La Apostasía

Título: La Apostasía

Autor: Herman Hartwich Nº PE1307

¿Sabe usted en que consiste la Apostasía? Descúbralo Escuchando este programa del Pastor Herman Hartwich


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener ocompartírcon otrosPE1307.mp3



Quisiera en esta oportunidad mis queridos amigos invitarles a  reflexionar sobre un tema muy pero muy  delicado quizás para algunos  y podríamos decir muy actual.  Porque está escrito que en los últimos tiempos muchos apostatarán  de la fe. Muchos se apartarán  de la fe y esto es muy triste.

Mi oración es que yo nunca me aparte de  la fe. Pero mi clamor como siervo de  Dios es que ninguno de mis hermanos  se aparte de la fe.  La palabra apostasía significa abandonar las prácticas religiosas  y caer moralmente.

Tiene una connotación espiritual más profunda,  que lo que expresan estas simples palabras.  Significa en realidad que se pierde la comunión  con el Señor, con frialdad  e indiferencia hacia las cosas espirituales.  E incluso el abandonar la fe por completo.

Mis queridos amigos, y mis queridos hermanos, muchos cristianos en este último tiempo  están perdiendo la comunión con su señor.  Están jugando con el mundo.  Están jugando con los deseos de este mundo,  los deseos de los ojos, los deseos de la carne  la vanagloria de la vida.  Como dice la escritura, están apartando a muchos creyentes de la comunión con el Señor.

Está produciendo  esa indiferencia hacia las cosas espirituales.  Es posible que las cosas espirituales están teniendo esa poderosa competencia  de parte de la televisión, de la computación  del Internet; de todas las distracciones de este mundo.  Ahora,  hay diversos grados de apostasía.  Podríamos decir primeramente  el abandono.

Una separación de vida al rechazo  conciente de la verdad de Dios  revelada por medio de su palabra  y de su hijo. Muchas personas son concientes de que su  vida están rechazando la verdad  de Dios. Hoy día las voces del mundo, las voces de Satanás se hacen oír claramente y fuertemente. Y claro,  muchas personas se  vuelven  hacia la palabra de Satanás,  que son palabras de salamería.

Palabras aparentemente dulces.  Palabras de ponderación.  Paralabras en  que las personas llegan a sentirse casi una  autosuficientes. Se auto justifican. No son tan malos. Todo el mundo lo hace.  Todo el mundo piensa así,  y comienzan a abandonar  la verdad de Dios revelada  en la Palabra de Dios y de su hijo Jesucristo. Los porcentajes de las estadísticas  nos indican que muchos cristianos, un alto porcentaje  de cristianos no lee diariamente  la palabra de Dios. Eres tú uno de ellos?

En el segundo grado de apostasía,  es los pecados de la carne, ese  desviarse debido a la lujuria  y la atracción del pecado. Esto significa  inmoralidad, ebriedad, homicidio,  y mucho más. Mis queridos amigos,  mis queridos hermanos en Cristo esta es otra etapa u otro grado de apostasía,  el pecado de la carne  hoy día está incontrolable  el pecado de la carne porque  todo nos está llamando todo  a nuestro alrededor está estimulando  y está llamando poderosamente  cosquilleando a nuestra carne.  Para conducirnos al pecado.  Pero tenemos además otro grado que  son los pecados espirituales, que son los mas comunes entre los cristianos.

Tu mi amigo cristiano, escúchame bien.  en primer lugar podríamos mencionar la indiferencia espiritual  o sea la falta de responsabilidad ante Dios,  y la Iglesia que hace que seamos ineficientes  en nuestra vida y en nuestro testimonio.  Según se dice en las escrituras,  también se debe incluir en este punto, varios pecados  tales como las mentiras, las trampas  las murmuraciones la envidia el egoísmo  los celos, veámoslo nosotros mismos,  si abrimos nuestras Biblias en la epístola a los Gálatas,  capítulo 5 versos 19 al 21,  el apóstol Pablo dice: y manifiestas son las obras de la carne que son:  adulterio, fornicación, inmundicia,  lascivia, idolatría, hechicerías enemistades, pleitos, celos, iras,  contiendas disensiones herejías, envidias, homicidios, borracheras,  orgías y cosas semejantes a estas,  acerca de las cuales os amonesto.  Como ya os he dicho antes que los que practican tales cosas  no heredarán el reino de Dios.  Pero veamos algunas cosas que conducen a la apostasía.  Es muy importante que nosotros vigilemos nuestra vida  cristiana, nuestra vida personal  y que aprendamos de lo que vemos por ahí a nuestro alrededor,  algunas de las cosas que conducen a la apostasía está entre ellas por ejemplo  la decepción por las incongruencias  observadas o imaginadas,  en otros cristianos.

Es muy fácil ver que muchos cristianos  porque miran a otros a su lado  que no son congruentes entre lo que dicen y lo que hacen  entonces lo ponen como un tropiezo para su vida que  en realidad  yo creo que a veces lo usan como  un justificativo para dejar  ir su carne o para dejar ir su vida  al abandono. Mis queridos amigos  muchas veces encontramos esta incongruencia  en muchísimos cristianos.

Muchos jóvenes  han venido a decirme: pastor  usted no sabe mis padres en la Iglesia son una cosa y en casa  son otra. Y, esto produce que esos jóvenes  habiendo conocido la palabra de Dios,  luego abandonen. Pero también tenemos  una relación indiferente con Cristo.  O lo que llamaríamos un seguimiento de lejos.  Y el hacer caso  omiso del lugar que ocupa la vida cristiana  la palabra de Dios, la oración y el testimonio  Ese seguir de lejos.

 Algunos de los discípulos,  siguieron de lejos a Jesús.  Y qué triste fue eso, qué triste fue eso y hay muchos cristianos que hoy están dejando  como dije antes la lectura de la Biblia,  la oración, el testimonio  el deber de congregarse para  adorar juntos como pueblo de Dios,  para aprender de las escrituras para practicar,  el amor cristiano. Pero vamos  pero vamos por alguna de lo que llamaríamos quizá,  la tercera cosa que encontramos que conduce  a la apostasía, y es la ignorancia,  respecto a las verdades o verdaderas implicaciones  de las responsabilidades y de las prácticas espirituales.  Muchas personas ignoran esto. Ignoran la importancia, muchos se conforman con que  voy a la iglesia una vez por semana y canto y tomo el himnario  quizá hasta tomo  Biblias, y en algunas iglesias hay Biblias en los bancos para uso de las visitas,  y hasta usan las Biblias que están para las visitas.  Y escuchan un buen sermón y para toda la semana  les alcanzó, pero eso no es suficiente.

También otra cosa que conduce a la apostasía es la desobediencia,  a la voluntad revelada por Dios a la vida propia  hoy día muchos cristianos lamentablemente,  conociendo la voluntad de Dios para sus vidas,  no la obedecen. Buscan consejos que estén acorde a sus deseos. Solía pasar esto también  en la época Bíblica.  En el Antiguo Testamento muchas personas buscaban que les hablaran  palabras conforme a su gusto.  No palabra de Dios y  siempre había, ha habido y siempre habrá porque lo hay hoy también  hombres y mujeres  que buscan la voluntad. Supuestamente  de Dios pero en realidad ellos buscan que la gente les diga las cosa que a ellos  les gusta.

Y luego tenemos el pecado voluntario  que permanece sin confesión. Demasiados pecados  sin confesar en la vida de los cristianos.  Debemos darnos cuentas que todas las personas  son responsables de sus propios actos frente al Señor.  Y esto implica arrepentimiento y confesión.  Mi querido hermano si tu no te arrepientes  si tu no confiesas tus pecados estás camino a la apostasía,  y quiero en esta oportunidad terminar citando las palabras del gran evangelista Billy Graham  comentando muy acertadamente: Si es usted un verdadero creyente en Cristo estará  en guerra. Los deseos de la carne  la influencia del mundo y del diablo combatirán contra su vida Cristiana. La carne tendrá sus deseos contrario a los del espíritu y habrá un conflicto  constante. El único momento en donde tendrá una paz  perfecta será cuando se entregue a Cristo  en todas las fases de su vida.  Demasiadas personas desean tener un pie en el mundo  y el otro en el reino de Dios y es  como permanecer  ahorcajada sobre una cerca. No se sentirán felices en ninguno de los dos lados.  Por eso entréguese a Cristo. Realmente  y será muy feliz.

 

La Iglesia de Jesús en su última etapa. 3 de 3
El perdón: Una palabra maravillosa

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>