Insensatos por Amor a Jesús (3ª parte)

Insensatos por Amor a Jesús

(3ª parte)

Autor: Marcel Malgo

El mensaje del profeta Oseas es el del increíblemente paciente amor de Dios. Usted quedará asombrado con los aspectos personales, que tienen que ver con nuestra vida, que serán mencionados en este estudio. Se tratarán temas específicos que nos conducirán, cada vez, a un nuevo desafío.


DESCARGARLO AQUI :
PE1573- Estudio Bíblico
Insensatos por Amor a Jesús (3ª parte)



> Hola amigos, les saludo cordialmente, y les invito a recordar que en este capítulo 9 de Oseas, estamos hablando de estar preparados para ser insensatos por amor a Cristo, lo cual no significa que debamos comportarnos como insensatos. No deberíamos exhibir una exagerada devoción, los cual, tal vez, produzca daños irreparables. Sin embargo, esto es lo que sucede cuando uno quiere ser más devoto que Jesucristo mismo.

Jesús fue considerado un insensato y por eso lo insultaron.

Pero, Él no se dejó desconcertar sino que, con perseverancia, siguió con su misión: ¡rescatar a los perdidos! Él se preocupó por las personas con un amor inefable. Un amor que no huía de los cobradores de impuestos, de las prostitutas, ni de los pecadores, es decir, de los más despreciados entre el pueblo.

Vamos a continuar hoy con:Algunos ejemplos prácticos

A veces escuchamos a los creyentes decir: “¡No puedo ir al casamiento de mi hija, ella es incrédula y eso va a ser una cueva de pecadores!”, o:”Mis nietos van a ser confirmados en la iglesia católica, imposible que yo pueda participar…”, y así sucesivamente. Al pronunciar este tipo de declaraciones, muchos cristianos corren el peligro de destruir mucho, o de estar cerca de cometer una acto destructivo, a causa de una devoción carnal mal entendida.

Ellos mismos no se dan cuenta, por decirlo de alguna manera, que se comportan como insensatos. Ya que sus parientes inconversos seguramente no dirán: “Esta persona es consecuente en su vida de fe”, sino que, seguramente, manifestarán incomprensión.

¿Por qué Jesús podía convencer a la gente incrédula a que creyera? En primer lugar, porque poseía un poder especial; pero, además, se dirigía a ellos con amor dando, de esta manera, su testimonio, de modo que muchos le entregaron su corazón y su vida. Por favor, comprenda bien esto: Él nunca se hizo partícipe de sus pecados, para Jesús los límites eran claros; pero sí se hacía partícipe de sus corazones; siendo esto ¡una gran ventaja!

Lo mismo debería suceder en nuestras vidas: ¡si algo es claro en la fe, es que no podemos participar de todo y que debemos decir que no a ciertas cosas; pero, no nos olvidemos, que deberíamos amar a las personas como son!

En la práctica, esto podría verse de la siguiente manera: “Sí, voy a ir al casamiento de mi hijo incrédulo; lo voy a estrechar en mis brazos y le voy a desear lo mejor; y voy a beber un vaso de vino con él. Pero ya no voy a estar cuando la fiesta se degenere en un festín escandaloso; cuando el nivel de la fiesta baje drásticamente; o cuando se empiecen a comportar de manera pecaminosa”.

Si trata de vivir así, entonces nunca cerrará definitivamente la puerta al corazón de sus seres queridos. Cuántas veces los padres se hunden en una profunda tristeza porque se ha roto la comunicación con sus hijos. Sin embargo, si conocemos un poco las causas, sacamos como conclusión que fue a causa de las faltas agravantes, y de las decisiones equivocadas que se han tomado a lo largo de los años.

Si tiene personas incrédulas en su familia, entre sus parientes o en su círculo de conocidos, entonces, por favor, considere lo siguiente:

Preocúpese de que sepan que usted cree en Jesucristo y que Él le dio vida eterna.
Procure también informar a estas personas acerca del significado de su fe. El significado de creer en Jesucristo; el significado que tiene la sangre de Jesús y el Gólgota; el significado de la vida eterna.

Cuando las personas incrédulas en cuestión tengan conocimiento de su fe y su significado, entonces, por favor, no empiece a llenarlos de sermones, o a“matarlos con sermones”.

¡Nunca ignore o deje a un lado a las personas inconversas, debido a que su “devoción” se incomoda en presencia de ellos!

¡Haga lo que hizo Jesús! Leemos en Marcos 2:15:“Aconteció que estando Jesús a la mesa en la casa de él(en la casa de Leví, el cobrador de los tributos públicos),muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús…”
Ore cada día por estas personas, construya un muro de oración alrededor de ellos. Leemos en el libro de Santiago:“La oración eficaz del justo puede mucho”(Santiago 5:16).

¿Cómo podemos llevar a la práctica el ejemplo de Jesús:“Aconteció que estando Jesús a la mesa… muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús…”?

¡Si, por ejemplo, ve que su esposo, el cual es inconverso, está mirando un partido de fútbol en la televisión, deje que lo vea! – ¡y mientras él mira el partido, llévele a su sillón una cerveza, si es que le gusta!

O si su esposa inconversa desde hace tiempo anhela participar en un curso de manualidades, entonces encamine todo para que lo pueda realizar.

Si sus hijos inconversos, en la adolescencia, desean ir un día al “Parque de Diversiones”, entonces, por favor, no se los impida. ¡Págueles un día entero en el mismo ¡Si vive de esta manera, se sorprenderá de todo lo que pueda pasar!

Ahora, al igual que antes, seguirá siendo un insensato por amor a Cristo, ya que para los demás su fe sigue siendo una necedad. Pero, si demuestra su amor hacia los demás, entonces habrá empezado a sembrar la semilla que algún día, con seguridad, germinará!


¿Qué hacer cuando alguien tiene que sufrir a causa de las personas incrédulas?

Veremos brevemente un problema serio. Existen casos en los cuales el cristiano sufre a causa de las personas incrédulas, a tal extremo que a veces no sabe qué hacer. Por ejemplo, puede suceder, lamentablemente, que el esposo incrédulo golpee a su esposa creyente. En ese caso, de nada sirve darle a ella una palmadita en la espalda y decirle:“Bueno, tienes que portarte bien ahora y ser insensata por amor a Cristo”.Éste sería un remedio demasiado amargo. ¿Qué hacer en un caso como ése? – ¡He aquí tres respuestas posibles!


Primero: Tenga presente que todo sólo puede llegar hasta el punto que Dios permite. Muchas veces le resultará muy difícil; tal vez por algunos días sienta que el sufrimiento casi la aplasta y que ya ha perdido toda esperanza. Pero aun así, puede tener la certeza de que su sufrimiento está bajo el control equilibrado y total de Dios. Esto significa que nunca llegará al punto en el que no logre sobrellevarlo, o que no lo pueda vencer. Sino que, como está escrito en 1 Corintios 10:13:“… fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.

Créame, nunca se hundirá por completo. ¡No, porque el Señor guarda la medida exacta! Referente a esto tenemos un magnífico pasaje en la Biblia: “Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador, que día tras día sobrelleva nuestras cargas” (así nos dice el Salmo 68:19, en la NVI). Pedro, en relación a esto, dice:“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos…”(2 Pedro 2:9). ¿No es esto alentador? ¡Aférrese a esta maravillosa verdad: el Señor regula la medida de su sufrimiento! ¡No está abandonado a su destino, sino a un Dios piadoso!


En segundo lugar: ¡Si Usted ya no sabe qué hacer a causa de que sus familiares incrédulos lo acosan demasiado, entonces piense en Jesús y en lo que Él sufrió! La carta a los Hebreos dice en el cap. 12, vers. 2, acerca de Jesucristo,“el cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio”.Y, en el versículo siguiente, se nos exhorta: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar”.

¡Así que si se encuentra en grandes aprietos y el ánimo lo está abandonando, como dice la carta a los Hebreos, puede pensar en Jesús, el que “sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo”! Cuando sufra, piense en Su sufrimiento; o como dice el apóstol Pablo, en 2 Tesalonicenses 3:5:“Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo”. ¡Si usted hace esto de manera consciente, tiene un gran potencial en sus manos, para no estar abatido ni desalentado!


En tercer lugar: ¡Si su sufrimiento a causa de sus familiares incrédulos se le hace muy pesado y si ya casi no lo puede soportar, entonces vuelva a reflexionar sobre el motivo de estos sufrimientos! ¿Por qué es usted un insensato? ¡Por amor a Cristo! ¡Esto quiere decir que en primer lugar, no es usted el atacado, sino Cristo! ¡Él es el que sufre – a través de usted!

Una vez, el Señor dirigió estas especiales palabras a sus discípulos:“Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas”(así leemos en Lucas 22:28). Reflexionemos en estas palabras:“permanecido conmigo en mis pruebas”.Él fue hostilizado, considerado un insensato, abandonado, sufrió grandes tentaciones; pero sus discípulos permanecieron con Él.

Además, observe desde este ángulo los sufrimientos que debe soportar a causa de los incrédulos que residen en su cercanía. Es Jesús quien, en primer lugar, es impugnado y hostilizado. Sólo se trata de Él. ¡Es Él a quien consideran insensato, pero al igual que sus discípulos, usted puede permanecer con Él!

Puedo asegurarle algo: si usted ve sus sufrimientos desde este ángulo, un día escuchará también de la boca de Jesús estas maravillosas palabras: ¡tú has“permanecido conmigo en mis pruebas”!


Insensatos por Amor a Jesús (2ª parte)
¡Preparen la Tierra para un Nuevo Cultivo! (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>