Jubilado – ¿Y ahora?

Título: Jubilado  ¿y ahora?

Autor: Abel López
TA92

Abel López nos cuenta cómo es que está pasando su tiempo de jubilación y cómo ha encontrado un montón de cosas para hacer que ocupan ahora su tiempo. Muestra la diferencia entre un jubilado cristiano y otro que no tiene la misma fe que él.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:ta92.mp3



Sandra: Muy bienvenido querido amigo, a temas de actualidad en este caso tenemos un invitado que nos va a hablar de un tema que para muchos es muy actual porque tiene que ver con su etapa actual de la vida para otros, quizá pierda actualidad porque lo verán como muy pero muy lejano, estamos hablando del tiempo de la jubilación o de abandonar el trabajo habitual para percibir la seguridad social por la que tantos años se estuvo apostando y aportando. Por eso tenemos un invitado que ya ha transitado o está transitando esta etapa nos referimos a Abel López, muy bienvenido Abel.

Abel: Muy bien muchas gracias Sandra y espero poder aportar algo positivo, a mi me gusta buscar en el diccionario la definición de las palabras, y buscando la palabra jubilación dice que es acción de jubilar, o jubilarse dice haber pasivo que percibe la persona jubilada. Y yo pensaba, esto es algo muy bueno, muy lindo recibir dinero por no hacer nada. Aunque ya se pagó por durante tanto tiempo el aporte para luego después que esté sin trabajar poder recibir ese dinero.

Sandra: La idea es un ahorro durante toda la vida para después recibirlo en la vejez no?

Abel: Exactamente. Hablábamos que claro, no es lo suficiente a veces para poder enfrentar todos los gastos que uno tiene porque se va al 50% en algunos casos de lo que uno gana no?

Sandra: Por lo menos así es acá en el Uruguay…

Abel: Si, acá en el Uruguay. Pero bueno, de cualquier manera es una nueva etapa en la vida que hay que venir haciéndose a la idea de cómo uno la va a enfrentar. Nosotros como cristianos tenemos una perspectiva diferente que la gente común que no conoce a cristo o que no tiene esta fe que tenemos nosotros. Yo soy jubilado de la Intendencia Municipal de Montevideo, durante 27 años trabajé en tránsito. Y muchos compañeros míos que tenían también la opción conmigo de jubilarse porque hubo un período especial donde teniendo la edad y los años salía muy rápidamente la jubilación, no quisieron hacerlo porque ellos no tenían en qué gastar su tiempo. Porque se iban a aburrir. Hablando con una persona que es entendida en el tema, me decía que las personas se institucionalizan que si no es en el trabajo no tienen otro ámbito en el cual puedan desarrollarse. No tienen amigos, no tienen ningún lugar en donde desarrollarse y entonces lo único es que ellos viven para el trabajo no?

Sandra: A veces se pasa más horas en el trabajo, que en la familia que en cualquier otro lugar no?

Abel: Claro, yo le contaba a Sonja de un Señor que a los 70 años, es obligación irse y pidió 2 años más de prórroga, y falleció a los 73, así que solamente un año, disfrutó de la jubilación. Y yo pensaba ese no es el todo en la vida, vivir toda la vida trabajando para después morirse. Esta etapa de mi vida que yo estoy enfrentando es tal vez la mas linda, al ver los hijos crecidos, las nietas y tener el tiempo disponible para hacer una cantidad de cosas que antes no las podía hacer. Entonces es un tiempo muy bueno, y también le comentaba a Sonja que me acordaba del texto que dice Pablo, que aunque este, nuestro hombre exterior se va desgastando no obstante el interior se renueva de día en día. Y aunque experimentamos en nuestro físico, los achaques de nuestros años, sin embargo interiormente tenemos una vitalidad muy grande para poder trabajar en las cosas que nos gusta hacer no?

Sandra: Estaba pensando que esta etapa de la vida para muchos es vivido como un tragedia, con angustia, con todo ese temor de qué voy a hacer también los familiares a veces dicen, bueno se jubila, ahora si que se va a poner rezongón, porque a lo que está a aburrido no va a saber qué hacer va a querer mandar y va a distorsionar todo. Y bueno, qué consejo podemos dar?

Abel: Bueno, yo en ese caso estoy solo en casa porque Tere, mi señora trabaja, mi hijo Pablo se casó hace poquito, Natalia está en la Radio allá afuera viene los fines de semana así que estoy prácticamente solo y no tengo con quien renegar pero sí hay casos en que uno escucha que estando él en la casa es un problema pero yo no se, creo que aunque hubiera gente en casa a mi me gusta mucho leer y escribir y siempre tengo un montón de cosas para hacer asi que no creo que fuera problema convivir con algún familiar más en mi casa si lo hubiera, porque, no lo creo.

Sandra: Empezaste a prepararte para esta etapa antes de dejar el trabajo.

Abel: Si, yo siempre pensaba en tener tiempo para hacer cosas que trabajando no se puede, tu sabes que los campamentos y todas esas cosas requieren mucho tiempo. No? Y entonces, gracias al Señor ahora puedo tener ese tiempo. También recibí la invitación para ir a proyecto misionero Patagonia, estuve casi un mes en la Patagonia argentina, trabajando allá con los hermanos y eso es importantísimo porque uno se siente útil todavía. A pesar de que la edad va haciendo su trabajo sin embargo me encantó el poder ser útil y de ayuda a algunos otros no? Hay reuniones de todo tipo, hasta hablé en una reunión de damas.

Sandra: Estaba pensando en que ser jubilado no quiere decir ser desechado.

Abel: Si, esa es la idea que tiene la gente que cuando se jubila deja de ser alguien útil, y sin embargo encontrando el lugar en donde desarrollarse es maravilloso poder tener el tiempo disponible. Yo siempre fui muy puntual y siempre corriendo para marcar la tarjeta y ahora que no tengo ese régimen esa obligación está buenísimo no? Uno encuentra tiempo y yo no me aburro.

Sandra: Siempre de Vacaciones o algo así?

Abel: Si. Siempre de vacaciones, es buenísimo. No se la gente que no tiene la fe que tenemos nosotros tal vez sí, se haga la pregunta si me jubilo qué hago. Hay personas que como ya decía, no tienen un ámbito para el cual desarrollarse. No se sienten útiles, y en la Iglesia está buenísimo que siempre hay algo para hacer, visitas, no sé, cantidad de cosas que nos insumen tiempo, y…

Sandra: Vamos a enumerar algunas de esas cosas que pudiste hacer en este tiempo…

Abel: Si, una de las cosas que yo quería hacer y nunca podía era la visitación, especialmente de los más ancianitos. Parece que la gente con el ir y venir se olvida, de estas personas y bueno he podido visitar a unos cuantos y no solamente me siento feliz al hacerlo sino que uno ve el agradecimiento de ellos luego que uno se está por ir te repiten varias veces, gracias, gracias. Por haberte acordado, por haber venido y eso es gratificante también yo en otro tiempo no lo podía hacer porque el trabajo insume mucho tiempo, pero es algo lindo. Después el campamento. El campamento es algo que yo quiero mucho, allá en Antoniópolis, en la Paloma, en el alfa…

Sandra: Si es un lugar para realizar campamentos… en la costa de Uruguay, por allá en la zona oceánica,

Abel: Si, es un hermoso lugar, La Paloma. Tenemos ahí un predio muy lindo y siempre hay algo para hacer yo me voy con mis herramientas y qué se yo hago de todo, arreglar las rejas, las camas y bueno, eso también lo he tomado como por ejemplo ahora en febrero que le damos licencia al casero, a Luis yo estoy allá. Hablando de eso, justamente cuando yo me jubilé el 27 de diciembre de 2005, y hablando con una prima de mi Señora, que es doctora me dijo que yo había hecho lo que justamente lo que los doctores prescriben para los recién jubilados tomarse un mes de estar en un lugar aislado, solo, tranquilo, y yo sin saber lo que estaba haciendo me fui todo un mes, el mes de febrero allá en el campamento salvo 2 o 3 días que fue Tere yo estuve solo allá, buenísimo porque tuve tiempo de observar el mar, las aves, de escribir, de leer de hacer trabajos manuales también pero como una época de adaptación, estuvo muy bueno, de orar, de preparar mensajes, fue un tiempo muy lindo y después me vengo a enterar que dicen los doctores que eso es lo ideal.

Sandra: Lo aconsejado.

Abel: Lo aconsejado.

Sandra: Estamos en tiempo ya de terminar pero quería preguntar, hablando de la jubilación, de las cosas cristianas no existe una jubilación no?

Abel: no la Biblia no habla de jubilación. Ami me encanta lo que dice Salomón que ha sido un hombre muy sabio y él da un consejo mejor dicho para los jóvenes y les dice en eclesial tes 12:1 al 7, Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; y empieza a habar allí de lo que es la vejez, una cantidad de ideas de lo que es el irse envejeciendo en una forma muy poética pero va hablando de cómo la persona va   envejeciendo y se ve privada de cantidad de cosas. Es un escrito muy poético pero que describe la realidad.

Sandra: Y el deterioro físico no?

Abel: Y el deterioro físico es muy poético pero es una realidad, y cuando uno va a visitar a una persona muy ancianita y la ve titubear para subir un cordón o para bajar, no se si te fijaste allí dice la Biblia que tendrá temor de las alturas, aún de 20 cm, bueno que cesarán las hijas del canto hablando de las cuerdas vocales uno pierde o no canta tan lindo como cuando uno era joven y bueno, es una descripción de algo que es inevitable. La vejez viene pero si uno se entra a desmoralizar, o a preocupar yo creo que se acelera el proceso. Yo he tenido algunos achaques pero yo le decía a Sonja que tengo un proyecto, no sé cuántos años de vida me dará el Señor, tengo proyectos para muchos años,.

Sandra: Dios quiera que sean muchos los años que el Señor te de sobre esta tierra y si no son muchos si son pocos que puedan ser bien aprovechados y haciendo lo que Dios quiere.

Como espresar amor en el matrimonio (2 de 2)
Cómo expresar amor en el matrimonio II 1 / 2

2 pensamientos acerca de “Jubilado – ¿Y ahora?

  • 22 abril, 2017 at 07:37
    Permalink

    Hola soy de Colonia Uruguay tengo 65 años y no se que hacer con mi vida desde que me jubile hace 2 años saludos

    Responder
    • 24 abril, 2017 at 16:28
      Permalink

      Estimada Nora

      Gracias por comunicarse con nosotros. Le animamos a que si asiste a una iglesia, se involucre en tareas que tal vez nadie tiene tiempo de hacer y son tan valiosas como la visitación, la intercesión. Siempre la visita a un hermano, amigos es bienvenida cuando es para edificar, animar y alentar a seguir en los caminos del Señor. A veces una visita de unos minutos es suficiente para dar aliento a aquellos que están pasado por dificultades o alguna prueba. Puede hacerles sentir que el Señor está siempre y que usted está intercediendo por ellos. También existen actividades programadas para personas jubiladas en los centros comunales como cursos o actividades físicas que pueden ayudarla a seguir desarrollándose, porque aún hay mucho por delante.

      Si todavía no asiste a una iglesia, le animamos que busque una que se centre en la Palabra de Dios, en trabajar en la relación que podemos tener con Jesús, nuestro Salvador.

      Hay muchos ministerios que necesitan de algún tipo de ayuda, ya sea manual, orando o involucrándose de alguna manera.

      Le animamos que esta etapa que está viviendo sea muy productiva, y lo será siempre y cuando el Señor vaya delante nuestro!

      El Señor la bendiga!

      Alejandro
      LlamadaWeb.org

      Responder

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>