Ir a Jesús quien te da paz

Autor: Herman Hartwich

La filosofía, la religión, el libertinaje, son caminos que al hombre le parecen caminos de paz, pero solo son caminos de perdición. Solo Jesús puede transformar la vida de las personas y darles la verdadera paz.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1783 – Estudio Bíblico – Ir a Jesús quien te da paz



Reciban todos ustedes un caluroso saludo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, deseando que tengan la facultad de poder recibir tanta bendición como la que Dios quiere darle. Muchas veces decimos desde este lugar, que en la Biblia se nos insta a escuchar a Dios, su plan, sus palabras. Y no nos cansamos de repetirlo.

Y esta es la salida para el problema tuyo, para el problema mío; para el problema de toda la humanidad. A pesar de todo el bien que Dios quiere para todos nosotros el hombre vive de espaldas a él.

Salomón dice que los hombres en su insensateztuercen su camino y luego contra el Señor irritan su corazón. Y es así: hacemos lo que se nos canta la gana y luego, cuando nos va mal nos enojamos con Dios. Dios no tiene la culpa de nuestros errores, de nuestras malas decisiones.

Jeremías, capítulo 29 verso 11, dice:porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de ustedes dice el Señor. Pensamientos de paz y no de mal. Para darles el fin que esperan.¿No es acaso esto lo que queremos? ¿No es acaso paz, lo que estás buscando? Dios en este momento quiere darte paz. La gente no tiene paz, y esto es lo que cada día escuchamos. Si esto buscamos entonces ¿por qué buscarlo en otro lado que no sea en el señor? De hecho, él es el único que afirma tener la voluntad de dar paz a las personas. ¿Por qué oír rivales baratos que cuestan caro? Cuando no escuchamos a Dios, es pérdida total. ¿Cuáles son los ribales de Dios a los cuales la gente recurre, a los que la gente presta oído, a quien la gente se entrega para experimentar la decepción total después de un tiempo? Es posible que tú hoy te identifiques con algunas de estas situaciones.

LA RELIGIÓN; no trae paz permanente ni verdadera a nadie. La religiosidad a través de los siglos ha sido un intento del hombre por alcanzar el equilibrio total en base a nuestra manera de razonar y de actuar, oyendo la sutil voz de Satanás que instó al hombre desde el principio, a confiar en sí mismo.

En los primeros capítulos del Génesis, en la Biblia, cuando el Diablo tienta:“…porque seréis como Dios sabiendo el bien y el mal…así es como la gente se siente seducida. El diablo dice algo que no es lo que Dios dice. A veces son medias verdades, y como sabemos, las medias verdades son mentira.

Nicodemo, el religioso, es un caso magnífico. En el evangelio de Juan, capítulo 3, se nos registra este incidente con Nicodemo que era un doctor de la Ley, que, era un fanático religioso. Él era exigente consigo mismo y con los demás. Él era muy entregado hacia su religión. Y, a su vez, era una persona muy necesitada de escuchar al Señor. Él fue para escuchar la Palabra de Dios. Ahora, ¿tendrás el valor de enfrentarte a Jesucristo y reconocer que tu religiosidad no te llena?

Este hombre era ya un hombre anciano, y posiblemente tenía más de 70 años para ocupar el lugar que él ocupaba. Y él le prgrauntó Jesús cómo tení que hacer para poder nacer de nuevo y para entrar en el reino de Dios. La religión a lo largo y ancho de su vida no le había dado paz, ni seguridad de la relación con Dios.

EL LIBERTINAJE. Existen aquellos que creen que la felicidad se encuentra en todo aquello que le proporciona placer a la persona. En la promiscuidad, en el adulterio, en la fornicación. En los vicios de toda índole tampoco hay felicidad. Hay mucho menos paz en todo esto. Hay infinidades de personas que han probado el libertinaje para engañarse a sí mismo. De hecho la Biblia lo afirma: No hay paz para los impíos.

Lo vemos en la vida de la Mujer Samaritana, relatado en el capítulo 4 de Juan. Ella era una mujer que ya había tenido 5 hombres distintos, y, el que ahora tenía no era su marido. Y era una situación tremenda de adulterio. Pero ella estaba deseosa del agua que satisface permanentemente. Ella abrió su corazón a Jesucristo porque estaba harta del libertinaje. Ella estaba harta de ese tipo de vida.

Otra mujer que estaba harta del libertinaje, es María Magdalena. A nuestros ojos y a los ojos de Dios ella estaba viviendo mal se enfrenta a Jesús y él obra en ella un milagro: la libertó de aquella vida de pecado y de la posesión demoníaca. Ella fue puesta en orden. Ella ha pasado a la posteridad por su servicio.

LA FILOSOFÍA. Muchas personas buscan la paz y la felicidad en la Filosofía. Eso tampoco puede porque son Palabras y Palabras. Hablan y hablan sin llegar a nada.

En el evangelio de Juan Capítulo 12:20, dice que unos griegos buscaban a Jesús. Esto es muy interesante. Cuando Pablo estuvo en atenas, dice que había para todos los gustos. La cuna de la filosofía es Grecia. Tenían muchos dioses; por millares. Pero ¿Por qué buscaban a Jesús? Ellos cada día querían escuchar algo nuevo. Evidentemente ni la idolatría, ni la filosofía, les satisfacía.

UN GRUPO CRISTIANO. Estar en un grupo cristiano ni andar con ellos, ni como ellos porque muchas personas aprenden a comportarse como cristianos, y se involucran en un movimiento cristiano pueden obtener verdadera paz. Simón, el mago el no fue una persona que se había convertido genuinamente a Dios y él estaba con los discípulos. Parecía uno de ellos. Pero, no lo era. Eso no trae paz verdadera.

Solo escuchar a Jesús, y arreglar tus cuentas con él, te traerá paz. Las palabras de San Pedro cuando son registradas en el evangelio de Juan Capítulo 6, verso 68, dice cuando Jesús les dijo que muchos se estaban volviendo atrás, la gente le daba la espalda y entonces pregunta: Ustedes quieren irse también? Entonces Pedro le dice en el versículo 68: Señor: ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna

Amigo, amiga, a quién va a ir, si no es a Jesucristo? Él es la única opción segura y hoy tú tienes la capacidad de levantarte y decidir: IR A JESÚS.

2010 – El año de las catástrofes (5ª parte)
El Rico Pobre

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>