El Rencor (Parte 4 de 4)

Título: EL rencor (parte 4 de 4)

Autor: Mario Loss
TA72

El último programa que habla acerca del Rencor. Mario Loss nos comenta acerca de los daños que puede causar este problema a nivel matrimonial y de la Familia. No se lo pierda.


Descargarlo para tener o compartir con otros:ta72.mp3


 



Elena: Bienvenidos amigos a temas de actualidad, continuamos en esta serie de programas donde hemos estado viendo el tema del rencor, y estamos en el último programa y por eso vamos a ir redondeando algunas ideas. Le damos la bienvenida una ves mas a Mario Loss, bienvenido.

Mario: Gracias Elena.

Elena: Y una vez mas estamos con este tema, y como decíamos, es el último programa pero han sido muy buenos estos programas que estamos compartiendo a cerca del rencor. Todos tenemos que trabajar en esto, y hemos visto como tratar de cuidar este rencor, y de ir acumulando cosa, pero usted nos ha dicho que tenemos que tratar de cuidar esa basura fuera de nuestra vida para que no nos haga daño, ¿era así?.

Mario: Sabemos que el anhelo de Dios es que cada persona, cada criatura que él ha hecho este libre de las cosas que le atan, Entonces, el deseo de Dios y nuestro deseo, es a los oyentes ayudarles a estar libres de esas ataduras que le impiden vivir una vida que les complace o una vida plena.

Elena: ¿Cuales serian las formas de escape a este rencor?

Mario: Bueno, yo he vista a gente que se cambió de Iglesia, y después a otra Iglesia, y otra Iglesia, pensando que así van a dejar a tras sus problemas. Y encuentran los mismos problemas ahí. Otra forma es mudarse a otro barrio, donde los vecinos son diferentes, otra forma seria divorciarse y casarse de nuevo, y otra es obteniendo un trabajo diferente pensando que sus problemas son del trabajo. Pero normalmente las personas llevan sus problemas en sus bolsillos donde sea que vallan, y ese veneno nos va afectando las relaciones y aunque queramos comenzar de nuevo, estaremos con el mismo problema, porque somos lo mismo adentro, y no hemos tirado esa basura, de rencores contra padres, contra jefes, contra el gobiernos, lo que sea; somos todos críticos, y guardamos esos rencores, y no renunciamos a nuestro derecho de guardarlos.

Elena: La palabra derecho es una palabra que hoy esta muy de moda, y es cierto, es muy bueno que haya asociaciones, y temas de consumidores, donde podemos reclamar aquellas cosas que nos perjudican. Pero estamos hablando de aquello que vivimos cotidianamente. Lo vemos en la calle, lo vemos con nuestros compañeros de trabajo, en los liceos, en la escuelas, es como que todos reclamamos tener la razón, pareceríamos ser todos dueños de la verdad absoluta.

Mario: Bueno, estamos muy a favor de los derechos humanos y todo, pero una personas debe vivir, como si no tuviera ningún derecho, debemos vivir nosotros como hijos de Dios, como si no tuviéramos ningún derecho de defendernos, de reclamar algo, porque Jesús nos insta a amar a los enemigos, y no solamente a los amigos. Y nos enseña una forma de vivir completamente diferente a la forma del mundo. Nos insta a amar, a perdonar, a vivir por la otra persona, y no vivir por nosotros.

Tenemos un ejemplo, del maestro mismo, dice aquí en Filipenses capitulo dos versículo cinco al ocho: aunque Cristo existía con el mismo ser de Dios, no se aferró a su igualdad con él, sino que renunció a lo que era suyo y tomo naturaleza de siervo; haciéndose como todos los hombres, y presentándose como un hombre cualquiera, se humilló a si mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Vemos el ejemplo del maestro, del mesías, mismo, que vino para rescatarnos y él no mostró como debemos vivir, si queremos ser como Dios, debemos vivir como Jesús porque era Dios manifiesto aquí en la tierra entonces él vivió como si no tuviera ningún derecho. El sufrió a mano de los pecadores, de la gente que lo crucificó, etc, porque él no reclamó nada, dice como una oveja que va para ser matada, él no reclamó nada no? No levantó la voz y él nos mostró la actitud de una persona que es realmente hijo de Dios. No debemos reclamar derechos y cuando nos humillamos como Cristo, y decimos, yo no tengo derechos, no tengo derechos de que mi esposa me sirva una comida o que me abra la puerta, más bien si aprendo a decir gracias, en mi corazón cada vez que ella hace algo lindo para mí, aunque sea servirme una comida o traerme un café, o aún tener relaciones sexuales, entonces es algo que de mi brota agradecimiento.

Y gozo porque es algo que he disfrutado pero no es algo que puedo exigir porque cuando dos personas viven en el matrimonio cada uno cediendo todos sus derechos a la otra persona los dos, entonces viven rey y reina en el castillo. Y es un matrimonio muy feliz pero cuando empiezo a exigir, y decir ah! Pero no me gusta lo que tu hiciste allí, o allá, exigir en el sentido de guardar rencor porque me hizo tal cosa entonces mi gozo se va evaporando o perdiendo el gozo de la vida, y voy perdiendo la gratitud o el vivir agradecido, a Dios por todo lo que puedo disfrutar.

Elena: Vamos a un corte, escucharemos algo de música y es muy interesante lo que Mario está diciendo y nos gustaría que podamos reflexionar y ver qué vida estamos llevando qué matrimonio, qué familia estamos construyendo y para eso vamos a continuar en el próximo bloque el último del tiempo Temas de Actualidad.

Elena: Continuamos en Temas de Actualidad y en los cortes nos quedamos conversando mucho porque es un tema que a quienes nos gustaría construir una familia saludable nos importa mucho y usted nos mencionaba esto de que el rencor nos produce quedarse solo, aislado, quien lo está viviendo.

Mario: Cuanto más tiempo pasa con rencores guardados, más a solas nos encontramos. Menos relaciones sanas tenemos con otras personas, porque es el rencor un veneno que va comiendo todos los nervios de las buenas relaciones amistosas y amorosas que podemos tener con otras personas y entonces se va quitando la capacidad, de amar o de darse por otra persona. También muchas veces vemos que las relaciones no tenemos éxito. La gente se pelea con nosotros, y nosotros con ellos y muchas veces, la raíz de eso, la raíz de amargura, está ese rencor, ese resentimiento, que lo hemos ido cultivando. Si tenemos una maceta, en la que hemos cultivado una planta de mala hierva o de maleza, no habrá lugar para algo sano en la maceta. Entonces lo que tenemos que hacer es arrancar las raíces malas y plantar la buena semilla y entonces podrá prosperar, algo sano, pero si no la quitamos lo bueno no puede prosperar, donde está todo ese rencor.

Elena: Quisiera que volviéramos al punto que teníamos antes del corte, que me parece fundamental que es tomar ese camino que es lo que es la sociedad actual parecería una camino totalmente utópico. Que es el de entregarse por los demás, y a mi hay varias palabras que me quedan en la memoria que son humildad, amor y entrega. Que es algo que habitualmente no se ve pero parecería ser el matrimonio saludable, la familia saludable y ser plenos y felices.

Mario: Es el único camino y la posibilidad de hacerlo solo viene de Dios. Porque Dios es así, Dios no nos pide a nosotros hacer algo que él nunca ha hecho. Más bien nos pide ser como él. Que da todo para nosotros, que entregó a su propio hijo, para salvarnos y el hijo mimo se entregó para nosotros y dice que mayor amor nadie puede tener que entregar su vida por su amigo, y entonces vemos en Dios y en su hijo ese amor penetrante ese amor que hace todo por el otro y pide a nosotros como sus hijos hacer el mismo amor y es verdad que no se ve casi nada en la sociedad porque nosotros muchas veces los creyentes somos tan pobres cristianos que no estamos poniendo en práctica lo que en realidad el Señor nos pide hacer y lo podemos hacer porque el poder viene de Él, y no de nosotros!

Elena: Cuánto se transformaría nuestra familia si nosotros empezamos por practicar eso, porque tal vez muchos de los que están escuchando dirían qué bien que le vendría a mi esposo o a mi esposa escuchar este programa, pero el que está escuchando hoy tiene el compromiso luego de haberlo escuchado de cambiar de empezar a transitar este camino y hay una frase que a mi me ha gustado mucho que l he cambiado y he escuchado siempre decir: no le hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan. Y yo la he cambiado y me ha dado un poco de resultado y es hacerle a los demás lo que me gustaría que me hicieran. Y muchas veces no estamos dispuestos a eso a como usted decía, servirle el plato de comida, alcanzar algo hacer una tarea en la casa que muchas veces decimos, no yo tengo derechos. Bueno llegué cansado o mil cosas más. Cómo podemos hacer entonces para poder dar el ejemplo, empezar por nosotros aquellos que hoy nos están escuchando que sean ellos los que empiecen.

Mario: Claro tienen que ser los que saben no los que no saben y nosotros podemos cambiar y empezar a cambiar nuestra sociedad porque así tomamos pasos chicos de obediencia. Aunque nos cuesta y nos parece ser imposible pero puedo levantarme ahora y servirme una taza de café a mi esposa o puedo servirle el mate en la cama o puedo ir y darle un abrazo a mi hijo. Y aunque estoy cansado y preferiría que estén mirando la tele podemos tomar pasos pequeños de obediencia de elegir ser como queremos ser. Elegir perdonar a mi madre o a mi padre. Que ya tengo 30 años de rencor contra ellos. Puedo decir ahora, los perdono y voy a borrar eso voy a mandar eso en el camión de los regazos, y desde aquí en adelante voy a buscar una buena relación con esa persona.

Elena: Pero ese perdón es sobre natural.

Mario: Si viene de Dios.

Elena: Y aquellas personas que todavía no lo han experimentado les recomendamos que lean la Biblia fundamentalmente o que busquen a Dios.

Mario: Y no sabemos como explicarle mejor que eso que Dios nos espera con los brazos abiertos.

Elena: Mario ha sido un gusto muchas gracias por compartir esto, no va a ser la última vez sabemos que ustedes trabajan con matrimonios y cuánta necesidad hay en nuestra sociedades de que hayan matrimonios fuertes saludables par que hayan familias saludables. Asi que lo dejamos pendiente para poder hablar de este tema. Puede ser?

Mario: Muchas gracias Elena

Elena: Bueno ahora nuestros amigos les agradecemos muchísimo por estar allí y como siempre les decimos es muy importante conocer algo de ustedes, saber que están allí, que manden sus preguntas, y sus comentarios, y lo pueden hacer a: Obra Misionera, llamada de Medianoche, Casilla 6557 Correo central, Montevideo – Uruguay. Nuestra dirección electrónica: temadeactualidad@llamadaweb.com. Repetimos: Obra Misionera, llamada de Medianoche, Casilla 6557 Correo central, Montevideo – Uruguay. Nuestra dirección electrónica: temadeactualidad@llamadaweb.com una vez más muchísimas gracias y nos encontramos en próximos programas.

El Rencor (3 de 4)
Como tratar a personas diferentes (1/2)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>