La Demostración del amor 3/3

Titulo: La  Demostración del amor 3/3

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE1006

 

¿Tiene usted idea de lo que significa dar la vida en rescate por los demás? ¿Alguna vez se preguntó esto?

¿Desearía saberlo?
Escuche la tercera parte de una meditación Bíblica imperdible.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1006.mp3



La  Demostración del amor 3/3

Hola mis amigos, estamos tratando el maravilloso tema del Gran amor de Dios. En nuestros 2 programas anteriores estábamos mirando a la persona de Dios que es quién ama y luego, miramos a quienes ama Dios. Recuerdas?

Has reconocido tu situación de indigno, de pecador delante de Dios has aceptado a Jesucristo como su salvador único y suficiente?

Quiero volver a leer Romanos 5:8 Dice así: Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Estimados amigos hoy vamos a ver cómo nos ama Dios. Pablo dice que la gran manifestación del amor de Dios consiste en que, cuando estábamos sujetos a la hostilidad de la ley fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su hijo Jesús. La misma idea se encuentra expresada en otras partes de las escrituras; la santa Biblia, donde se nos dice que Cristo Dio su vida en rescate por las personas. Por ejemplo lo vemos en Mateo 20:28 y primera Timoteo 2:6 ahora, ¿Qué es lo que significa dar la vida en rescate por los demás, ¿Te has puesto a pensar en esto?, vamos pues a analizar el uso que se le ha dado a esta expresión cuando se refiere específicamente a Jesús en la Biblia que vino a dar la vida en rescate por los demás.

En estos tiempos en que lamentablemente abundan los casos de secuestros a nivel internacional, para luego, los secuestradores pretender obrar por esas personas secuestradas una X suma de dinero, para liberar a la persona. Entonces teniendo en cuenta este uso es fácil comprender que el precio del rescate es lo que se paga para devolver sana y salva a la persona secuestrada. Cuando las escrituras del nuevo testamento usaron esta palabra y la aplicaron a la muerte de Cristo el término por ellos usado tenía varios significados. Varios significados que arrojan luz para comprender mejor lo que la muerte de Cristo significó para la humanidad caída.

Por eso mis amigos, yo quiero compartir con ustedes estos significados en cuanto al precio del rescate, primeramente el uso que tenía en la antigüedad y que se aplica hoy también es la compensación de una pena de muerte: la ley del Talión, ojo por ojo diente por diente, vida por vida. Pero saben mis amigos que si alguien mataba por otra persona y podía demostrar que el hecho fue involuntario que no fue a propósito el crimen sino que fue involuntaria esa muerte. Tenía que entregar una suma de dinero a la familia de la víctima como compensación por su muerte para que el que causó la muerte no tuviera que morir. Esta suma de dinero se llamaba precio del rescate.

Espiritualmente hablando los hombres estábamos condenados a una muerte eterna. Estábamos condenados a una muerte eterna. Para librarnos alguien pagó el precio del rescate. Y ese fue Jesucristo.

El segundo uso de la expresión se usaba en cuanto a la liberación de un esclavo. Cuando un grupo de soldados era vencido formando el botín de guerra del ganador, del vencedor, se los vendía como esclavos. Entonces el precio que por cada uno de ellos debía dar ya sea alguno interesado en adquirirlo o algún familiar para liberar a ese esclavo se llamaba también precio del rescate.

Éramos esclavos del Diablo y del pecado esta es la triste realidad en la que se encuentran todas las personas que todavía no han entregado su vida a Jesucristo que no han aceptado esa liberación que él nos ofrece y para obtener la libertad era importante que alguien pagar a el precio de nuestro rescate estando en la condición de esclavos del diablo y del pecado era necesario que alguien pagara el precio del rescate y nuestro hermano mayor por así decirlo, Cristo Jesús compró nuestra libertad y ¿sabe lo que dice la Biblia? Cristo compró y pagó el precio de nuestro rescate no con oro ni plata ni piedras preciosas sino con su sangre. La sangre preciosa de nuestro señor Jesucristo derramada en la Cruz del calvario. Un alto precio ¿No le parece? ¿Estaría dispuesto en derramar su sangre por alguno justo quizás? Pero lo más importante del caso y lo más maravilloso es que él derramó su sangre por nosotros pecadores impíos y rebeldes.

El tercer uso de esta expresión se trataba de la devolución de una prenda empeñada, antiguamente al igual que hoy es muy común viviendo la situación económica que viven nuestros países era muy corriente que cuando una persona necesitaba dinero y no lo tenía, llevaba una prenda o un objeto a un prestamista y lo dejaba allí a cambio del dinero que necesitaba, mas o menos calculando el valor del objeto, para que el dueño luego pudiera recuperar su prenda empeñada entonces era preciso que para recuperarla pagara lo que había obtenido el préstamo, más los intereses que el propio prestamista fijaba.

A esto también se le llamaba dinero del rescate. O sea para rescatar la prenda que estaba empeñada. Espiritualmente nosotros habíamos empeñado nuestra alma al diablo a cambio de obtener nuestra libertad de hacer cuanto nos placiera. Mis amigos, prácticamente nosotros hemos empeñado nuestra alma al diablo cuando estamos en pecado porque queremos vivir como se nos place.

Queremos hacer lo que nos gusta no lo que conviene. Es más, hay muchas almas que hacen un serio compromiso con el diablo, a cambio del placer, a cambio del poder de la fama del dinero. El diablo astutamente nos dio placeres, diversiones y el poder hacer lo que halagase a nuestros instintos y bajas pasiones pero para poder recuperar el dominio de nuestra alma y poder servir con ella al Señor simbólicamente era preciso pagar el precio del rescate y, sabe una cosa? Y o no tuve suficiente dinero y no creo que usted lo tenga solamente ese precio del rescate lo pudo llevar al cabo Cristo con su muerte en la cruz. Sí mi amigo. Todo lo que usted tiene nunca será suficiente para pagar el precio del rescate para volver a tomar control de su vida. En cuarto y último lugar el uso de esta expresión del precio del rescate era una recuperación de una herencia perdida.

Cuando una persona fallecía sin tener hecho el testamento sus herederos tenían que pagar una gran suma de dinero si no querían perder la herencia. Esta cantidad, se llamaba también, el precio del rescate. Nosotros habíamos perdido el derecho a la herencia celestial que el señor había tenido que preparar para nosotros. Amigo, hay una herencia preparada para usted. Pero… ¿Cómo va a recuperar eso? Con el fin de recuperar la posibilidad de disfrutar esa herencia que ni usted a causa del pecado podría obtenerla, podríamos acceder a ella.

Alguien tenía que pagar el precio del rescate. A nosotros nos era imposible, pero Cristo Jesús pagó el precio de dicho rescate. Es cierto que no podemos forjar demasiado los usos del término pero simbólicamente todos tienen una aplicación en el sentido espiritual. Cristo Jesús nos libró con su muerte, de una muerte eterna. Equivale decir una separación eterna de Dios con todo lo que ello conlleva. Nos libró de la esclavitud del pecado y de Satanás. Estoy seguro mi amigo que tu no querrás permanecer esclavo del pecado y de Satanás. Por lo tanto debes venir a Jesucristo. Además el sacrificio de Jesucristo nos devuelve la libertad de nuestra alma para poder acudir directamente a Dios.

Cuánto desearías tú tener libertad espiritual.! Esa libertad maravillosa que dice la Biblia la libertad gloriosa de los hijos de Dios. En tanto tú no eres hijo de Dios no puedes conocer ni experimentar la libertad gloriosa de los hijos de Dios y el sacrificio de Cristo nos abrió el camino y la entrada al paraíso. Amigo, quiero despedirme en este día de ti, con las palabras del apóstol San Pedro cuando dijo que recordemos que sepamos que fuimos rescatados de nuestra vana manera de vivir la que heredamos de nuestros padres no con cosas corruptibles como oro o plata sino con la sangre preciosa de Cristo.

Por lo tanto mi amigo acepta hoy, en este momento ese gran precio del rescate y serás realmente feliz.

Las personas amadas. 2/3
¿Qué acontecerá cuando venga Jesús? 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>