La Actualidad de la Biblia

Titulo: La actualidad de la Biblia

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE927

Herman Hartwich en esta audición estudia el capítulo 1 de Isaías,  vs. 1 al 20. En él destaca 3 puntos fundamentales.

 

I- La queja justificada de Dios. Como padre reclama el  honor, como creador busca el conocimiento con el cual dotó al hombre.

 

II- Descripción de estados: Dios quiere nuestro corazón para limpiarlo, para regenerarlo, para que dé fruto de justicia y arrepentimiento.

 

III- Imperativos del amor de Dios: El Señor los dice con amor, para incentivar al hombre.

Finalmente, llama a los oyentes  a que tomen la decisión de venir al Señor  y de entenderse con él.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE927.mp3



La Actualidad de la Bibilia

¿Saben ustedes que la Biblia es tan actual como lo que estamos viviendo ahora, en este momento? Los hechos actuales no son novedad. La sociedad ya ha pasado por lo que nosotros consideramos como nuevo. Aún las grandes enfermedades del pasado aparecen, dejando desconcertados ahora a los científicos.

Decimos que la Palabra de Dios es la que permanece, en un mundo que pasa. Quisiera invitarle, si usted tiene una Biblia a mano, a que la abra en el libro de Isaías en el capítulo 1.

Podemos ver y encontrar en esta porción algunas cosas muy interesantes; primeramente, vemos la Queja Justificada de Dios.

El Señor, a lo largo de los siglos y de la historia, ha estado reclamando el Honor que se le debe a él como Padre. Como creador, busca el entendimiento y el conocimiento con el cual dotó al hombre. ¿Sabes que has sido creado con la capacidad de conocer a Dios?

Si nos referimos a Israel, podemos preguntarnos: ¿cómo un pueblo tan iluminado, tan favorecido por Dios llegó a ser tan indiferente a él? El mundo está lleno de la palabra de Dios, está lleno de sus obras. El versículo 4 de Isaías dice. ” Oh, gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos. Hijos depravados, dejaron a Jehová, provocaron al Santo de Israel, y se volvieron atrás.”

Acá tenemos tres verbos que describen las consecuencias: Dejaron, provocaron, se volvieron. En una sola palabra. Se distanciaron completamente de Dios. Esto es lo que vemos en este mundo hoy en día. La gente se ha distanciado de Dios, pero…

También podemos ver la descripción de los estados. En los versículos 5 y 6, veamos la condición del hombre natural. ” ¿Por qué queréis ser castigados aún? Todavía os revelareis. Toda cabeza está enferma y todo corazón doliente, desde la planta del pie hasta la cabeza, no hay cosa sana sino herida hinchazón y podrida llaga. No están curadas ni vendadas ni suavizadas con aceite” En el versículo 7, 21 y 23 nos muestra la condición de la tierra a causa el pecado.” Nuestra tierra está destruida y nuestras ciudades puestas a fuego. Vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros y asolada como asolamiento de extraños. Los versículos 21 al 23 nos dicen: “Cómo te has convertido en ramera o ciudad fiel! Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad pero ahora los homicidas. Tu plata se ha convertido en escoria, tu vino mezclado con agua. Tus príncipes compañeros de ladrones, todos aman el soborno y van tras las recompensas. No hacen justicia al huérfano ni llega a ellos la causa de la viuda”.

Estimado amigo, esto es una descripción del mundo actual. Esta es la descripción del día de Hoy. ¿No nos muestra la injusticia, y la corrupción, cómo está la tierra perjudicada por nuestro pecado?

En los versículos 8 y 9 encontramos un remanente. Si Dios no ha destruido todavía a la tierra es porque hay un pueblo que es luz, que es sal, que predica la palabra de Dios.

Si tú estas con vida todavía en medio de este mundo corrupto, es porque hay cristianos que todavía oran por ti; hay todavía cristianos que son sal y luz y te están mostrando el camino de la salvación, el camino de la esperanza. La palabra de Dios nos muestra y describe a la religión. Previo llamado a oír: El que tiene oídos, oiga, si oyeres hoy su voz no endurezcáis vuestro corazón. El señor nos muestra que la religión se ha corrompido. Están tratando de hacer cosas que él no ha pedido, con tal de granjearse la gracia de Dios; quieren comprar su salvación. El Señor les dice. ” hastiado estoy de vuestras ofrendas y de sus sacrificios externos, hastiado estoy de las ceremonias muertas, invención de hombres muertos.

Estimado amigo. Dios no quiere tus sacrificios, Dios no quiere tus ofrendas. Lo que quiere Dios es tu corazón. Él pide tu corazón para limpiarlo, para regenerarlo, para que dé fruto de justicia y de arrepentimiento. Como dice Miqueas, capítulo 6, versículo 8.

En los versículos 16 al 18 de Isaías encontramos los imperativos del amor de Dios. Son 10 Imperativos. No es como si Dios quisiera hacer de nosotros muñecos. El dice esto con amor para incentivar al hombre a buscar a Dios, para motivar al hombre a buscar la limpieza de su corazón. El le quiere dar un empujón. Leamos los versículos 16 al 18.

Mis queridos amigod, acá tenemos una motivación, un ” empujón” que el Señor quiere darte. Te está invitando a abandonar la vida de pecado, a abrazar la vida de pureza, de justicia. A ponerte a cuenta con la vida del Señor. Juan el bautista lo llamaba “arrepentimiento”.

Dios está llamando al hombre para que detenga esa carrera loca en la que va. Para que vuelva a El. Parece que el hombre no puede salir de esa “rosca”, como se dice vulgarmente. Dios te llama para que vuelvas y para que estés a cuenta con él. Estar a cuenta es como decir: entendámonos. Es posible que Dios te esté llamando para ” entenderte con él”. Él está dispuesto a entenderse contigo, El como soberano Señor a quien hemos ofendido puede invitarnos, aunque no tendría que hacernos esta invitación. Dios siempre ha tenido la iniciativa de buscar al hombre para restituirle la felicidad. Si nos arrepentimos de corazón, El cambia todo lo que al hombre le es imposible, El lo hace.

La Biblia afirma que para Dios todas las cosas son posibles. Quizás tú te ves imposibilitado de cambiar la vida, de cambiar las circunstancias, de cambiar la situación en la que vives. Tal vez hay una montaña delante de ti. Dios se perfecciona en las cosas que son imposibles para nosotros.

El nos incentiva y, al final, la voluntad es siempre nuestra. Es tuya y mía. Tu tienes la decisión final en cuanto a Dios, pero El tiene el juicio final en la eternidad.

Estimado amigo, tu voluntad juega aquí un papel muy importante. El te invita. ¿Tienes la voluntad de venir a él? Si tú quieres, oyes, y vienes a El, El te cambiará y te dará una vida nueva.

El apóstol Pablo dice: ” De modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es. Las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas”

Estoy seguro que tu querrás borrar tu pasado. Y comenzar una nueva vida. Efectivamente, esto es lo que hace Dios. Si tú vienes a El, El perdona tus pecados pasados. Los echa tan lejos de ti como el oriente del occidente; los echa en lo profundo del mar y se olvida de ellos. Él te da la posibilidad de comenzar una vida nueva, sobre la base de la fe y el amor de Dios.

Que Dios te bendiga en la decisión de venir a El y de entenderte con El.

Los tabernáculos - Sukkot.
La santidad de Dios (parte 1).

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>