Jesús Vio la Fe de Ellos

Jesús Vio la Fe de Ellos

Autor: Herman Hartwich

  Herman ha preparado una nueva reflexión sobre la especial mirada de Jesús.

 


DESCARGARLO AQUÍ
PE1966 – Estudio Bíblico
Jesús Vio la Fe de Ellos



Les saludos mis queridos amigos! Es muy bueno estar pensando en las cosas que sí importan en la vida. Hay cosas importantes como lo laboral, lo profesional, y ello es poder estar bien. Muchas personas en estas áreas están bien, pero no están bien consigo mismos, y mucho menos con aquel a quien tendremos que dar cuentas.

Sé que muchos de ustedes me expresarían el deseo de acercarse a Jesucristo o conocerle un poco más pero, siempre por H o por B, como se dice habitualmente, algo se ha interpuesto. Sin lugar a dudas el enemigo pone muchos obstáculos: la familia, el trabajo, los amigos, a veces la enfermedad, problemas que surgen a nivel personal, a nivel familiar, y, muchas veces tomamos estas cosas como excusas. Pero siempre habrá algo que nos estorbe para ir Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.

En búsqueda de Dios – Necesitamos urgentemente a Dios. Y sin él nuestra vida corre un serio peligro. Solo en Dios vamos a encontrar soluciones para nuestros problemas, para nuestras enfermedades, pero para el problema mayúsculo de nuestra vida eterna.

En el evangelio de Marcos, capítulo 2 vemos un incidente que dice así:

Jesús llegó a Capernaúm – Hay que aprovechar cuando Jesús está cerca. Hay situaciones propicias. Como este momento en el que estás escuchando la radio. Capaz estás caminando por la calle y te encuentras con una reunión al aire libre, o ves un cortejo fúnebre o la puerta de un templo abierto. Porque nos ponemos a pensar en el gran misterio de la vida y la muerte. O de nuestro futuro y de cómo vamos a reaccionar nosotros. Y no siempre vamos a tener este tipo de oportunidades.

La multitud se juntaba para escuchar – Sin duda la gente tiene la necesidad de escuchar a Jesús. ¿Tienes la necesidad de escuchar a Jesús en este momento?
Este paralítico, enfermo no podía movilizarse para escuchar a Jesús, pero sus verdaderos amigos, esos llevaron a su amigo a lograr el objetivo. Él quería ver a Jesús, y no podía, pero confiaba que Jesús podría sanarle. Dios le proveyó de esas cuatro personas que le alcanzaron hasta allí, donde estaba Jesús. Si tu quieres verdaderamente conocer a Jesús, él te proveerá de gente que te va a dar una mano, gente verdadera que te va a llevar a lo correcto, no a lo equivocado. Y debes tener cuidado, porque muchos se aprovechan de nuestra necesidad. Lucran con nuestra necesidad. Muchos quieren sacar ganancia de nuestras necesidades y debilidades. Muchos lucran con las necesidades espirituales, y emocionales de la gente. Pero, hay buenos amigos, que llevan el verdadero evangelio de Jesucristo. No es que haya otros evangelios. Hay uno solo. Pero hay quienes falsifican el evangelio.

Otro obstáculo – estaba todo lleno. La multitud no los dejaba pasar. Pero ellos no se desanimaron. Cuando una persona necesita de Jesús no hay nada que los desanime. Ellos estaban dispuestos a todo ya que subieron al techo, abrieron la azotea; seguramente levantaron las tejas, y allí se encontraron encima de donde Jesús se encontraba hablando sobre la casa. Jesús se alegró cuando vio la fe de ellos. Jesús se asombró al ver la fe de ellos, así como pasó también con otros.

La fe – la fe es la confianza en Dios, en su Palabra. En el libro de Hebreos dice justamente esto. Jesús se interesa primero en la necesidad de tu alma. Aquí vemos en este incidente que le dijo: “Hijo tus pecados te son perdonados.” Dios se preocupa primero por el estado de tu alma. Se preocupa por la relación tuya con Dios. En cuanto al cuerpo, estamos aquí de forma temporal, pasajera. La sanidad es buenísima y el señor tiene el poder para poder sanar pero eso no es lo fundamental, no es lo esencial en la vida. Primero hay que estar bien con Dios. De nada sirve tener buena salud si no estoy en comunión con Dios. Puedes disfrutar de esa salud? El paralítico fue sanado de su enfermedad porque Jesús premió su fe, premió su confianza, pero a su vez le mostró a la gente que él tiene autoridad no solo para perdonar pecados sino que también para sanar.

Muchas personas dicen que aman a Dios, que tienen fe en él pero no hacen nada para demostrarlo. Debemos esforzarnos para acercarnos a Dios. Debemos esforzarnos porque no siempre tendremos la oportunidad. No sabes qué dará de sí el día de mañana, tampoco sabrás si despertarás. Si este es el momento en el que él te está hablando, entonces, dile que reconoces que sos pecador. Y pídele que limpie tus pecados que te haga un hijo suyo y que te llene con su Espíritu Santo. El Señor lo hará y te dará grandes bendiciones.

El Cristiano y la Ley (4ª parte)
Acercándonos al Fin

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>