El pequeño Apocalipsis de Isaías (1ª parte)


Autor: Norbert Lieth

Los paralelos con el Apocalipsis son claros y, una vez más, son una prueba de que el libro del profeta Isaías es para la actualidad. ¡En su tiempo, Dios cumplirá todas las profecías!

 


DESCARGARLO AQUÍ
PE2138 – Estudio Bíblico
El pequeño Apocalipsis de Isaías



Hola amigos! Como ya dijimos, el mensaje se titula: “El pequeño Apocalipsis de Isaías”. Los paralelos entre el profeta antiguotestamentario Isaías y el último libro de la Biblia, el Apocalipsis, demuestra lo segura que es la venida del futuro reino de paz en Israel.

Los capítulos 24 al 27 de Isaías también son denominados el “pequeño Apocalipsis”. Los mismos tratan del juicio de Dios sobre la tierra entera: sobre Judá, sobre Israel, sobre las naciones vecinas y, finalmente, sobre el mundo entero. Se pueden subdividir estos capítulos en siete puntos principales:
1. Una descripción general de la gran tribulación (cap. 24:1 al 13).
2. El remanente salvo de Israel (cap. 24:14 al 16).
3. El juicio de tribulación sobre la tierra entera (cap. 24:17 al 23).
4. El establecimiento del reino de paz mesiánico (cap. 25).
5. El Israel convertido (cap. 26:1 al 15).
6. Las consecuencias de la tribulación para la renovación y resurrección de Israel (cap. 26:16 al 21).
Y 7. La restauración definitiva de Israel (cap. 27).

Los paralelos con el Apocalipsis son claros y, una vez más, son una prueba de que el libro del profeta Isaías es para la actualidad. En su tiempo, Dios cumplirá todas las profecías de todos los profetas. Por eso, en el último capítulo de Apocalipsis dice: “… Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto”.

El Apocalipsis se trata menos de las profecías del apóstol, que de las de los profetas del Antiguo Testamento. Las profecías pendientes de éstos, se cumplirán rápidamente en el tiempo del Apocalipsis (como podemos ver en Hch. 3:20 y 21; y en Ap. 10:7).

Estudiemos estos pasajes paralelos:

Una cosecha de uvas. Isaías 24:1 al 13 describe la gran tribulación venidera sobre Israel. En el versículo 13, la misma es comparada con una cosecha de uvas: “Porque así será en medio de la tierra, en medio de los pueblos, como olivo sacudido, como rebuscos después de la vendimia.” De esta cosecha de uvas, también habla Apocalipsis 14:18: “Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras.”

El remanente que alaba. En Isaías 24:14, se habla de un remanente creyente de Israel. Este remanente alabará la majestad de Dios: “Estos (el remanente) alzarán su voz, cantarán gozosos por la grandeza de Jehová; desde el mar darán voces.” Apocalipsis 14:1 al 3, también menciona un remanente. También este remanente adorará la majestad divina ante Su trono: “Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.” ¿Y qué hacían? “Cantaban un cántico nuevo delante del trono”.

La justicia del Señor. En Isaías 24:15 y 16, los vencedores cantan de la justicia de Dios e invitan también a los demás pueblos a hacerlo: “Glorificad por esto a Jehová en los valles; en las orillas del mar sea nombrado Jehová Dios de Israel. De lo postrero de la tierra oímos cánticos: Gloria al justo.” En Apocalipsis 15:3 y 4 los vencedores también cantan de la justicia de Dios, incluyendo a las naciones: “Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.”

Juicios sobre la tierra. Isaías 24:19 y 20 describe los juicios de Dios que vendrán sobre la tierra, en una forma nunca antes vista: “Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.” Muy similar es lo que dice en Apocalipsis 6:12 al 14, cuando se abre el sexto sello: “Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto… y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removieron de su lugar” (y también podríamos leer Ap. 16:17 al 21).

Juicio sobre Satanás, sus demonios y los reyes de la tierra. Seguimos leyendo en Isaías 24:21 y 22, cómo Dios juzga a Satanás y a sus demonios, y a los reyes de la tierra: “Acontecerá en aquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra sobre la tierra. Y serán amontonados como se amontona a los encarcelados en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados, y serán castigados después de muchos días.” En Apocalipsis, también se nos dice exactamente lo mismo: en el capítulo 12:7 al 9, Satanás y sus demonios son desterrados del cielo. En el capítulo 20, Satanás es encerrado en el abismo. En el capítulo 6:15 al 17, los reyes de la tierra son juzgados. En el capítulo 19:30 y en el capítulo 20:10 al 15 se nos describe el juicio final: la bestia, el falso profeta y el diablo, además de todos los que no tienen sus nombres escritos en el libro de la vida, son juzgados.

Señales en el sol y la luna. Isaías 24:23 llama nuestra atención a que también el sol y la tierra sufrirán por los juicios: “La luna se avergonzará, y el sol se confundirá.” En Apocalipsis 6:12, dice: “El sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre”.

El Rey y Sus ancianos. En Isaías 24:23 también habla de que el Señor gobernará como Rey en el Monte Sión y en Jerusalén, delante de Sus ancianos: “Cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte de Sion y en Jerusalén, y delante de sus ancianos sea glorioso.” En Apocalipsis 14:1 vemos al Cordero – el Señor de señores y Rey de reyes (según Ap. 17:14) – con los 24 ancianos parado sobre el Monte Sión. Los 24 ancianos son mencionados repetidamente en Apocalipsis (en cap. 11:16 y 17; y también cap. 4:4; 4:10; 5:8; y 19:4). Ellos se sientan en tronos y usan coronas, de modo que es obvio que ellos gobiernan. Ellos rinden homenaje al Señor y Lo adoran por Su gran poder y reinado: “Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado”.

Se nos acaba el tiempo. Así que continuaremos viendo las comparaciones de Isaías y Apocalipsis en el próximo programa. ¡Hasta entonces!

Consecuencias de la recaída y proseguir a la meta
El pequeño Apocalipsis de Isaías (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>