“¿Es Jesús tu salvador?”

Título:   ¿Es Jesús tu Salvador?

Autor: Herman Harwich
PE1367

En este programa Herman Harwich, nos lleva a reflexionar e Acompáñenos en este estudio y descubra junto a nosotros la gran necesidad que todos tenemos de Cristo n las palabras de Timoteo 1:15


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1367.mp3



Seguramente entre los miles de gentes de nuestro programa habrá quienes aún no han entregado su vida a Jesús, y quienes continuando todavía en sus pecados no han sido salvados y regenerados por la preciosa sangre de Cristo derramada la Cruz del calvario justamente para todos cuantos quieran asestarle como único y suficiente Salvador. Ahora deseo aclarar esto bien puedes, mucho me dicen a veces respondiendo mi pregunta de si han aceptado a Cristo en su corazón, lo que responden es: si cuando tome la comunión o cuando tome la hostia, a veces dicen cuando me bautice otros dicen si yo levanté mi mano en un culto recibiendo Jesús ante el ofrecimiento tan barato que hacen muchos predicadores, un supuesto.

Pequeños amigos, que no tienen una certeza de la salvación de su limpieza por la fe en la sangre de Cristo, quiero decirles que el apóstol Pablo desde el primer siglo de nuestra era no dirige un mensaje inmutable y por lo tanto vigente hasta hoy es más, hasta que Cristo vuelva a la tierra a buscar a su Iglesia. Dice en primera Timoteo capitulo uno conversó 15: palabra fiel y digna de ser recibida por todos, que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores de lo cual eso yo soy el primero.

Maravilloso y bendito mensaje que este gran hombre de Dios, y que muchísimo menos otros siguiendo su consejo también hemos aceptado. Mi amigo ¿que piensas hacer tú con Jesucristo, aceptarlo, rechazarlo?. Te invito a que me acompañe por unos minutos en mis reflexiones y luego decidas quedar con Cristo. El primero notemos la importancia de la frase que el apóstol hace previamente, palabra y digna de ser recibida por todos. De ninguna manera Pablo nos había de decir cosas que tuviesen tales condiciones, pero es tanta la importancia de lo que va a decirnos que nos llama grandemente nuestra atención.

Espero que tu atención este a allí amigo. Segundo dice que Cristo Jesús mismo, pero otro ni él por medio de otro, el mismo en persona como dice la escritura, el verbo que era ya en el principio, el verbo que era con Dios y era Dios. Aquel por el cual fueron hechas todas las cosas y sin él nada de lo que es hecho fue hecho. Aquel que no tuvo por usurpación ser igual a Dios y un día dijo el Padre y yo somos una cosa. Mis amigos ese mismo fue el que vino a buscar y salvar a los pecadores. ¿Quién podrá pues, dudar del deseo de Jesús? Se dice de él en las escrituras que es omnipotente y que sobre todas sus obras es su misericordia, no temo que es él quien vino Jesucristo y fuera de él ni ningún otro ha venido.

El solo es él Salvador, y pretender semana otros Salvadores es una terrible usurpación. Sólo Jesús es quien puede salvar porque él es Dios y que no sea Dios no puede salvar. Por eso dijo el apóstol Pedro, y pondrá atención, porque la humanidad lo venera en forma especial, pues entonces atienda a su palabra que encontramos en el libro de Hechos capitulo 4, verso 12 en ocasión de su mensaje ante las multitudes, él dijo: en ningún otro hay salvación porque no hay otro nombre debajo del cielo de los hombres en quien podamos ser salvos. Por consiguiente mis queridos oyentes, sólo a él es a quién debemos pedir y en quien debemos buscar la salvación. No ha delegado a nadie para esto porque lo necesita delegados de ninguna clase. Cuando usted está enfermo va a consulta con el médico seguramente, no a la madre del médico.

Jesús dijo yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo, no necesitamos recomendaciones de nadie para ir a él por ser el mismo que nos llama. Escuché que invitación notable él nos hace en el Evangelio de Mateo capítulo 11 verso 28, venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar. Qué maravilloso. En tercer lugar continuamos con nuestro texto dice que: vino al mundo. Sabía lol que era el mundo y lo que del mismo podía esperar, sabía lo que era el pesebre de Belén, la casa de Nazaret, el huerto de Getsemani, el palacio de Pilato, sabía del monte calvario y aún así, mis queridos amigos vino.

Vino a este triste y perdido mundo. Sabía de la tremenda e ingratitud de la gente de aquel entonces y de la ingratitud de la gente de hoy día también. Y a pesar de todo es vino a este mundo. ¿Pero para que? en cuarto lugar vemos que él vino a este mundo para salvar Jesucristo vino a salvar no a condenare él mismo lo dijo muchas veces por ejemplo en Juan 12: 47 No he venido a juzgar al mundo sino a salvar al mundo, así que el que presenta o considera a Jesucristo en su primera avenida como un juez severo a quien hay que acercarse temblando desconoce a Cristo El Salvador. Ahora sí, cuando venga por segunda vez ahí si mis amigos a dice vendrá a jugar inexorablemente. Si durante su vida terrenal encontramos en los relatos bíblicos actos de severidad fueron aptos para corregir para salvar, no para condenar. Esto lo consideramos a semejanza de un padre que castiga a su hijo por su bien, o de un médico que hace un corte para sanar.

Muy bien, estamos analizando este texto en quinto lugar dice que vino a salvar a los pecadores. Qué palabra tan dulces en, de palabras tan dulces y queridos amigos. ¿Te sientes tú pecador, o mejor dicho, te reconoce es pecador necesitado de su perdón?, pues entonces no te desesperes, pues para salvar me y para salvarte vino él. ¿Te tiene atrapado Satanás?, pues para rescatare de sus redes vino Jesucristo. ¿Temes a Dios a quien has ofendido? bueno pues, Jesús vino para reconciliarte con él. Sabes que algunos creen que no tienen derecho de ir a Jesús mientras no se han convertido pero que error.

Jesús no vino a buscar convertidos sino a los perdidos. Esto equivaldría a decir que el médico es para los sanos y no para los enfermos y justamente Jesús dijo lo contrario. Que los sanos no tienen necesidad de médico sino los enfermos. Jesús dijo: yo no he venido al llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento. Esto lo decía justamente cuando los religiosos le acusaban de juntarse con publicanos y pecadores. Por esto se compara la Cristo con el padre que recibe al pródigo, se le compara con el pastor que busca la oveja perdida, por esto perdonó a la mujer sorprendida en adulterio, a la mujer prostituta, y perdonó y salvó a ladrón estando la Cruz del calvario. Mi queridos entre, pero muy profundas y trascendentes. El que quiera salvarse no tiene más que hacer que ir a Jesús y el lo salvará, pues a esto vino. ¿Son muchos tus pecados, y piensa que demasiado para perdonarte? quiero que sepas que Jesús no echa a nadie fuera, a nadie a tampoco desecha dice la escritura, es más el apóstol Pablo llega a considerar que cuanto mayor pecador seas, mayor es tu necesidad de Jesucristo. Pregunto ¿quien después de saber todas estas verdades se condenara? realmente sólo el que quiera condenarse. Vuelvo a reiterar este versículo maravilloso que le dimos al comienzo de este mensaje, palabra fiel y digna de ser recibida por todos, que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores de los cuales yo soy el primero. De la Jesucristo mi querido amigo, mi querida amiga y pide perdón, y más esa todavía pide de la limpieza de todo tu ser y él lo hará con mucho gusto. Que Dios te bendiga en mi profundo deseo y oración.

“El encuentro con el Señor, un encuentro que hace posible lo imposible” (3 de 3)
“Cómo vivir en Integridad”

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>