Frutos que Permanecen

Título: Frutos que permanecen

Autor: Nelson Ferrando
PE1303

Frutos que permanecen” es el título de la meditación bíblica que Nelson Ferrando nos trae en esta hora! Una meditación llena de desafíos!


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener ocompartírcon otrosPE1303.mp3



Estimados amigos, nuevamente Nelson Ferrando les habla y en este momento estamos pensando en el pasaje de Juan 15 y el deseo del Señor que sus hijos lleven fruto. Es que lo asocio a mi trabajo como fruti cultor, pues debemos realizar diferentes manejos a las plantas para que ellas lleven fruto. Como toda labor desde que se planta un planta, hasta el momento donde comienza a dar su fruto necesita que trabajemos en ella, que hagamos trabajos; algunos muy importantes otros no tanto.

En esta hora le estaremos llamando etapas y vamos a considerar por lo menos cuatro de ellas. La primer etapa es el momento en que ha sido plantada esa plantita y la estaremos comparando con el momento de la conversión de la persona cuando llega a conocer a Cristo como su Salvador personal.

Tenemos la tierra, tenemos la planta, ¿y que mas?. Necesitamos un tutor, cuya labor es lograr que esa plantita se mantenga derecha para que así tenga un buen soporte donde aguantar el peso de su fruto, hay factores que inciden para hacer que la planta se tuerza, lo cual la debilita, por ejemplo, el viento. Es común que ellas se inclinen al oeste, porque los vientos del este son mas constantes y al cabo de muchos días la planta es vencida, y toma una inclinación hacia ese lado. Puede ser que un gusano que le llamamos el canastillo, haga una casita sobre esa ramita y ese peso incline la planta, por eso al estar tutorada es protegida y de esa manera crecerá derecha, con firmeza y vigor.

En Juan 14:16 el Señor Jesús habla del paracletos, uno que es llamado al lado para ayudarle, ¿saben quien es?. Dice: Y yo rogaré al Padre y os dará otro consolador, el Espíritu Santo. Luego agrega el Señor, para que este con vosotros para siempre. En Efesios 1:13 el apóstol Pablo dice que: habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de nuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sallados con el Espíritu Santo de la promesa. El espíritu en nosotros nos rearguye, nos exhorta, nos reprende, nos protege de los vientos malignos que nos debilitan y nos fortalecen.

Ahora hablemos de la segunda etapa, ya la planta comienza a desarrollarse, pero en ese ámbito ella no esta sola, junto a ella comienzan la hierbas malas a crecer y a competir por el alimento. Algunas de ellas son del tipo de las enredaderas como la corre y vuela que se van enredando y si no se le saca termina asfixiándola. Es entonces que el fruti cultor busca la forma de eliminarlas y así quitar aquellos que va a impedir el buen desarrollo de esa planta. En Efesios 5:6 al 7 dice, Nadie os engañe con palabras vanas, porque por esas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia, no seáis pues participes con ellos . Luego el apóstol Santiago agrega en el capitulo 4:4, ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?. Cualquier pues, que quiera ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios.

¿Recuerdan la parábola del sembrador?, dice que el afán de este sigo, el engaño de las riquezas, etc. Evito que la plantita creciera.

Queridos amigos vivimos en el mundo, es ineludible que tengamos contacto con el mundo, con sus costumbres, sus vicios, sus engaños, sus pecados. Son cosas que están siempre a nuestro lado, diríamos, crecen con nosotros, y existe el peligro de que algunas de estas cosas entren en nuestra vida y que comiencen como cosa pequeña, y cuando nos damos cuenta nos han quitado fuerza espiritual, nos vamos acostumbrando y nos va estrangulando. Nosotros decimos de la plantas que la va aporreando; cuidado de ser cristianos aporreados, debilitados, sin fuerzas.

La tercera etapa, es la etapa en donde debemos aplicar la ortopedia. Ya han pasado algunos meses de crecimiento, las ramas en su crecimiento van engrosando, se van endureciendo y a la vez van tomando su posición, que es su forma de desarrollarse y van tomando una dirección erecta, es decir, hacia arriba, buscando el sol.

Es en esa etapa que comienza a armarse la estructura portadora de los frutos. Como se sabe todas las ramas tiene yemas, donde salen las flores, donde de allí proviene el fruto, y estas son alimentadas por la sabia que hace un recorrido ascendente y descendente, donde sus hojas realizan la fotosíntesis y traslado de alimento.

Una rama erecta, acciona sus yemas de la punta y sigue su desarrollo dejando las otras yemas en estado latente, es entonces cuando el fruticultor debe realizar sus trabajo para cambiar ese desarrollo. Por medio del doblado de las ramas, por debajo de su inserción, o sea el lugar donde salen, la sabia ya no circula tan rápido, y esto hace que aquellas yemas que estaban en estado latente comienzan a desarrollarse y justamente esta yemas son las que dan flores que lego se transforma en fruto.

Cuando uno compara la vida del creyente y pensamos en el propósito del Señor en que llevemos fruto y volvemos a recodar de cómo crece la ramita hacia arriba, nos hace pensar en lo que nos dice Proverbio 21:, la altivez de ojos, orgullo de corazón, y pensamiento de impío son pecado.

Y como nos dice también Primera Pedro capitulo 5:5, revestios de humildad, porque Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.

Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios para que los exalte cuando fuera tiempo. El doblar las rodillas buscando la voluntad de Dios, el hacer doblar el orgullo en el hombre. El quebrantamiento trae bendición de parte del Señor, solo cuando nos poneos en sus manso con humildad, él podrá obrar en nosotros para que den fruto. Quizás no andaremos tan rápido, pero llevaremos fruto.

Lagamos a la cuarta etapa, en la cual veremos 3 momentos, estos don: El momento de la floración, el momento del raleo, (quizás no conocido por mucho), y por último el mas deseado del fruti cultor , el fruto ponto.

Hablemos primero entonces de las floración, la rama que fue doblada acciona sus yemas y esta floreciendo.

Parecen copos de nieve, hay muchas flores casi no caben en la rama, es algo maravilloso. Pero el productor sabe que es algo imposible que de todas esas flores se puedan transformar en frutos , por que no podría ni la rama, ni la planta soportarla por lo tanto es necesario efectuar el raleo este trabajo pareciera de personas que no aman la planta ni aprecian el trabajo de ella. Pero es todo lo contrario, el fruticultor sabe que cada rama puede soportar cierta cantidad de frutos si perjudicarse. Una rama de un diámetro de 25 mm puede soportar de 4 a 6 frutas y crecer sin debilitar al árbol y ser un fruto agradable y de buen color.

Luego llegamos al fruto pronto. Es el momento anhelado por el productor, por ello se ha esforzado y practicado todo el trabajo que muchas veces no es comprendido y diríamos querido por la planta si esta nos hablara. Y hermanos, si esto lo llevamos a lo espiritual es similar, es la etapa de las pruebas. No es que Dios no nos ama. Al contrario, es para perfeccionarnos, para poder llegar a llevar el fruto deseado por eso el apóstol pedro nos dice en 1 Pedro 1:7 sometida a prueba vuestra fe mucho más preciosa que el oro, sea hallada en alabanza gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. Queridos, queremos que Dios pueda cumplir su objetivo en mi vida? Seamos dóciles a su obrar, aunque hayan momentos de dolor.

Nada se consigue sin esfuerzo y paciencia y fe. Que al venir el Señor pueda encontrar en mi Frutos que permanezcan. Amén.

Injertos
La Iglesia de Jesús en su última etapa. 2 de 3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>