El Siervo de Dios

Isaías 42 anuncia al Siervo de Dios que “traerá justicia a las naciones” (v. 1). El cumplimiento comenzó cuando Jesucristo se hizo hombre. Una sinopsis profética.
“No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles” (Is. 42:2).

Jesucristo vino, era humilde y manso, y no reclamó ningún derecho político. Él se presentó como cordero, no como león. Jesús no era un instigador del pueblo, ni gritaba sus mensajes en las calles de Jerusalén. Él no hacía ningún ruido. A menudo se retiraba, buscaba la soledad y no quiso dejar que lo hicieran rey (Lc. 5:16; 9:10; Jn. 6:15). Él iba a las sinagogas y enseñaba allí (Mr. 1:21; 3:1; 6:2; Lc. 4:15-16; 6:6; Jn. 6:59). Él predicaba a orillas del mar y en los campos de Galilea. Él hablaba a personas individuales, a Sus discípulos, o a ciertos grupos. Él no respondía con enojo cuando era injuriado, Él no amenazó cuando sufrió (1 P. 2:23).

“No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia” (Is. 42:3).
Jesús sanaba a todos los que venían a Él, no rechazó a nadie, por más riesgo que eso significara para Él (Mt. 12:14-21). Él sanaba, perdonaba, consolaba, y fortalecía (Mt. 9:2,6,36; Jn. 14:1; 14:27; Lc. 12:7). Él invitaba a las personas: “¡Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar!” (Mt. 11:28). Entre los ejemplos que más impresionan de cómo Él realmente hacía esto, probablemente esté la vez cuando Él restauró a Pedro después de que éste Le negó (Jn. 21:15ss).
“No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley” (Is. 42:4).
Para mí, este versículo es la prueba de que el Señor en la Vía Dolorosa no sufrió un colapso, como siempre se ha representado. Aun en la cruz no se nota ninguna debilidad, ya que Él mismo pone Su espíritu en las manos del Padre.

Su venida debía servir a un cuádruple propósito: 1. “Traerá justicia a las naciones” (v.1), lo que ya sucedió cuando Él anunció el evangelio. 2. “Por medio de la verdad traerá justicia” (v. 3. Toda la aparición de Jesús en Israel, todas Sus palabras, Sus hechos, Su vida entera (vea los evangelios) fue la más pura verdad. De este modo, Él nos trajo la justicia de Dios. Sí, Él reflejó esa justicia y nos trajo la justificación de Dios (Job 33:23,26). 3. “No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia” (v. 4). Esto se cumplió cuando exclamó en la cruz: “¡Consumado es!” Jesús pasó por el más grande de los sufrimientos, pero Él perseveró. 4. “Las costas esperarán su ley” (v. 4). Los pueblos estarán a la espera de salvación. Aquí recuerdo al hombre de Macedonia que le apareció a Pablo en una visión: “Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: ¡Pasa a Macedonia y ayúdanos!” (Hch. 16:9).

“Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas” (Is. 42:5-7). El impacto del servicio de Jesucristo en la tierra, Su muerte y Su resurrección, por lo tanto, producirían tres cosas:

  • 1. El que da “espíritu a los que en la tierra andan”, eso sucedió en Pentecostés.
  • 2. Ponerlo “por pacto al pueblo”, ése es el nuevo pacto, el Nuevo Testamento (Jer. 31:31ss; Lc. 22:20; 1 Co. 11:25; 2 Co. 3:6). Este pacto incluye a la iglesia de entre los gentiles, lo que sin embargo aun no estaba revelado en ese momento.
  • 3. “Por luz a las naciones”, eso se refiere al futuro del reino mesiánico. En ese tiempo, tanto a Israel como también a las naciones les será quitado el velo de los ojos (velo de Israel: 2 Co. 3:14-16; velo de las naciones: Is. 25:7; cp. Lc. 2:32: “luz para las naciones”).

Cuando Jesús estuvo en la tierra, todo eso ya comenzó a cumplirse (Mt. 4:13-16; 11:4-5; Lc. 4:18-19). Eso luego fue interrumpido al introducirse el tiempo de la iglesia, pero en el reino mesiánico, entonces, se producirá su cumplimiento final.

Norbert Lieth

3 pensamientos acerca de “El Siervo de Dios

  • 20 junio, 2016 at 01:26
    Permalink

    Hoy que es día del padre mi hija me regalo un tel celular y doy gracias al Señor porque ya puedo accesar a su excelente página llena de sana doctrina y alimento solido, las mas ricas bendiciones para ustedes en Cristo Jesús, Un abrazo a mi maestro Werner Beitze en los cursos Oasis y JESÚS ES EL CRISTO, QUE FUERON DE GRAN BENDICIÓN PARA MI. Atte Pr. Víctor Hurtado, iglesia cristiana bíblica Jesús es el Cristo. Mexico

    Responder
    • 20 junio, 2016 at 12:51
      Permalink

      Gracias Víctor!!

      Nos alegra que el material que publicamos sea de bendición!!

      Le haremos llegar sus saludos a Werner!

      Robert Brasil
      LlamadaWeb.org

      Responder
  • 11 junio, 2016 at 15:38
    Permalink

    Los felicito por el gran trabajo que hacen, se que lo hacen para el Señor y a el daré la gloria. Sigan adelante mis hermanos pues el tiempo es corto. me gusta leer sus comentarios y sus revistas mensuales pues hay muchos articulos muy interesantes ademas de informacion muy actual del mundo que vivimos.
    les exhorto a seguir siempre en ese mismo nivel que para eso fuimos llamados, me gusto mucho el comentarios de que el reloj marcaba 10 minutos para las doce de la noche pues nos da a entender que queda poco tiempo por lo que tenemos que perseverar, perdí ese artículo pero me gustaria saber en que mes sacaron ese comentario.

    reciban bendiciones de su hermano y siervo de Dios.
    Pastor Rodolfo Aguilar

    Responder

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>