Entrad por la Puerta Estrecha

Entrad por la Puerta Estrecha

Autor: Herman Hartwich

Herman Hartwich nos desafía en el programa de hoy a darnos cuenta que no podemos permanecer neutrales al ofrecimiento de Jesucristo en aceptarlo como salvador personal.


DESCARGARLO AQUI :
PE1548- Estudio Bíblico – Entrad por la Puerta Estrecha



Que tal mis amigos en esta oportunidad el deseo invitarles a dar lectura en el Evangelio de Mateo capítulo 7, versículos 13 al 29 y dice así la palabra de Dios:

Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

Mis queridos amigos en el sermón Jesús expuso varios principios relacionados con la justicia del reino. Jesús concluye con cuatro ilustraciones de la justicia personal hablando de dos puertas y dos caminos, dos clases de profetas, dos clases de frutales, dos clases de siervos, dos clases de constructores. En este pasaje vemos una serie de advertencias en contra de la vida fácil, sobre los falsos profetas de profesión, sin obediencia y acerca de constructores sobre seguimientos falsos. Se destacan advertencias de graves peligros en estos versículos que hemos dado lectura. Pero veamos dos puertas dos caminos.

Mucho se oye decir por ahí, no importa la religión que uno siga, todos los caminos conducen a Dios, todas las religiones son buenas. Mis amigos estas expresiones son incompatibles con las enseñanzas de Jesús, no solamente existe un camino sino que ese camino es también estrecho dice el Evangelio. El camino que conduce a la vida está abierto a todos pero el que decida a andar en ese camino tiene que someterse a demandas rigurosas. El camino angosto probablemente se refiere a las demandas del discípulado, compromiso personal, renuncia de sí mismo, persecución, tentación, y aún la muerte siguiendo en las huellas de Jesús.

En Mateo 5: 10 al 12 dice: Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

En el capítulo 6, versículo 13 dice lo siguiente:Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.Y así continúa en varias partes del Evangelio hablando acerca de las demandas difíciles del discipulado. Del relato de Lucas Jesús pronunció esta advertencia en contestación a la pregunta ¿Señor son pocos los que se salvan? en efecto Jesús está enseñando que pocos llegarían a la vida que él ofrece, son pocos los que andan por el camino angosto, son pocos los que entran por la puerta estrecha y se salvan. Por otro lado son muchos los que andan por el camino espacioso y entran por la puerta ancha y llegan a la perdición. Mis queridos amigos estas son realidades que estamos viviendo en este tiempo. Mucha gente va tras una revisión fácil, mucha gente va tras los sentimientos, mucha gente va tras la palabra que agrada su oído, pero que no conviene a su corazón y a su espíritu. Yo quiero dejarles en esta oportunidad tres verdades importantes que se desprenden de este pasaje que hemos leído al comienzo de nuestra reflexión.

En primer lugar existen dos caminos que uno puede caminar, sólo dos caminos, contrariamente al deseo del corazón natural del hombre, quisiéramos que hubiera una trasera, una cuarta, una quinta opción, o múltiples opciones. Los hombres quieren muchas opciones y nunca se deciden por nada. Y cuando se deciden, lo más probable es que se decidan por la peor opción. Pero la Biblia nos habla solamente de los caminos uno conduce a la vida, el otro conduce a la perdición eterna.

La segunda verdad importante que podemos sacar de este pasaje es que todos los hombres tienen que escoger uno de los dos caminos, no hay la más mínima insinuación de un tercer camino o de la posibilidad de la neutralidad inclusive. Pero cada persona tiene que escoger o va en uno, o va en otro, no puede permanecer imparcial, no puede decir: yo no tomo ninguno de los dos. Yo tenía un muchacho conocido, lo tengo mejor dicho, hasta el momento ha andado por aquí y por allá, que entra, que no entra. En una oportunidad cuando le confronto acerca de su responsabilidad en escoger como Josué confronto el pueblo de Israel y les dijo: hoy ustedes deben decidir si siguen a Dios quien les ha salvado, quien les ha hecho pasar por el mar rojo y por el Jordán, etcétera, etcétera, etcétera, o van a servir a los dioses paganos, pero yo les quiero decir que yo y mi casa van a servir a Dios, a Jehová. Cuando confronte a este joven me dijo: pastor sabe que yo quiero andar mal ni con Dios ni mal con el diablo entonces tuve que responderle a la luz de la palabra de Dios, lamento mucho mi querido pero en esa posición solamente esta vía con el diablo. Porque no hay una posición neutral.

La tercera verdad que aprendemos este pasaje es que el camino que conduce a la vida es más difícil y son pocos los que lo escogen. Y por el otro lado el camino ancho es fácil y atrae a la mayoría. Y yo aprendo aquí que no siempre lo fácil, lo atractivo a los ojos, y dónde va la mayoría es el camino que conviene. Justamente aquí me enseña lo contrario, normalmente en obediencia a nuestra naturaleza caída, nosotros escogemos lo fácil, donde va la mayoría y donde todo es más llevadero pero mis amigos, esto no es del pensamiento de Dios para nosotros.

Leí en una oportunidad que en una escuela militar en la puerta de entrada había un cartel que decía, aquí formamos a los futuros héroes de la patria, no se atreva a pasar por esa puerta si no está dispuesto a ser uno de ellos.

Mis amigos el Evangelio tiene dos caras como una moneda, oír y hacer. No se entra con palabras solamente sino con palabras y obras. Si tú quieres entregar tu vida a Jesucristo y tú quieres seguir a Jesucristo debes hacerlo de lleno en un compromiso total, en una entrega total a él. Que Dios te bendiga y deseo que tú tomes la sabia decisión de entrar por la puerta angosta, y transitar por el camino angosto que es Jesucristo.

Lo que Trasciende a Nuestro Nombre (3ª parte)
No Perdonado, Pero Sí Amado (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>