El último capitulo de la Historia de la humanidad antes del arrebatamiento (4/5)

Título: El último capitulo de la historia de la humanidad antes del arrebatamiento (4/5)

Autor: Norbert Lieth
PE1384

Encontramos en la carta de Judas, bien identificados, seis ejemplos de la apostasía: el pueblo de Israel, los ángeles, Sodoma y Gomorra, Caín, Balaam y Coré.  El único ejemplo positivo en esta epístola es el de Enoc, quien fue arrebatado por Dios. Con tales ejemplos, Dios nos da una pauta para para discernir dónde nos encontramos. 


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1384.mp3



Es un verdadero placer estar nuevamente con ustedes amigos. Ya han escuchado en la introducción que continuamos con los seis ejemplos de apostasía, mencionados en la epístola de Judas. Como bien dijeron Robert y Silvia, nos toca tratar hoy los de Caín y Balaam. Y comenzamos, entonces, con el cuarto ejemplo, que es el de Caín: 

Dice en el verso 11:“¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín…”. Entonces, nos preguntamos: ¿Por qué camino fue Caín? Génesis 4:16 nos da la respuesta:“Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén”. “Nod” significa “sin patria”, o también “inconstante y fugitivo”. Estas palabras caracterizan también al hombre actual. Caín menospreció el sacrificio de la sangre, y en lugar de él ofreció un sacrificio propio, falso, y luego mató a su hermano. Él representa a una humanidad que abandona la fe, que deja a Jesucristo y se distancia del Dios verdadero. Y con esto, trágicamente, contribuye al cumplimiento de la profecía. Leemos en los versículos 18 y 19:“… los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu”.Y en relación a esto podemos leer, también, 2 Ts. 2:3 y 1 Ti. 4:1). Estas personas, ya se encontraban desde antes en mala compañía, ya que son descritos en el versículo 4 como“los que desde antes habían sido destinados para esta condenación”.

Caín celebraba un culto falso, no dirigido por el Espíritu, que no le acercaba más a Dios, sino que lo alejaba cada vez más de Él. Caín es la primera figura de una humanidad que desprecia a Jesús y pone en Su lugar sus propias ideas religiosas. De la misma manera en que Caín se alejaba de Dios, nuestra sociedad, la familia, el Estado, la política, y también los cristianos de nombre, se alejan cada vez más de Dios. Por eso hay cada vez más inseguridad en la sociedad, vivimos en un ambiente cada vez más “inconstante y fugitivo”. Ya no se trasmiten principios firmes. En Europa las iglesias se vacían y la gente se distancia de la Biblia. Algunos sacan a Jesús del mensaje, para ponerse a sí mismos en el escenario religioso. Sin embargo, quien predica a Jesucristo de una manera no bíblica, o quiere hacer creer a la gente que hay también otros caminos que llevan a Dios, está ofreciendo un sacrificio falso, como dice en Gal. 1:9:“Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema”. Pero no pocas veces, son justamente éstos los que condenan a los cristianos sinceros diciendo que son fundamentalistas fanáticos. Ésta es la religiosidad “cainita”.

Decíamos que vivimos en un tiempo donde suceden cosas que se parecen mucho a la religiosidad “cainita”. Veamos algunos ejemplos que confirman esta tendencia: 

– Desde hace algunos años, y cada vez más, observo por ejemplo que se evita nombrar las fechas relacionándolas con el nacimiento de Jesucristo. Antes se decía, por ejemplo, “en el año 2007 después de Cristo”, pero hoy casi siempre se escucha: “en el año 2007 de nuestra era”.

– También vemos cada vez más como, en la mayoría de las escuelas, la Biblia es enseñada como un mero libro histórico, y como se sustituye la educación cristiana por la ética social.

– Además, en la mayoría de los liceos ya no toleran ni como modelo alternativo la doctrina de la creación, sino que enseñan directa y únicamente la teoría de la evolución.

– Y en un juzgado municipal de Atenas, se autorizó la fundación de una asociación que procurará hacer volver a Grecia al paganismo. En lugar de adorar a Jesucristo, se volverán a adorar a los doce dioses del Olimpo.

Nos movemos en medio de una sociedad cainita, esto quiere decir que se aleja cada vez más de Dios. Permíteme que te pregunte si tú, quizás, también te vas alejando más y más de Dios. ¿Ya no buscas la presencia de Dios en Jesucristo? ¿Ya no lees regularmente la Biblia? ¿Estás huyendo? ¿Te has vuelto perezoso e indiferente en el discipulado de Jesús? Entonces, tal vez haga falta un autoexamen, arrepentimiento, y luego un cambio de rumbo. Porque como podemos leer en la Palabra de Dios, en 1 Juan 1:9: ¡El Señor perdona y restaura!

Después de haber considerado el estremecedor ejemplo de Caín, ha llegado ahora el momento de tratar el ejemplo de Balaam.

Dice el versículo 11:“… y se lanzaron por lucro en el error de Balaam”. Leemos en Josué 24, versos 9 y 10, que Balaam estuvo dispuesto a maldecir a Israel por dinero. Hoy pasa lo mismo: Israel nuevamente es traicionado por la ganancia del petróleo. Por su amor al dinero, Balaam se convirtió en un falso profeta. Logró que Israel fuera seducido a la inmoralidad y a la idolatría. Esto lo podemos leer en Números 25:1-3 y 31:16, y también en Apocalipsis 2:14. Balaam fue la primera persona que hizo dinero, o sea que lucró, con sus dones. Pero él no fue solamente un falso profeta, pues en Josué 13:22 también es llamado adivino.

¡La falsa profecía, el amor al dinero, la seducción y la adivinación están estrechamente ligados! Pablo dice en 2 Co. 2:17:“No somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo”. Incluso entre los evangélicos hay falsos profetas, que prometen sanidad, éxito y prosperidad.

Y en muchos lugares, se ha introducido sigilosamente en la Iglesia de Jesús el uso de métodos de negocio, tal cual se hace en el mundo de los empresarios. Estos métodos sirven para fomentar – ya no las normas absolutas de la Palabra de Dios – sino tan sólo los ingresos. Ya no importa que las personas encuentren o no a Jesucristo como su Salvador y que reciban el perdón de sus pecados, lo que cuenta es el crecimiento en número de la iglesia y de sus miembros. Acerca de Benny Hinn, el famoso predicador norteamericano, leí en la revista “Topic” que “en ocasión de un evento que tuvo lugar ante miles de personas en Dinamarca, pidió donaciones para su nuevo jet privado. (…) Dijo que el avión le ayudaría para la evangelización mundial. Prometió que escribiría el nombre de cada donante de 1000 dólares en la pared interior del avión, y que cada vez que leyera los nombres en sus viajes, oraría por ellos. Después de juntar la colecta, Benny Hinn dijo que por la gran cantidad que se donó ese día habría un avivamiento en Escandinavia…”. ¡Si oyeran esto los misioneros de antaño, como Hudson Taylor o Jorge Müller, que oraban y confiaban en Dios y esperaban todas las cosas de Él, seguramente se estremecerían.

El último capítulo de la historia de la humanidad antes del arrebatamiento (2/5)
El último capitulo de la historia de la Humandad antes del arrebatamiento (5/5)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>