Filemón III / Lo que hace posible el amor 3/4

Titulo: Filemón III / Lo que hace posible el amor 3/4
  

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1185

Eneste programa se trata la vida de 3 personas muy importantes que acompañaron al Apóstol  San Pablo. Marcos, Demas y Aristarco.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1185.mp3



Filemón III / Lo que hace posible el amor 3/4

Querido amigo, hoy comenzaremos hablando de Marcos.

Es el autor del segundo evangelio. Probablemente escribió lo que Pedro le había transmitido. Pedro lo menciona en su carta como “mi hijo”, lo cual se debe entender espiritualmente. También se llamaba Juan Marcos y era el hijo de la María en cuya casa se reunía la iglesia primitiva y, entre otras cosas, oraba por la liberación de Pedro. Con mucha probabilidad también era el joven del cual dice, justamente en el evangelio de Marcos:“Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron. Pero cierto joven le seguía, cubierto el cuerpo con una sábana; y le prendieron; mas él, dejando la sábana, huyó desnudo.”Esto parece ser una auto-presentación.

Bernabé era el tío de Juan Marcos:“… os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé”(Col. 4:10). Quizás por esta razón acompañó a Pablo y a Bernabé en su primer viaje misionero hasta Perge:“Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén, llevando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos”(Hch. 12:25).“Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante”(Hch. 13:5).

Por alguna razón, Juan Marcos se separó en Perge de Pablo y Bernabé y regresó a Jerusalén:“Habiendo zarpado de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia; pero Juan, apartándose de ellos, volvió a Jerusalén”

Cuando Bernabé nuevamente quiso llevar a Juan Marcos consigo en el segundo viaje misionero, Pablo no estuvo de acuerdo. No quería llevar consigo a un colaborador que había dejado tan vergonzosamente la obra del Señor. A razón de esto, se originó un desacuerdo entre Pablo y Bernabé, de manera que se separaron, y Bernabé viajó con Juan Marcos a Chipre, y Pablo llevó entonces consigo a Silas, y fue a Siria y a Cilicia:“Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias”(Hch. 15:36-41).

Parece que Bernabé, como padre espiritual, lo restableció nuevamente. De modo que Pablo, más adelante, lo aceptó otra vez y se reconcilió con él. Fue así que Marcos se transformó en un fiel y confiable colaborador:“os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle”. Poco antes de su muerte, Pablo escribe en 2 Timoteo 4:11 acerca de él:“Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.”

En una anotación al evangelio de Marcos, dice así: 

Más tarde, Marcos probablemente predicó el evangelio de Jesús en Egipto y llevó a muchas personas a los pies del Señor; la iglesia cristiana en Alejandría parece haber sido fundada por él, aproximadamente en el año 49. Se supone que Marcos murió como mártir en Alejandría. Una enorme catedral lleva allí su nombre.

La historia de Marcos nos muestra como el Señor puede transformar a las personas y restablecerlas para el servicio, de manera que no hay “casos perdidos”. Lo importante es: Ser consecuente (como lo fue Pablo), hacer una buena consejería espiritual (como la que practicó Bernabé) y que la respectiva persona (Marcos) esté dispuesta a recibir el consejo.

Veamos ahora a Aristarco

Significa “el mejor príncipe”, y como tal se demostró en la realidad. Este hombre fue un fiel acompañante de Pablo:“Y le acompañaron hasta Asia, Sópater de Berea, Aristarco y Segundo de Tesalónica, Gayo de Derbe, y Timoteo; y de Asia, Tíquico y Trófimo”(Hch. 20:4).

Aristarco acompañó a Pablo en las buenas y en las malas. De manera que también estaba en el barco que debía llevar a Pablo prisionero a Roma. Éste fue sorprendido por una terrible tormenta y naufragaron, lo cual leemos en Hechos 27:2:“Y embarcándonos en una nave adramitena que iba a tocar los puertos de Asia, zarpamos, estando con nosotros Aristarco, macedonio de Tesalónica.”

Una vez que Pablo se encontraba en Efeso, para predicar allí el evangelio, toda la ciudad se alborotó – liderada por Demetrio fabricante de templos de plata. También allí Aristarco estaba al lado de Pablo:“Y la ciudad se llenó de confusión, y a una se lanzaron al teatro, arrebatando a Gayo y a Aristarco, macedonios, compañeros de Pablo. Y queriendo Pablo salir al pueblo, los discípulos no le dejaron”(Hch. 19:29-30).

Aristarco también es mencionado en Colosenses 4:10, como prisionero junto con Pablo:“Aristarco, que está preso conmigo, les envía saludos…”El testimonio de Aristarco nos enseña que, como cristianos, debemos estar unidos también en tiempos difíciles, y apoyarnos mutuamente en los tiempos buenos y malos.

Estimado amigo, para ir finalizando, hablaré de Demas que también fue un colaborador de Pablo, que lo acompañó en muchos viajes. Él es mencionado en la carta a los colosenses:“También les envían saludos Demas y el médico Lucas, a quien queremos mucho”(Col. 4:14).

Poco antes de la muerte del apóstol, sin embargo, Demas abandonó a Pablo, amando más a este mundo. Dice en 2 Timoteo 4:10:“… porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica.”Según la versión TLA:“Demas ama tanto las cosas de este mundo que me ha abandonado y se ha ido a la ciudad de Tesalónica”.O también:“pues Demas, que amaba más las cosas de esta vida, me ha abandonado y se ha ido a Tesalónica.”(DHH).

Aquí no se nos dice que Demas se haya apartado de la fe, o que se haya perdido, como algunos interpretan erróneamente. Pero, amó nuevamente las cosas de este mundo. Esto significa que valoró las cosas que este mundo le ofrecía por encima de la entrega al servicio como colaborador. Hay muchos en el reino de Dios que no están dispuestos a servir al Señor, porque valoran más lo que les ofrece el mundo: Dinero, carrera, influencia, éxito… Ellos tendrán que llevar la consecuencia ante el tribunal de Cristo:“… la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”(1 Co. 3:13-15).

Es interesante observar que el significado de Demas, entre otras cosas, significa “cercano al pueblo”. Quizás este nombre realmente caracterice su debilidad: El vivía cerca del pueblo, del mundo, nunca se pudo soltar totalmente de él, y su corazón siempre tuvo una tendencia hacia las cosas de este mundo. Cuando él vio que Pablo estaba llegando a su fin, perdió el ánimo y se abrió definitivamente a las cosas que nunca había soltado en forma completa. Prefirió tomar este camino antes que permanecer en las muchas dificultades y adversidades de la vida de misionero. De una postura semejante nos advierte insistentemente 1 Juan 2:15-17:“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”

Querido amigo, pueda el Señor mantenernos como colaboradores en Su viña, de tal manera que el mundo no nos pueda dominar. Él lo hará si voluntariamente seguimos Sus pisadas.

Amén.

Filemón III / Lo que hace posible el amor 2/4
Filemón III / Lo que hace posible el amor 4/4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>