El Perdón (1ª parte)

El Perdón
(1ª parte)

El pastor Bill Hill, esta vez nos habla acerca del perdón. Dice: es importantísimo poder reconocer la culpa y arrepentirnos, ya que de esta manera es como Dios nos otorga el perdón”


DESCARGARLO AQUI: 
EA418 – Entre Amigas – El Perdón (1ª parte)



Receta: Pizza a la Salchicha


Entrevista con Bill Hill

Sandra: Y llegando a nuestro espacio de la entrevista en este programa queremos darles la bienvenida nuevamente al pastor Bill Hill, él nos ha visitado en otras oportunidades. El es oriundo y vive en los Estados Unidos, pero está visitando Uruguay en este caso, y bueno, dado que la bienvenida y desafiarlo un tema que vaya si es importante y difícil para muchos tratar como es el que más del perdón. Pero o también darle la bienvenida a nuestra traductora en el día de hoy María Teresa, muchas gracias por tu trabajo.

Bill: Muchas gracias es un honor para mí ser parte de este programa.

Sandra: Cuántas situaciones en el cual hay ofensas y muchas personas tienen un rencor unas contra otras y que difícil que es poder experimentar el perdón. ¿Qué le podemos decir a las mujeres que nos escuchan?

Bill: Bueno en primer lugar tenemos que entender lo que es bíblicamente el perdón, y tenemos que entender también que una gran parte del entendimiento de este perdón no es primariamente lo que el perdón hace para mí, sino lo que hace para la persona que ha cometido la ofensa. Tenemos que tener cuidado de no otorgar ese perdón como para que nos cause a nosotros un alivio personal, porque fundamentalmente el perdón significa esto: es cancelar una deuda, o levantar una pena. Y la Biblia dice en Efesios 4:32, en nuestro perdón, el uno para el otro, debería ser un modelo de el tipo de perdón que Dios nos da a nosotros. Así que por ejemplo en una situación donde una señora ha sido abusada verbalmente o físicamente por su esposo, la respuesta para este problema en particular no es solamente decir, está bien, lo voy a perdonar de todas maneras. Porque no puede haber perdón sí primeramente no hay arrepentimiento. Y en la relación de Dios para con nosotros dice: a menos que os arrepintáis, todos pereceréis igualmente. Y ese es el mensaje aún incrédulo. Por otro lado el mensaje para un creyente, donde será se ha establecido una relación parental, o sea esa persona es un hijo de Dios, lo que hay que hacer lo encontramos en Primera de Juan 1: 9. Y Juan dice si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados. Y en Efesios 4:32 nos dice Pablo que en nuestro relacionamiento, uno con los otros, tenemos que aprender a perdonarnos así como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo.

Sandra: Hablando del perdón, a menudo escuché a muchas mujeres que a lo mejor han vivido el abandono de sus padres o algo así y dicen: yo ya los perdone, pero no ha existido un arrepentimiento de estas personas ¿qué debemos decir al respecto, existe este tipo de práctica del perdón?

Sandra: Uno siempre tiene que regresar a las escrituras, y tenemos que establecer la idea de cómo usamos el asunto del perdón como Dios lo usa. Por ejemplo si son damas que tenían padres incrédulos, por supuesto los incrédulos nunca a responder ni actúan de la forma como lo harían los creyentes. Quizás para una dama, una señora que quizás fue abusada cuando era niña, y que sus padres eran incrédulos y virtualmente nunca se resintieron entonces lo que se necesita es continuar orando por la salvación de ellos y orar para que Dios los traiga a ellos al arrepentimiento. En primer lugar un arrepentimiento delante de Dios por qué primeramente ellos necesitan ser perdonados judicialmente, entonces ahí ellos van a poder entender lo que es el perdón parental. Y así es como se establece en tema del perdón en las escrituras. En la vida de un incrédulo, ellos necesitan ser perdonado primero porque están parados delante de un juez, y una vez que han sido perdonado por Dios, por medio de Cristo entonces ahora al estar parados delante de Dios pero como un hijo delante de su padre y eso los trae a ellos dentro de la familia de Dios. Luego tenemos una norma en las escrituras, en donde se nos instruye de cómo nosotros tenemos que tratarnos los unos a los otros.

Sandra: Así que primeramente nuestro compromiso de obrar y estar pendientes para la salvación de nuestros familiares, aquellos que nos han hecho daño, y aquellos que nos han bendecido tanto. Cualquiera de nosotras hemos estado bien cercanas a poder pensarlo, masticarlo en nuestro ser, saber si hemos perdonado a una u otra persona o si nos hemos sentido perdonados por personas a quienes hemos ofendido. Estaba pensando en los niños, muchas veces los padres les dicen, bueno, pedirle perdón, o pedile disculpas por una ofensa que ellos han realizado, una travesura que han hecho y los niños lo hacen por obedecer a sus padres. Pero no muy convencidos de esto de pedir perdón. ¿Esto sucede con los adultos también?

Bill: Sí, también los adultos usan palabras que no son bíblicas y en ese esfuerzo de parte de ellos representan mal la idea de lo que se supone que es el perdón. Porque volviendo al tema del perdón pero de acuerdo a lo que dicen las escrituras, es la idea de cancelar una deuda, o levantar la carga de esta culpa. Y en alguna de la terminología que usan las personas es como que evitan ese tema. Por ejemplo, si yo he ofendido a alguien y ésa ofensa ha sido una violación de una norma bíblica, para mí para ser esto claro delante de Dios y para restablecer esta relación, yo tengo que reconocer la culpa, tengo que aceptar mi responsabilidad. Y cuando eso hago eso y busco el perdón, entonces esa persona a quien eso he ofendido está obligada por las escrituras a cancelar esa deuda. Pero si yo voy a esa persona y le digo, bueno, lo lamento. Entonces ahí yo no estoy aceptando la responsabilidad, ni lo estoy reconociendo la culpa, no reconozco la violación de las escrituras y no estoy pidiendo el nada de parte de ese individuo. Así que es importante que cuando nosotros tratamos con temas bíblicos, que usemos lenguaje bíblico. Por eso dice Pablo en Primera Corintios 2:13 que cuando hablamos de temas espirituales tenemos que hablar un lenguaje espiritual. Así que decir lo siento, esencialmente dice cómo te sentís, capaz que tú lo sentís o lo lamentas porque te atraparon, o capaz que estás avergonzado de que alguien lo descubrió. O quizás lamentas haber causado dolor a otra persona pero eso no es necesariamente reconocer la culpa y tomar la responsabilidad. Y pidiendo a la persona que has ofendido una respuesta y no requiere entonces ninguna cancelación de la deuda. Y yo se que esto suena un poquito particular, pero yo creo que si nosotros vamos a tratar que nuestros pecados unos con los otros tenemos que asegurarnos de que no vamos a tratar con un lenguaje psicológico y nada emocional. Sino que tenemos que tratar de seguir el modelo que vemos cuando Dios el padre nos perdonó a nosotros en Cristo. Había una culpa, había una responsabilidad y se requeriría que hubiese un arrepentimiento, había que reconocer la culpa y cuando nos arrepentimos, Dios nos otorga el perdón.

Sandra: Sin duda un tema que da para muchísimo más, es un tema en el cual si bien lo analizamos teológicamente y las palabras más emocionales no tienen su lugar en la vivencia personal se mezclan mucho las emociones. A veces son volcanes de emociones, disposición desde la razón de perdonar, pero a la vez quedan cosas en el corazón y este tratamiento a veces lleva mucho tiempo. Por lo tanto le vamos a invitar al pastor Bill Hill a poder venir en otra oportunidad al programa para seguir conversando sobre el perdón, y sin duda poder mirar lo que la Biblia dice al respecto y lo que Dios quiere sobre este tema en nosotros es de muchísima importancia muchísimas gracias Bill por haber estado aquí.

Hijos / Educación sexual: Nuestra Responsabilidad
El Perdón (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>