La actualidad de la antigua profecía 3/4

Titulo: “La actualidad de la antigua profecía” 3/4
 

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1034

Jesús es el verdadero juez: El liberará a Israel definitivamente de sus enemigos. El batallará contra aquellas naciones que quieren aniquilar a Israel.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1034.mp3



“La actualidad de la antigua profecía” 3/4

Bienvenido querido amigo, hoy estaremos escuchando sobre La respuesta de la verdad.

En Jueces 11:14-15. 23-24 y 26-27 podemos leer: “Y Jefté volvió a enviar otros mensajeros al rey de los amonitas, para decirle: Jefté ha dicho así: Israel no tomó tierra de Moab, ni tierra de los hijos de Amón … Así que, lo que Jehová Dios de Israel desposeyó al amorreo delante de su pueblo Israel, ¿pretendes tú apoderarte de él? Lo que te hiciere poseer Quemos tu dios, ¿no lo poseerías tú? Así, todo lo que desposeyó Jehová nuestro Dios delante de nosotros, nosotros lo poseeremos. Cuando Israel ha estado habitando por trescientos años a Hesbón y sus aldeas, a Aroer y sus aldeas, y todas las ciudades que están en el territorio de Arnón, ¿por qué no las habéis recobrado en ese tiempo? Así que, yo nada he pecado contra ti, mas tú haces mal conmigo peleando contra mí. Jehová, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón.”

· Querido amigo, querida amiga: El argumento bíblico dice: “Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre” (Génesis 13:15). Y: “Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos” (Génesis 17:8). Dios le ha dado a los judíos explícitamente y como posesión eterna la tierra de Israel, y le ha dado aún más allá de los límites actuales.

· El argumento estadístico dice: Hace aproximadamente 3400 años Israel ocupó la tierra de Canaán, de los pueblos existentes en aquel momento hoy ya no subsiste siquiera uno. Pero Israel aún existe. ¿Entonces a quién le pertenece la tierra?

Desde la dispersión de los judíos a partir del año 70 d. C. hasta el presente siempre hubo una presencia judía en Israel. Los principales lugares fueron: Safed y Tiberias en Galilea y Jerusalén y Hebrón en Judea.

Desde el año 1000 a. C. Jerusalén ha sido la capital de Israel. Sin embargo, nunca fue la metrópolis de un estado árabe/islámico.

Además el primer censo oficial realizado en el año 1844 por parte de los turcos, constató que en el país la presencia judía era mayor que la de los musulmanes y cristianos: 7120 judíos, 5000 musulmanes y 3390 cristianos.

Tampoco podemos olvidar que el 29 de noviembre de 1947 a través de una clara determinación de la asamblea de las Naciones Unidas se le aseguró esta tierra a los judíos con una mayoría de dos tercios.

Ahora bien: Jefté le respondió al rey de los hijos de Amón con otra pregunta: “Cuando Israel ha estado habitando por trescientos años a Hesbón y sus aldeas, a Aroer y sus aldeas, y todas las ciudades que están en el territorio de Arnón, ¿por qué no las habéis recobrado en ese tiempo?”. De la misma manera podríamos hoy día preguntar a Jassir Arafat, Mahmoud Abbas, Mubarak y otros: 

· ¿Por qué Jerusalén no es mencionada en el Corán?

· ¿Por qué si Jerusalén es tan importante nunca fue la capital de un estado islámico?

· ¿Por qué se persiguió a los judíos aún mucho antes de estar en su propia tierra?

· ¿Por qué en 1948 los árabes exhortaron a sus compatriotas a abandonar Israel y desde entonces los han mantenido en campos de refugiados?

· ¿Por qué los árabes rechazaron la propuesta de la ONU en 1947 de dividir a “Cisjordania” en un estado judío y árabe?

· ¿Por qué recién en 1967 la minoría árabe en Israel comenzó a declararse parte del pueblo palestino?

Jefté le replicó al rey de los hijos de Amón: “Así que, yo nada he pecado contra ti, mas tú haces mal conmigo peleando contra mí. Jehová, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón” (Jueces 11:27).

El mundo árabe hizo al menos tres intentos de destruir totalmente a Israel para limpiar al país de los judíos: En 1948 (guerra por la independencia), en 1967 (guerra de los seis días) y en 1973 (la guerra de Jom Kippur). Tan sólo tres meses después de la guerra de los seis días se resolvió, en la cumbre árabe en Jartum (Sudán) – El NO reconocimiento de Israel – NO a las negociaciones con Israel.

El mundo no quiere aceptar estos hechos, que han sido distorsionados por los árabes y los palestinos. Israel una y otra vez es presentado como el agresor y la potencia ocupante. En realidad sucede justamente lo contrario: El islam le hace la guerra a Israel. Pero llegará el día del Señor, en el cual él aparecerá como juez y sacará toda la verdad a la luz.

Veamos estimado amigo, la Profecía que apunta hacia Jesucristo.

En la historia de Jefté se trazan las siguientes líneas proféticas, que señalan hacia el Hijo de Dios. Jesús, el verdadero juez, sacerdote, rey y profeta. Los jueces de Israel liberaban al pueblo de los opresores y les daban la victoria sobre el enemigo, que una y otra vez volvía a atacar. Jesús es el verdadero juez: El liberará a Israel definitivamente de sus enemigos. El batallará contra aquellas naciones que quieren aniquilar a Israel. Los sacerdotes oficiaban como mediadores entre Dios y el hombre. Jesús es el verdadero sumo sacerdote, el mediador entre Dios y el hombre (1 Timoteo 2:5; Hebreos 9:15). Los reyes debían procurar que Israel fuera un reino justo y derecho. Jesús es el rey verdadero. Cuando regrese traerá a Israel el reino en el que gobierne la justicia y la paz eterna. Los profetas exponían la palabra y llamaban al pueblo a reconciliarse con Dios. Jesús es el profeta verdadero. Ya Moisés se refirió a él cuando dijo: “Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis”. Jesús es el profeta que llama a su pueblo hacia sí y que va a exponer la palabra de Dios, pues él mismo es la palabra. Cuando Jesús reine en Israel sobre esta tierra, dice la palabra que toda la tierra, el mundo entero, estará lleno del conocimiento de Dios.

Jefté fue nombrado juez de Israel, lo cual es una imagen profética del Señor Jesús quien será el verdadero juez de Israel.

El regresará y luchará a favor de Israel, tal como se sugiere en Jueces 11:27: “Jehová, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Amón.” Jesús sacará a luz la justicia, nadie podrá escapar de ella.

Pero Jesús no sólo juzgará a las naciones, sino que como Mesías también juzgará a su pueblo Israel. El dirá el veredicto.

Estimado amigo, estimada amiga es así como finalizamos esta audición. Deseo que juntos nos podamos encontrar en el próximo programa.

Que Dios le bendiga ricamente.

La actualidad de la antigua profecía 2/4
La actualidad de la antigua profecía 4/4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>