Entrevista con Sonia Maag

Título: Entrevista con Sonia Maag

Autor: Sonia Maag
EA323

Qué podemos aprender de Penina? ¿Cómo era su situación y su entorno?
De esto y mucho más Sonja Maag estará conversando en esta entrevista de Entre Amigas. En esta ocasión no detrás del vidrio sino en la mesa de trabajo!


Descargarlo a su propio pc para tener o compartir con otros:EA323mp3


 


Entrevista con Sonja Maag

Sandra: Y qué puedo decir mis amigas, cuando ha llegado el momento de recibir a las visitas y en este caso no tengo visitas sino que es alguien mismo del equipo. Es del equipo de entre Amigas, una de las entre amigas está aquí para poder compartir con nosotros, un estudio, un estudio Bíblico sobre una mujer, que ya vamos a conocer, pero primero vamos a darle la bienvenida eh? Sonja qué lindo es que estés de este lado del vidrio como quien dice, no del lado de la producción , sino en la mesa de trabajo.

Sonja: Muchas gracias por la bienvenida, bienvenida a todas las amigas que hoy nos están escuchando y yo me siento un tanto rara en este lado pero creo que es un tanto alto el decir un estudio Bíblico. Pero algunos pensamientos me parecen oportunos e importantes para todos nosotros en cuanto a la vida de Penina. Una mujer, vencida por los celos.

Sandra: Wow, celos un tema en la vida de las mujeres. Penina no? No se habla mucho de Penina verdad?

Sonja: Ese es el tema porque muchas veces uno piensa, por ejemplo en Ana, Ana es una mujer que nos está dando ejemplos y es así, nos da un ejemplo precioso en su situación y está ahí Penina, la mala, que siempre tenemos ese perfil de esa señora, de esa mujer, Penina era la mala, que molestó a Ana y no es un ejemplo en ninguna forma para nosotras. Pero no es tán así, y de eso vamos a hablar un poco hoy.

Sandra: Me parece que podemos ubicar un poco a las oyentes que no conocen tanto de la Biblia a lo mejor en qué lugar se encuentra esta historia?

Sonja: Si, pero es interesante quizás, en el primer momento, ubicarnos un poquito en el tiempo que vivían tanto Penina, con Ana, con Elcana su esposo, y toda la situación familiar. Porque ella vivía en un período oscuro para su pueblo, el pueblo de Israel. Muy oscuro, porque alguien que conoce un poco de la Biblia, sabe que Moisés y Josué gobernaron a la nación en un modo eficiente y luego sí vino la decadencia en el tiempo de los jueces. Porque el lema en el tiempo de los jueces era, que cada uno hacía lo que le parecía justo en sus propios ojos. Una anarquía y muchas veces conocemos esa historia…

Sandra: Similar a nuestros tiempos no?

Sonja: Obedecieron a Dios, luego le dejaron y miraron a los ídolos nuevamente, un tiempo realmente muy complicado. Y ahí en aquella época dice la Biblia que en 1 Samuel 3:1 y es muy interesante ver: En aquella época era muy raro que el señor comunicara un mensaje no era muy frecuente que alguien tuviera un visión, no como en los tiempos que habló con Moisés cara a cara o que prometió a Josué que iba a estar con él siempre y que nunca iba a abandonarlo, y también ese cambio del tiempo y en ese tiempo vivía Penina, donde no se escuchaba mucho la voz de Dios.

Sandra: Y un tiempo donde cada cual como hoy día se manejaba de acuerdoa lo que le parecía, diferentes valores diferentes posiciones.

Sonja: Si, su propio juicio, con sus propias bases, daban sus propios juicios. Y ahí tenemos a esta historia de Penina que quiero pedirte que la leas, de los primeros 8 versículos de 1 Samuel.

Sandra: Hubo un hombre de Ramataim, sufita de los montes de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo. Tenía dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina. Penina tenía hijos, pero Ana no los tenía. Todos los años, aquel hombre subía de su ciudad para adorar y ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en Silo, donde estaban dos hijos de Elí: Ofni y Finees, sacerdotes de Jehová. Cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina, su mujer, la parte que le correspondía, así como a cada uno de sus hijos e hijas. Pero a Ana le daba una parte escogida, porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos. 6 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola porque Jehová no le había concedido tener hijos. Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así, por lo cual Ana lloraba y no comía. Y Elcana, su marido, le decía: «Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?

Sonja: Sandra, yo te pregunto, qué palabras resaltan en el acto sobre la actitud, de Penina hacia Ana?

Sandra: Bueno, Penina la Irritaba a Ana, constantemente si, esa creo que era la situación no? Constantemente molestándola, irritándola…

Sonja: Si, irritándola, y por qué?

Sandra: Yo supongo que sería este tema que tu planteabas al principio que estaría celosa aunque ella tenía hijos, y la otra mujer no, era como el punto que trababa de molestarla por ese punto.

Sonja: Ahí está, y viste qué feo porque la atacaba justo en ese punto en donde más le dolió. A Ana. En ese punto en donde ella, Penina, tenía hijos, y Ana, no. Es interesante porque una mujer Judía con hijos era un tema muy importante. Era un tema muy importante porque cada pareja esperaba el hijo…

Sandra: La descendencia…

Sonja: Quizás la descendencia, y quizás pudiera ser que naciera el Mesías, en esa familia, porque ellos estaban esperando al Mesías. Pero era en general una situación muy interesante, vamos a mirar un poco para no caer en un prejuicio no? Se encuentra acá, Elcana. Un hombre Judío. Que está en su edad para casarse, se casa, se enamora, con Ana todo precioso, tiene un matrimonio, y ahí feliz y contentos esperando a los hijos que no llegan. Está Ana, una mujer, que sufre porque no tiene hijos.

Sandra: Depresiva no?

Sonja: Depresiva y después, ahí viene un punto que a mi me parece muy interesante, de Elcana que no puede con esa situación. Y es esa situación en la que vivían no? Y yo me pregunté, porqué Elcana no dijo: Dios me dio esa mujer, no tenemos hijos, Dios tiene un propósito con eso, nosotros no entendemos y el tomó un paso, e hizo algo que no era la voluntad de Dios. Se buscó otra esposa. Una segunda esposa.

Sandra: Similar quizá a la historia de Abraham. No?

Sonja: Y en muchas otras situaciones. Dios permitió, pero no fue la voluntad de Dios dijo él ya desde la creación que el hombre deja a sus padre y a su madre, se una con una esposa, y serán una nueva carne, una nueva familia con ella, y ahí comienzan los conflictos. Y Penina, imagínate, una chica como ella con todas esas ilusiones, de que quiere enamorarse de que quiere casarse, tener su familia, y como era en aquel tiempo, el padre arregló algo con Elcana, ese hombre casado se casó con ella como la segunda, como la que iba a cumplir sus expectativas porque necesitaba tener hijos, como la fábrica de reproducción para Elcana, y ahí estaba Ana, la primera, que no servía para cumplir ese deseo de Elcana Qué situación complicada no?

Sandra: Si, es complicada por un lado privilegiada porque era la que podría darle los hijos, por otro lado no se sentiría amada y utilizada de alguna manera.

Sonja: Entonces vemos un panorama muy conflictivo en esa familia no? Y no podemos decir que una tuvo toda la suerte ola otra toda la parte mala. Pero es interesante ver lo que vamos a ver luego de la pausa musical, la reacción de cada una de estas dos mujeres, en cuanto a esa situación tan complicada.

Sandra: Muy bien, así que vamos a la pausa musical, y ya venimos. Me interesa saber cómo sigue esto!

Sandra: Continuamos amigas, y estamos en una apasionante historia, diría yo de dos mujeres en la Biblia pero tratando de descubrir a esta mujer, Penina de la que poco se habla y de ana, conocemos un poquito más, su deseo por tener un hijo, el hijo que finalmente llega, pero qué pasaba con esta mujer Penina en esta historia?

Sonja: Si, habíamos visto en toda la historia familiar de Elcana, una lista larga de aflicciones, de sufrimientos, de luchas de injusticias, podremos resumirlo como la vida. La vida como es real como hoy día también no? Y el secreto es, cómo reacciono yo frente a esta situación no? Yo no se amiga como es tu situación, quizás hay un punto donde es específico en donde tu te puedes identificar totalmente con Penina. O con Ana, o con Elcana. Pero es interesante, vamos a ver rápidamente como reacciona cada uno en esta reacción complicada no? Ana por ejemplo, de ella sabemos, que ella llevó todo en oración a Dios. Ella esperó en Dios, en que Él…

Sandra: …solucionara de alguna manera….

Sonja: Claro, que él solucionara eso iba a decir. Y sabemos que Ana, no fue dañada por el ambiente mundano de ese tiempo de ese espíritu como habíamos dicho en el primer bloque. Ella en su vida, nos damos cuenta, que Dios era lo centra, en sus pensamientos y a base de esto, en sus hechos también. Que fueron inspirados por la fe. Ella fue al templo, oraba, confiaba en Dios y toda la historia que conocemos de Ana. No? Esa fue una reacción en esta situación complicada. Y de Elcana, yo pensé, interesante no? Él aprendió de la vida espiritual de Ana. La dejó proceder de su voto. Cuando nació Samuel, él permitió que ella lo dejara luego en el templo, con Elí y todos estos pasos que Ana había prometido él no intervino en nada. Y él vio en al vida de Ana como fue bendecida, porque encomendó todo en las manos de Dios. Y confiando en Dios, esa bendición llegó hasta él. Y leemos después que ella tuvo más hijos después.

Sandra: Interesante. No? Como ella depositando su fe en Dios aún en la más profunda depresión, lo que nos hace pensar en que todos, aunque tengamos ese dolor en el corazón por algo que nos está sucediendo, podemos poner toda nuestra confianza en Dios. Para que nos saque de ese pozo no?

Sonja: Pero, por qué no lo hizo Penina? Es una buena pregunta no? Sabes tu, en Penina descubrimos algo muy importante. Ella no cuidó sus pensamientos, no cuidó su corazón, y no cuidó su lengua. Y de ahí brotaron todos estos sufrimientos que ella causó a Ana, y a ella misma. Esa es la cosa, ese es el tema fundamental yo te di el citado de un doctor, de un médico, te pido que tu lo puedas leer por favor…

Sandra: un texto de Roberto Foster dice: Las más grandes autoridades médicas nos dicen que la causa más profunda de muchas enfermedades, son las relaciones emocionales de la vida. Un Odio amargo y prolongado puede dañar el cerebro y causar desórdenes del corazón elevar la presión sanguínea y causar indigestión hasta causar llagas en el estómago. Todo esto hasta el punto de gravedad que puede causar la muerte de una persona.

Sonja: Penina, fue consumida por el celo, la envidia y la amargura. Y bno solamente ese médico lo dice sino, también la Biblia, en proverbios por ejemplo. Leemos que el corazón apacible es vida de la carne. Más la envidia es carcoma de los huesos. Carcoma es eso chiquito que come, que consume la madera y destruye totalmente, y también ese otro versículo, porque los celos son el furor, del hombre y no perdonará en el día de la venganza. Es algo que destruye, empieza en ella misma, y va hacia los demás, en ese caso Ana no? Penina, es amarga, y permite que la amargura de sus celos, se arraiguen en su corazón. Puesto que ella no tiene ningún cuidado de guardar su corazón su vida está envenenada por la envidia. Y la consecuencia es que su vida está paralizada por la falta de la gratitud. Ella ya no podía ver lo que ha recibido de la bendición de Dios. Sus hijos, a base de eso el amor de su esposo, y con su forma de ser, con su reacción, qué te parece, Elcana, la observaba. Él se daba cuenta de estas peleas.

Sandra: Y me imagino que le estaba haciendo daño a él también.

Sonja: A él también. Y ella lo que a mí me impactó es que esa amargura, ese rencor, estos celos en su vida, que la paralizaban a ella misma en todas sus áreas, luego no se ve nada en la Biblia de ella. Nada más de sus hijos, lo que sigue es Ana y Samuel y toda la historia de ella no? Yo se que amigas el tiempo es corto, ya estamos por terminar la entrevista pero quería nombrar una cosa más. Sandra. Que a mi me asustó. Cuando yo busqué en la Biblia, cuando se habla más de los celos de la ira, de la envidia, y todas estas palabras tan negativas, en distintas partes en el antiguo testamento, los encontré siempre en un vecindario muy chocante. En un vecindario, de homicidio, de Malicia, de matar, de reacciones, de listas de pecados, que son muy fuertes, uno a veces tiende a decir, bueno, eso no es tan importante. Esto es mucho más feo y eso es así a los ojos de Dios.

Sandra: Nace en el corazón quizá con este sentimiento, y puede transformarse como decía este médico en un Odio, que no tiene solución no?

Sonja: Y después en las actitudes, viste? Pero qué es lo que Dios quiere de nosotros? Es otra cosa totalmente diferente. La Biblia habla de la obra de la carne, por un lado y por otro lado habla claramente proverbios que cuidemos nuestro corazón y todo pensamiento que lo pongamos en la obediencia a Dios. Ahí, las reacciones, van a ser totalmente diferentes.

Sandra: Dejar que él haga su obra en nosotros. No?

Sonja: Es así que la gracia que hemos recibido de Dios, se manifiesta en sencillez y se abstiene de todo tipo de maldad. Y eso es solamente lo que dios puede obrar en nosotros no? Porque nos conocemos no? A veces nos sube, la sangre, tenemos diferentes situaciones y tenemos una reacción que es así, carnal y Dios quiere que su espíritu pueda dominarnos, en nuestra vida. Y es lo que él quiere de nosotras, como sus hijas,. Que escuchemos cuidadosamente su palabra, y que las pautas de ella nos lleve a nuestras acciones y actitudes que nos acerquemos más a Dios en oración y que permitamos que su espíritu nos enseñe y nos impulse en todas nuestras reacciones. Porque Dios quiere lo mejor para cada una de nosotras, y también lo mejor, que seamos un testimonio para él y nuestras reacciones a los demás.

Sandra: Ojalá que cada amiga que ha estado escuchando se identifique con uno u otro personaje pueda como conclusión poner su vida en las manos de Dios y dejarse moldear por él, NO como un alfarero.

Sonja: Ahí está.

Sandra: Y lograr lo mejor de nosotros que es lo que él pone en nosotros no? Eso es lo mejor. Qué lindo estudio. Me gustó mucho Sonja porque como te decía Sonja, nunca se habla de Penina, y podemos sacar unas cuantas lecciones de cómo podemos no hacer en la vida y de como podemos sí hacer. Muchísimas gracias por este aporte y vamos a continuar dando la dirección y demás con Natalia porque seguramente si a usted le quedaron preguntas tiene la oportunidad de comunicarse.

Entrevista con Beatriz Barrios
Transplante de órganos

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>