Fe Madura (2ª parte)

Fe Madura

(2ª parte)

Mauricio Amaral, doctor de la ciudad de Montevideo y cristiano comprometido con las cosas del Señor, continúa contribuyendo a la idea que Pablo López en el anterior programa comenzó. La Fe madura parte por un tema de prioridades!


DESCARGARLO AQUI: 
EA396 – Entre Amigas – Fe Madura (2ª parte)



Receta: Cazuela a la Italiana


ENTREVISTA A MAURICIO AMARAL

Sandra: En este tiempo de la entrevista, lindo es presentarles al invitado del día de hoy que va a traernos un tema de reflexión que bueno, nos enteramos de este tema, que iba a ser usado en un campamento de jóvenes y bueno, nosotros no vamos al campamento pero también queremos saber, qué es lo que allí se va a estar hablando. Quien nos acompaña en el día de hoy es el doctor Mauricio Amaral, él es médico pero también es un cristiano comprometido, está casado con Selene, tiene dos pequeñas y bueno bienvenido Mauricio, y, preséntalo tu al tema!

Mauricio: Bueno muchas gracias por la invitación siempre es un gusto compartir con ustedes de la palabra de Dios, y sí, el tema que nos convoca es acerca de la fe madura, y las características que conlleva para el cristiano el tener una fe madura y en este caso, el texto que nos convoca es Santiago capítulo 4, versículos 1 – 10 y del 13 – 17, que es un texto muy conocido y que es muchas veces citado. Y en realidad lo que vamos a estar pensando un poco acerca de la fe madura, de las prioridades y de las perspectivas que uno debe tener en la vida.

Sandra: Cuántas veces, sobretodo cuando somos más veteranos, y maduramos Biológicamente, nos damos cuenta de las inmadureces de otros pero qué a menudo transitamos por actitudes inmaduras, y cuánto más cuando hablamos de la fe, debe de requerir de un ejercicio espiritual, muy dinámico y como muy de todos los días!

Mauricio: Si, sin duda y La Biblia, nos habla mucho de cómo tenemos que hacer nosotros para desarrollar un carácter y una fe sobre todo madura. Y, este pasaje en particular nos habla de las prioridades como habíamos leído y escuchado en el texto la primer cita que les hace Santiago, que les habla a los receptores de la carta habla de un problema, dice que entre ellos tenía conflictos que tenían problemas, pero ese era el síntoma de que había una raíz por debajo y cuál era el tema real, era que ellos dice que proviene de sus pasiones, estas peleas y estos conflictos que habían entre estos hermanos. Había entre ellos codicia, envidia, competencias, y búsqueda del deleite personal. Lo cual hacia que sus oraciones no fueran contestadas. Uno acá se puede preguntar, pero, acá no estamos hablando de Cristianos? Y justamente ¿verdad? Eran Cristianos que habían cambiado sus prioridades. Que habían perdido, un poco la perspectiva correcta de la vida, según Dios. En este momento estaba primero su vida, su propio deleite su auto satisfacción y su auto complacencia podríamos decir y esto es una cosa bastante interesante de analizar. Hoy en día vivimos en un mundo que predica la autosatisfacción. Uno prende la radio, la televisión y escucha, propagandas que dice: escucha tu corazón, busca tu sueño, tomate un tiempo, hazte un gusto y siempre enfocando a la misma persona, y la autorrealización. Eso es lo que predica el mundo, por eso santiago nos dice que no tenemos que ser amigos del mundo, es un texto que nosotros muchas veces citamos para, digamos desaconsejar la amistad entre un cristiano y un no cristiano. Diciendo bueno, la amistad con el mundo es la enemistad con Dios. Pero en realidad el contexto del pasaje nos habla de que cómo hacemos nosotros para no ser amigos del mundo, lo que no tenemos es que compartir la filosofía del mundo, la filosofía esta de la búsqueda de la autorrealización, y de la autocomplacencia.

Sandra: Estaba pensando en eso, en el enfoque, a qué se refiere Dios cuando dice lo de la amistad con el mundo y la enemistad con Dios. Quizá muchos pensarían en un tema de la intolerancia. Porque decimos, bueno no tengas amigos si no son cristianos como vos, o no tengas un amigo que no tiene otra creencia. A qué se refiere La Biblia con esto?

Mauricio: Justamente a eso que decíamos Sandra, a que la filosofía, o la manera de pensar en el mundo está diciéndonos esto, dice: busca la tuya, busca tu autosatisfacción, su autocomplacencia. Y era lo que estaban haciendo estos cristianos que estaban un poco desenfocado y por eso que tenían tantos conflictos entre ellos y pedían a Dios inclusive cosas que eran para su deleite personal. Y no les iba Bien. Al tener esta manera de vivir su vida, estaban teniendo comunión, por decirlo de alguna manera con la filosofía del mundo, estaban teniendo amistad con el mundo.

Sandra: Yo creo que es bien importante destacar eso, amistad de repente con esta filosofía, con esta creencia, del mundo que no es lo mismo que amar o querer a una persona que bueno, no tiene las mismas ideas que nosotros. Que Dios también ama a todos aquellos que, aún aquellos rebeldes digamos. ¿No?

Mauricio: Por supuesto, el problema era que estos cristianos estaban un poco conformándose, tomando la forma que les proponía el mundo, que es un problema en el que nosotros también podemos llegar a caer. Y pensaba y lo reflexionábamos con los jóvenes en el campamento cómo uno puede por ejemplo entrar en esto en cuanto al consumismo que es tan fuerte, inclusive en algunas iglesias se le está dando entrada a esto, en algunas reuniones de jóvenes, y bueno, uno puede decir, no está nada mal que uno tenga determinada ropa, determinado celular que les gusta mucho a los chiquilines, pero cuando eso pasa a ser el motivo por el cual yo concurro a la reunión, verdad? Para mostrar que tengo esto, aquello, ya estamos perdiendo un poco el objetivo. Sin duda.

Sandra: Sin duda que si, las prioridades es lo que tiene que ver con este tema de la madurez, donde están puestos nuestros ojos y nuestras prioridades, en el consumismo en los valores que me satisfacen a mí mismo, o, Dios está puesto por encima de todo?… a veces decimos qué difícil es obtener una madurez en cualquier sentido de la vida ¡no? Para nosotros, para nuestros esposos y esposas, para nuestros hijos, y cuando hablamos de la fe madura, qué pasos habría que seguir? Está decías en La Biblia, en Santiago esto no?


Mauricio: Si, si, es un concepto importante que resaltaba en realidad la lectura de Santiago, es ese, que cuando nosotros le damos la entrada a nuestra vida, a la filosofía del deleite personal y la búsqueda de la autocomplacencia, estamos entonces dándole entrada a nuestra vida a lo que da el mundo, en su filosofía, también entrada a nuestras familias, y también a nuestras iglesias. Estamos teniendo amistad con el mundo al compartir esa filosofía de la búsqueda, solamente de lo que a uno puede llegarle a satisfacer. Y eso es una cosa bastante importante no es menor. Fíjese que en este versículo dice: oh almas adulteras, uno puede llegar a pensar por qué habla de adulterio espiritual? Podríamos decir. Bueno, en realidad nos llama almas adúlteras porque así como un esposo debe ser solamente para una esposa el alma del cristiano, el centro de su vida, debe ser solo de Dios. Y estamos adulterando, o sea, corrompiendo esa relación si nosotros ponemos en el primer lugar de nuestra vida a otra cosa, aunque sea a nosotros mismos, y nuestro deleite.


Sandra: Eso no quiere decir que nosotros no busquemos el bien para nuestras vidas, en aquello de ama a tu prójimo como a ti mismo, también debemos amarnos y buscar de alguna manera estar bien, tanto de salud, como de hacer cosas que nos gratifiquen, el tema siempre sigue pasando por las prioridades no?


Mauricio: Ahí está, nosotros estamos hablando de una falta de equilibro como cuando se pone en primer lugar, y su prioridad, pasa a ser bueno, su propia satisfacción.


Sandra: Aún en detrimento de los otros digamos…


Mauricio: Ahí está, ahí está, y lo que dice acá es que el espíritu santo que está dentro nuestro, nos anhela muy celosamente, nos quiere solamente para él. Quiere que el centro de nuestro corazón esté el adorarlo a él, seguirlo a él, buscar sus cosas y no buscar cosas para nosotros verdad? Entonces es bien interesante y bien interesante. Ese fue el problema de Israel en el antiguo tiempo, ellos dejaban a Dios y se volvían tras los ídolos y Dios se sentía como un esposo engañado, muchas veces en muchos pasajes de los profetas, les habla en este tono a Israel, como un esposo engañado. Y cuando nosotros idolatramos hoy en día? Es muy difícil que una persona, hoy en día, caiga en un pecado de idolatría como en aquellos tiempos, pero sí, caemos en idolatría cuando le sacamos a Dios el primer lugar en nuestra vida, y nos ponemos a nosotros mismos, y a nuestro deleite personal, no es un problema menor, sino que estamos hablando de adulterio espiritual. Uno a veces dice bueno: tengo este muchacho que cumple mínimamente los requisitos de ser cristiano pero es bastante materialista, se pasa hablando de las cosas materiales, de su propia satisfacción y parece una cosa menor. Y no es tan así, nosotros hemos conocido lamentablemente a adolescentes que tenían esta manera de vivir su vida, y hoy ya no están con nosotros. Oramos por ellos para que no vuelvan al Señor, pero fue el cambio de prioridades que inició ese, esa caída ¿verdad? Esa dejarse deslizar hacia abajo.


Sandra: Fueron haciendo su elección. Se fueron deslizando de a poquito.


Mauricio: Ahí está, ahí está. Fueron amando al mundo, esta filosofía del deleite personal, esto de sacar a Dios del primer lugar, de ponerse uno mismo y bueno, cayeron lamentablemente en alejarse del Señor. Ahora en realidad, el camino que Dios nos propone, en este pasaje de Santiago es diferente verdad? Es No egoísta, no soberbio, Dios nos propone otro camino, un camino que es de sumisión y de humildad delante de él. Dice otra cosa, que nos acerquemos a Dios y que él se acercará a nosotros. Dice que purifiquemos nuestros corazones. Ya no a medio camino, entre Dios y el mundo, ya no un cristianismo liviano, sino un corazón 100% de Dios. En Jeremías 2:13, dice: me dejaron a mí, fuentes de aguas vivas, y cavaron para sí cisternas rotas que no tienen agua. ¿Por qué hace esta analogía con la cisterna, o con el agua, porque en Dios está la verdadera, y permanente satisfacción del alma solamente la vamos a encontrar en Dios. No está, en buscar mi deleite sino en buscarlo a él, que el va a ser mi deleite sino en buscarlo a él y él va a ser mi deleite. Esto era lo que el Señor dijo en aquel pasaje se acuerdan de Juan capítulo 4 mi comida está en que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra, o sea que su llenura, su plenitud, la del señor, estaba en cumplir el plan de Dios para su vida y esto era lo que le llenaba su vida.


Sandra: Es lo que pasa con todos los hombres y mujeres también no? Porque cuántos han gastado su vida, años y años en buscar fama, dinero, posición, estatus, tanta cosa no? Y finalmente se sienten vacíos, se sienten solos, terminas algunos acudiendo a las drogas para poder llegar a llenar su vacío, tampoco logran así llenarlo y acuden a diferentes estrategias del mundo que el mundo les da el consumismo como tu decías, sin embargo, si el señor dice que su llenura estaba en hacer la voluntad del padre, cuánto más nosotros no?


Mauricio: Cuánto más nosotros sin duda! Así que santiago en esta primera parte del pasaje trata, el problema de las prioridades y nos habla a nosotros y les habla a los que iban a recibir esta carta de que se acerquen a ellos y a sus propios intereses desde el primer lugar de su vida y lo pongan de vuelta al Señor y a su reino, y que ahí se iban a lograr las cosas en su justo lugar.


Sandra: Las prioridades, de eso se trata, entonces el tema de la fe madura y el encare que nos plantea Santiago en la Palabra de Dios, que nos muestra de alguna manera, cómo los seres humanos, tendemos, a poner otras cosas en primer lugar, antes de poner a Dios no? Y qué importante en nuestra vida, es realmente el verdadero bienestar, poner a Dios primero.


Mauricio: Sin duda, y después santiago trata, en el versículo 13 y 14 de este capítulo 4 otro problema similar que es el problema de la perspectiva correcta, de la vida y de Dios. Y, por lo que nos cuenta la manera de pensar que vemos ahí de los hermanos es que nosotros vamos a ir hasta alla, vamos a traficar, vamos a ganar, vamos a hacer y deshacer con nuestra vida, sin que Dios ni corte ni pinche en mis planos! Es un poco exagerada la frase de pronto pero era un poco el encare de los hermanos, Dios era, de pronto un accesorio de su vida atareada, y de sus planes magníficos. Y esto es un problema que parte de una perspectiva incorrecta de la vida, ellos pensaban que podían disponer a su antojo de su vida y que tenían la vida Asegurada. Esto es una ilusión que nosotros a veces tenemos también y que santiago nos cuenta acá también que en realidad la vida es como una neblina, es así de efímera, así de frágil, así de breve y yo mismo pensaba que yo mismo tengo unos cuantos amigos, mas de 2 o 3 amigos que han partido a la presencia de Dios un poco después de cumplir los 20 años, y por qué esa ilusión que uno tiene de que va a vivir hasta ser de la tercer edad? No necesariamente verdad uno va a vivir hasta una edad muy anciana. Nuestra vida es frágil, nos puede pasar en cualquier momento, cualquier cosa y estar delante de la presencia del Señor, y bueno, en qué nos estamos poniendo nuestra vida hace poco hice un viaje en un barco que estuve que estar ahí digamos ocupado de la parte médica de un barco grande con muchas personas y hubo un accidente de un muchacho que estuvo atrapado con una máquina y no sabíamos lo que iba a pasar en un principio porque era una situación bastante crítica, después de que se estabilizo me dijo: pasó toda mi vida, delante de mis ojos en un flash en unos segundos y bueno cuando uno se enfrenta con la muerte, también se pone a pensar muchas cosas y este muchacho pensaba bueno qué voy a hacer con mi vida, y qué está pasando con nosotros, dónde estamos poniendo nuestras prioridades y nuestras perspectivas de vida, cuando hacemos nuestros planes, tenemos en cuenta que nuestra vida puede ser corta? Que podemos estar rápidamente delante de la presencia del Señor? O estamos dejando de pronto cosas para el final las cosas que tendríamos que hacer ahora?


Sandra: Y son dos perspectivas, por un lado, el tema de qué hacemos con nuestra vida, cómo aprovechamos el tiempo en nuestra vida acá en la tierra no? El tiempo que se dedica a las cosas que realmente tienen valor para nosotros la familia, el ministerio, la iglesia, cómo hemos administrado todo eso, a veces es como una cosa totalmente desequilibrada verdad? Mucho tiempo a cosas que nosotros mismos determinamos que no tienen valor, y dejamos poco tiempo a lo que sí tiene valor. Y por otro lado es la vida en la eternidad junto a Dios, si realmente estamos preparados para ir a la presencia de Dios.


Mauricio: Por supuesto, era un poco lo que decía el Señor con la parábola del rico insensato, no? Aquel hombre que dijo: bueno voy a tirar mis graneros y los voy a hacer más grandes, porque tengo muchos bienes acumulados para muchos años y el Señor Dios les dijo: necio, esta noche vienen a pedirte tu alma y lo que has juntado para quién va a ser y así dice el Señor, es el que hace para sí tesoros y no es rico para con Dios. Bueno a nosotros se nos terminará la vida prontamente somos ricos para con Dios, ese es el encare que nos hace acá santiago, y además nos hace pensar qué es Dios para nosotros? Es un siervo? Alguien que nos ayuda en nuestros planes? ¿Es también un socio que nos ayuda en nuestra propia voluntad? O en realidad nosotros estamos reconociendo que Dios es el Señor, el que manda? Y ante él tenemos que poner nuestros planes para que él, si él quiere los bendiga y haga las modificaciones que él quiera. Ahí, recién en ese momento vamos a estar reconociendo que él es el Señor y que nosotros no somos señores de nuestra vida. Así que un poco en resumen, lo que nos dice Santiago, es que tenemos que tomar dos grandes dediciones, una es poner nuestras prioridades en orden, que Dios esté en el primer lugar y no nosotros mismos y ninguna otra cosa. Y también alinear nuestra vida conforme a nuestro llamado, hacer los planes, considerando nuestra fragilidad, y el señorío de Dios sobre nuestra vida. Eso es una característica distintiva de una fe madura. Tiene sus prioridades en orden y Dios está primero, y tiene su perspectiva de Dios en orden y es Dios el Señor de la vida.


Sandra: Ojala que cada una de nuestras amigas, pueda meditar en esto y pueda crecer y decir, bueno, he puesto realmente estas cosas en orden a partir de hoy esta va a ser mi meta y voy a poner algunas cosas en orden. En esta vida, y prepararme también y tener una relación con Dios, para prepararme para el tiempo de la eternidad. Te agradecemos muchísimo Mauricio por tu tiempo, que has estado aquí compartiendo con nosotros, y creo que también debe haber sido muy valioso el tiempo de charla con los jóvenes allí en el campamento


Mauricio: Sin duda lo disfrutamos mucho, y lo disfrutamos mucho de estar acá y siempre que nos han invitado verdad, que pasamos muy bien.


Sandra: Bueno, muchas gracias y nosotras seguimos tenemos todavía para compartir con ustedes la dirección y algunos detallecitos más.

Fe Madura (1ª parte)
Cómo tener un buen descanso

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>