Actuales – La Importancia de la Oración (1ª parte)





Sandra: Muy bienvenidos amigos a Temas de actualidad, a un nuevo encuentro de la Obra Misionera Llamada de Medianoche con un tema que hoy nos convoca que es el tema de la oración para eso hemos invitado al Pastor Las quien está con nosotros y a quien le damos la bienvenida. Qué tal Alejando?

Alejandro: Muchas gracias Sandra!

Sandra: Es un gusto recibirte y queriendo saber algo que para algunos podrán decir qué me van a decir de la oración? Hace tántos años ya que se orar que otros dirán qué se hace para poder orar…

Alejandro: Si, sin lugar a dudas la oración es un tema que es muy de actualidad, ya que alguien lo definió que es como la respiración. Leer la palabra de Dios se asemeja a lo que es comer y la oración es como la respiración, se necesita y evidentemente que tanto comer como respirar, aunque sean temas muy antiguos también son de mucha actualidad. Asi que siempre es bueno repasar. Una vez en un congreso estaba escuchando a un hermano hablando también de una temática conocida, y depsués dio el tiempo para una participación de varios y recuerdo que el pastor dijo: este es uno de los temas que ya hemos escuchado muchas veces pero siempre viene bien volverlos a escuchar. Asi que si alguno ha tenido muchas exposiciónes acerca de lo que es la oración pienso que le va a hacer bien, pienso que aquellos que son nuevos en lo que es esta disciplina espiritual espero poder aportarles algunas cosas que sean interesantes también. Pienso que la oración es fundamental en la vida del creyente y les invitaría a leer un pasaje que se encuentra en el evangelio de Marcos capítulo 1 desde el versículo 40 en adelante y dice: Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio. Entonces le encargó rigurosamente, y le despidió luego, y le dijo: Mira, no digas a nadie nada, sino ve, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos. Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes. Acá tenemos el caso de una persona con una gran necesidad. Era un leproso y pienso que la oración es un factor muy importante en nuestra vida ya que nos lleva a que si se quiere golpear una puerta, para presentar una oportunidad.

Sandra: La más importante. No? Para presentar nuestra necesidad.

Alejandro: si tal cual y creo que hay una relación directamente proporcional entre la puerta que tocamos y la respuesta que tenemos porque en la actualidad se presentan de forma mucho más abierta, otraspuerta que se pueden tocar por ejemplo, aparecen comerciales en la televisión, en la radio sobre las cartas el tarot, los buzios qué se yo, personas que prometen un montón de cosas, y respuestas y que muchas personas hoy día están siendo expuestas, a este tipo de publicidades, entonces golpean a esas puertas, y en definitiva, no es más que un enganño y si uno golpea una puerta equivocada, ya sea un libro, ya sea una persona con determinadas intenciones, va a obtener a una respuesta equivocada. Pero, cuando nos acercamos a Jesucristo, que él es la puerta, o que él mismo se autodefine como la puerta, por la cual debemos entrar, entonces, nuestras necesidades pueden tener una satisfacción realmente plena, adecuada.

Sandra: Eso no quiere decir que todo lo que nosotros planteemos como necesidad tenga la respuesta que nosotros queremos.

Alejandro: Tal cual y ahí, me parece que estaría bueno detenernos en pensar, si nosotros somos conscientes de nuestras necesidades porque a veces somos muy conscientes de las necesidades de otros, nos es fácil ver la viga en el otro, o la pajita en el otro y descuidamos ver la viga que está en nuestro propio ojo. Es una tenedencia humana. Nosotros identificamos un mensaje ó en la radio y decimos qué bien que le viene esto a fulano. Cuando en realidad somos nosotros los que tenemso que permitir que nuestra vida sea expuesta a lo que la palabra de Dios revela. Una de las grandes virtudes que tienen las pruebas es que las pruebas sacan a la superficie las carencias de nuestra vida. Puede ser que una prueba saque a luz lo fácil que yo pierdo el control de mi vida. Lo fácil que mi temperamento se afectó. Lo fácil que me irrito, lo fácil que pierdo la paciencia. Lo fácil que me desespero, lo facil que me deprimo. Las pruebas sacan a la superficie esas cosas que en los momentos cotidianos del día o de una vida tranquila no los puedo cubrir. Pero cuando viene la prueba entonces, la necesidad sale a luz. Cuando Jesucristo estuvo un momento con los discípulos, y estaban atravesando allí un lago allí se despertó una tempestad, entonces ellos se pusieron muy nerviosos y lo despertaron al Señor, y bueno, el señor entonces calma la tempestad y reprender al viento y se hace una gran bonanza e inmediatamente se da vuelta y les dice: hombres de poca fe por qué dudaron? Entonces ese momento donde se está fuera de la tierra firme, en ese momento de estar en un mar embrabecido, en una circunstancia de prueba, lo que hizo salir a flote fue la falta de fe de los discípulos y bueno hay circunstancias en nuestra vida en donde nos toca atravesar mares también complicados, y sale a luz una necesidad lo cual haríamos bien en prestarle atención. Y el señor en cierta forma nos la señala no para reprendernos sino para decir, acá a hay una necesidad, puede ser una necesidad, ya miramos unas cuantas, no puede ser una necesidad de falta de relacionarnos, con los demás, de ser carentes con las relaciones interpersonales puede ser una carencia en lo que es lo ministerial, o pueden ser carencias bien profundas como lo que es el pecado en nuestra vida. Algo que puede hacer que salga a luz en nuestra vida, está padeciendo las consecuencias de un pecado. Entonces tú decías, el señor no siempre va a responder a todo que sí, no va a suplir todas las necesidades, es cierto que algunas necesidades no sabemos que él las va a suplir, pero hay ciertas necesidades que sabemos que él siempre las va a suplir.

Sandra: Por ejemplo?

Alejandro: Por ejemplo cuando le pedimos a Dios que nos perdone… no hay pecado que Dios no pueda perdonar y que Dios no esté dispuesto a perdonar. Entonces, no hay un pecado, no existe otra posibilidad. Si un pecador, viene arrepentido y cuando hablamos de un pecador no hablamos de personas de la antigüedad, del antiguo testamento, estoy hablando de mi, estoy hablando de los que están escuchando esta audición. Cuando nosotros reconocemos nuestro pecado, y vamos a Dios, Dios tiene una sola respuesta para nosotros que es: te perdono, te amo, y para eso precisamente es para lo que vino Jesucristo, para perdonarnos de nuestros pecados. Hay otras peticiones, que la respuesta de Dios siempre va a ser sí por ejemplo, si uno le pide a Dios sabiduría también, es un pedido, y está en santiago, si uno tiene falta de sabiduría puede pedir a Dios abundantemente y sin reproche ya que Dios no va a reprochar nada en ese sentido. Si le pido a Dios que me enseñe a amar, siempre va a decir que sí. Ahora, hay otras necesidades que a veces uno padece, que no está seguro si es la voluntad de Dios satisfacerlas o no y es el caso de este leproso que se acerca a Jesucristo, con una necesidad que él reconoce porque él es leproso, y que es fundamental reconocer la necesidad para ir a golpear la puerta correcta. Se acerca delante del Señor, muestra la humildad delante de El que esto me parece fundamental en la oración me parece que es muy bueno saber co quien estamos hablando.

Sandra: Una correcta perspectiva no? Delante de quién estamos, es como si alguien se presenta delante de una gran autoridad un rey un presidente podríamos decir y se dirige atrevidamente digamos y no con el debido respeto.

Alejandro: no se si alguna vez oíste hablar de Dios como del “Flaco” el flaco de arriba, el barba, cosas que para algunos les parece que son términos de mucha confianza, y de camaradería, pero, en realidad, cuando hablamos de Dios, hablamos de Dios, hablamos del rey del universo y su como tú dices, si respetamos a un superior…

Sandra: Terrenal, con un poder limitado…

Alejandro: Sí, tal cual, cuánto más a Dios! ahora, evidentemente Dios quiere que lo llamemos Padre porque quiere esa afinidad con nosotros, quiere esa comunión íntima pero, como decía un antiguo conocido mío, lo cortéz no quita lo valiente. Que Dios quiera ser íntimo con nosotros no quiere decir que debamos cruzarnos la raya y tratarlo como si fuera uno más del montón. Dios es Dios, entonces, la forma en la cual nos acercamos a él, tiene que ver, es como aquel general ó centurión que se acerca a Jesús y le dice: y le pide no por él sino por su siervo, y el señor le dice, voy a ir a tucasa y él le dice, no hace falta que vengas a mi casa ya se que una sola palabra basta, yo soy un hombre que tiene autoridad y si le pido a un hombre que está bajo mi autoridad que lo haga, entonces lo hace. Entonces una persona que ya sabía que en la vida existen distintos grados de autoridad, y no de importancia, sino de autoridad, se acerca a alguien que tiene más autoridad y por supuesto más valor y más importancia como lo es Dios, y se dirige en pleno conocimieto de que en ciertas cosas nosotros estamos a otro nivel. Y es lo mismo que pasa con el leproso. Se acerca al Señor, se hinca delante de él en humildad y en la biblia en español son muy pocas palabras son 4 palabras, si quieres puedes limpiarme.- toda la oración que hace. Entonces acá el leproso está acá reconociendo por un lado, el poder de Dios. dice: tú puedes y yo se que puedes. Lo que no sé es si quieres.

Sandra: Tengo que someterme a eso…

Alejandro: el condicional está puesto, en el si quieres. Pero no en si puedes. Y después dice: inmediatamente después viene la respuesta y quedó limpio. Aunque el señor le dijo que se callara que no lo divulgara, entonces el salió a divulgarlo, no lo podía callar, y creo que esta es una condición fundamental de la oración. Dentro de las cosas que hemos visto, golpear dentro de la puerta correcta, reconocer cuáles son nuestras necesidades, a veces nosotros pedimos por cosas que son realmente insignificantes, tenemos una necesidad grande, galopante y nosotros terminamos pidiendo por pequeñeces que no tienen sentido, que no somos concientes de nuestras necesidades, y después para cuando somos concientes de nuestras necesidades, ir a Jesucristo, con humildad, sabiendo que él no nos debe nada, sabiendo que nosotros somos apenas sus siervos, somos ovejas de su prado y planteárselo como algo que no está fuera de su poder pero que puede estar fuera de su voluntad si es que estamos hablando de cosas en las cuales se puede poner ese signo de interrogación. Ahora, hay otras en las cualse solo quedan signos de exclamación. Si yo le pido perdón a Dios, la respuesta siempre va a ser sí. Si le pido sabiduría siempre va a ser sí, si le pido que me enseñe a amar, siempre va a ser sí, y un montón de cosas en las cuales Dios va a ser categórico y otras en las que puede ser sí, o puede ser no. Lo que sea sí o no siempre va a ser mejor porque él es quien conoce a la perfección nuestras vidas.

Sandra: Quiero agradecer al pastor Alejando Las por haber estado compartiendo con nosotros, en este programas algunos conceptos sobre la oración vamos a seguir tratando este tema, pero invitamos a los oyentes a que se pongan en contacto a través de la página web de llamada de medianoche. usted simplemente tiene que teclear allí, www.llamadaweb.com y va a poder ponerse en contacto con nuestros programas. Si quieren enviar un correo electrónico, pueden hacerlo a: temasdeactualidad@llamadaweb.com. Queridos será hasta el próximo programa!

Señales de Su Venida (3ª parte)
La Importancia de la Oración (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>