La comunión es un débil hilo


Autor: William MacDonald

La recaída es un fenómeno bien típico en la vida cristiana. Un recaído es un verdadero creyente que está fuera de comunión con Dios, debido a algún pecado no confesado en su vida. Cuando un cristiano peca, sigue siendo hijo de Dios. No pierde su salvación, pero sí pierde el gozo de su salvación.

 


DESCARGARLO AQUÍ
PE2130 – Estudio Bíblico
La comunión es un débil hilo 



Hola amigos! Cómo están? Veamos, ¿Qué le sucedió a Bud? Antes de convertirse en cristiano, había sido un marinero borracho y blasfemo. Si alguien le hubiese dicho que alguna vez iba a ser religioso se habría reído y quizás habría lanzado un insulto. Bud trataba de impresionar a sus compañeros marineros con su capacidad para beber licor y con su libertina vida amorosa, pero en realidad era un personaje patético, torpe y tambaleante.

Pero, un marinero del portaaviones no se dejaba impresionar por Bud y su vida desordenada, se llamaba Chuck y era líder de una clase bíblica que se reunía semanalmente en una de las barracas. Él y Bud habían estado juntos en el centro de entrenamiento, Chuck había hablado varias veces con Bud sobre su vida desastrosa y de la necesidad que tenía de Cristo. Aunque la respuesta había sido hostil al principio, y luego con fingido desinterés, Chuck fue paciente y persistente.

Bud se negaba a asistir a la clase bíblica, pues esto habría destruido la imagen que se había esmerado en crear, pero en breves encuentros y conversaciones con Chuck había hecho preguntas que revelaban un sentimiento interior de necesidad.

Una noche, cuando Bud volvía al barco después de haber pasado largas horas bebiendo en Honolulu fue atacado por tres matones, apaleado, robado y dejado inconsciente en un callejón. Lo encontró la Patrulla Costera y lo llevó al barco, donde tuvo que pasar dos días en la enfermería. Al poco tiempo, se encontró con Chuck en el comedor, cenaron juntos y luego fueron a la barraca para conversar. Viendo que Bud estaba ya preparado, Chuck le presentó las buenas nuevas de salvación y luego lo invitó a que se entregase totalmente

Totalmente quebrantado, Bud se arrodilló junto a una hilera de cajas y dijo: «Oh, Dios, he estado hasta ahora en la oscuridad, pero ahora veo la Luz.» Su vida fue transformada. Toda su falsa imagen de hombre duro desapareció. Abandonó varios hábitos impuros casi inmediatamente. Comenzó a asistir a la clase bíblica. Allí aprendió a tener a diario un tiempo devocional. También comenzó un programa sistemático de memorización de las Escrituras. Y comenzó a dar testimonio a sus compañeros.

Al principio era difícil aceptar las burlas, especialmente cuando había un grupo de compañeros alrededor. «El “diablo rojo” -decían burlonamente-, se ha transformado en un “diácono”. Pero por lo general, él no se dirigía al grupo, sino que hablaba personalmente con los compañeros acerca del Señor cuando tenía una oportunidad. Después de unas semanas, las burlas disminuyeron. El cambio en su vida, su consecuente testimonio y su manera de actuar afable y extrovertida le ganaron una cierta medida de respeto.
Durante el resto de su tiempo en la Marina, Bud siguió creciendo espiritualmente. Sucedió a Chuck como líder de la clase bíblica, cuando éste fue trasladado a otro portaaviones. Por medio del testimonio y de la enseñanza de Bud, treinta y cinco hombres en el barco profesaron fe en el Señor Jesús.

Esto fue hace más de seis años. Ahora Bud está en la vida civil, viviendo en Homestead, Arizona. Está casado y tiene dos hijos: un varón y una niña. Trabaja como vendedor para una compañía nacional de aire acondicionado.

Pero, ya no está «ardiendo» para el Señor. Nunca se acerca a una iglesia, tampoco lo hace su mujer, y los niños nunca han asistido a la Escuela Dominical. Bud no tiene amigos cristianos; de hecho, parece evitar a los cristianos tanto como puede.

Hace dos semanas, Chuck tuvo permiso para ir a su casa en Texas. Se detuvo en Homestead para visitar a Bud (había oído que las cosas no iban demasiado bien). Cuando Chuck se detuvo delante de la casa, Bud estaba allí, ocupado con su auto. Se saludaron con verdadera cordialidad, pero algo faltaba. Había una sensación de incomodidad. La vieja confianza había desaparecido. Al cabo de diez minutos, Chuck decidió romper la barrera. -«¿Qué te ha pasado, Bud?»

Bud no contestó; sólo aplastó con el pie el cigarrillo en el piso. Chuck volvió a probar. -Bud, nadie podría decirme que no fuiste salvo aquella noche en la barraca. Bud miró hacia la casa, para cerciorarse de que nadie le escuchaba. Luego, dijo:
-Desde luego, fui salvo… pero estoy alejado del Señor.
«Salvo… ¡pero estoy alejado del Señor!»

¿Qué le había sucedido a Bud?
¿Cómo se apartó del Señor?
¿Podrá volver?
¿Cómo puede hacerlo?

LA COMUNION ES UN DÉBIL HILO

El caso de Bud es un fenómeno bien típico en la vida cristiana, al que se le llama recaída. Un recaído es un verdadero creyente, que está fuera de comunión con Dios debido a algún pecado no confesado en su vida.

¿Qué queremos decir por estar fuera de comunión con Dios? Lo siguiente: Dios es santo y sin pecado. No hay ninguna tiniebla en Él (así nos dice l Jn. 1:5). Para poder andar en comunión con Dios, el creyente debe confesar y abandonar sus pecados, tan pronto como sea consciente de ellos. A fin de cuentas, comunión significa tener algo en común. ¿Cómo pueden dos personas ir juntas en compañía, si no están de acuerdo? ¿Cómo puede uno estar en comunión con Dios si tolera el pecado en su vida, mientras Dios lo condena?

En una familia humana, la comunión significa que los miembros viven felices en compañía. ¡Pero, supongamos que el marido y la mujer se peleen de manera escandalosa! La comunión queda rota. Se asienta una negra nube de resentimiento y de tensión. Y el feliz espíritu de familia queda deshecho, hasta que marido y mujer confiesen sus faltas y se reconcilien.

Y así sucede con la familia de Dios. El pecado quebranta la comunión. El delicado hilo de la comunión se rompe. Y este hilo queda roto hasta que el pecado es confesado y echado a un lado.
Pero, aunque el pecado rompe la comunión, no rompe la relación. En el momento de la conversión, la persona viene a ser hijo de Dios por medio de la fe en el Señor Jesucristo (según Jn 1:12). Esta relación se inicia en el nacimiento espiritual. Nada puede romperla. Una vez que ha tenido lugar un nacimiento, la relación no puede ser cambiada. Es indisoluble.

Por eso, la relación del creyente ha sido comparada con una cadena irrompible, mientras que su comunión es como el filamento solitario de una araña. Cuando un cristiano peca, sigue siendo hijo de Dios, pero desaparece el gozo de la felicidad familiar. No pierde su salvación, pero sí pierde el gozo de su salvación.

Esto puede sucederle a cualquier creyente, en la mayoría de los casos comienza con el descuido de la Palabra de Dios y de la oración. Las presiones de la vida van ocupando el tiempo diario devocional. Al apartarnos de la influencia de la Biblia, dejamos de considerar al pecado como algo grave. Desarrollamos una actitud liberal e indulgente. Las tentaciones dejan de parecer peligrosas; de hecho, la expectativa del pecado se convierte en algo atrayente. Nos gusta pensar en ello. Claro que no tenemos intención de hacer tal cosa, pero pensamos tanto en ello que nos familiarizamos con la idea. Luego jugueteamos, frivolizamos y probamos, y finalmente nos zambullimos (de este proceso nos habla Stg. 1:14 y 15).

La mayoría de los creyentes recaen, en una u otra época de sus vidas. La Biblia nos habla de algunos santos destacados, que permitieron que el pecado quebrantase su comunión con Dios: Lot, Sansón, Noemí, David, Jonás, Pedro y Demas; por ejemplo. El cristiano que cree que a él no podría sucederle tal cosa, está en grave peligro de caída (como se menciona en l Co 10:12).

Todo pecado debe ser confesado ante Dios. Pero, si otros han sido afectados, debemos confesarlo también a ellos (como nos dice Mt 5:23 y 24), y debemos hacer restitución en todos los casos en los que nuestro pecado haya causado una pérdida tangible a otros. En el momento en que hay una genuina confesión a Dios y a los hombres y se ha efectuado restitución, entonces queda restaurada la comunión con Dios, y el Espíritu Santo puede reanudar Su ministerio predilecto: que es mantener al creyente ocupado con las glorias del Señor Jesucristo (como se menciona en Jn 16:14).

El tiempo se nos ha acabado, amigos. Continuaremos con el tema en el próximo programa. Hasta entonces! Bendiciones!

La prueba de la realidad del reino de mil años (2ª parte)
En el país lejano

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>