El misterio de la transformación de los muertos y los vivos en Cristo, de un cuerpo terrenal a uno celestial

Titulo: “El misterio de la transformación de los muertos y los  vivos en Cristo, de un cuerpo terrenal a uno celestial” 

Autor: Norbert Lieth
  Nº: PE918

Estimado oyente, el arrebatamiento y la correspondiente resurrección de los muertos en Cristo, probablemente sea la cumbre de los misterios de Dios.

 

Algunos puntos a tratar son:  El tiempo oculto del arrebatamiento, y

La resurrección de los muertos y su transformación junto con los creyentes en Cristo, que vivan aun.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE918.mp3



“El  misterio de la transformación de los muertos y los  vivos en Cristo, de un cuerpo terrenal a uno celestial”

 

 Estimado amigo, el arrebatamiento y la correspondiente resurrección de los muertos en Cristo probablemente sea la cumbre de los misterios de Dios.

 Cuando Pablo escribió sobre la transformación para el arrebatamiento, subrayó primeramente el carácter misterioso de lo que iba a decir: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:51-52).

En 1 Tesalonicenses. 4:15 Pablo enfatizó nuevamente sus palabras cuando volvió a hablar sobre el mismo tema. Introdujo su exposición con las palabras: “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor…” Por lo visto Pablo con esto quiso remarcar no sólo el carácter extraordinario sino también la confiabilidad de su declaración.

 

Llama la atención que el mensaje del arrebatamiento tropiece con la insensatez y hasta el rechazo de muchos cristianos. Por eso muchas veces se ignora esta enseñanza, a pesar de que el arrebatamiento será el acontecimiento más grande y radical de la historia de salvación especialmente porque la resurrección de los muertos en Cristo está vinculada con este suceso. Este acto divino también será la primera prueba tangible ante el mundo visible y el invisible, que a Jesús, el Mesías, realmente se le ha dado poder sobre la muerte y el reino de la muerte. Pero este suceso también sacudirá a Satanás y a su reino y le obligará a disponerse para el último ataque total ya que para ese entonces sabrá que sólo le queda poco tiempo (Apocalipsis 12:12). Por eso en la tierra se iniciará con el arrebatamiento el régimen de terror del anticristo. Esto puede leer en 2. Tesalonicenses 2:3-12. Tome nota – estimado oyente – y léelo después del programa: 2. Tesalonicenses 2:3-12.  No en vano el Señor habló con tanta insistencia acerca de la preparación para este día que habría de llegar:“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor”(Mateo 24:42).

 

El tiempooculto del arrebatamiento

Los misterios de Dios con relación al establecimiento del reino divino sobre la tierra nos han sido revelados por medio de Jesucristo; lo que permaneció sin ser revelado fue el tiempo de su regreso. Pablo por eso enfatiza nuevamente el carácter misterioso del arrebatamiento, al calificarlo como una Palabra sumamente trascendental del Señor.

 

La resurrección de los muertos y su transformación junto con los creyentes en Cristo, que vivan aun.

Este acontecimiento venidero sobrepasará toda imaginación humana y opacará todo lo acontecido hasta entonces.

 

  Otro punto con relación al carácter misterioso del arrebatamiento, es el futuro cuerpo de gloria que le será dado a quienes irán al encuentro del Señor. Parece que ya en la época de Pablo fluctuaban los ánimos en cuanto a la constitución de nuestros futuros cuerpos de gloria. En 1 Corintios 15:35-37 el apóstol da una respuesta y en el versículo 40 explica, que hay cuerpos terrestres y cuerpos celestiales. En Filipenses 3:21 dice:“el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”A pesar de todo, este acontecimiento sigue envuelto en el velo de lo misterioso. El relato sobre la aparición de Jesús durante los cuarenta días entre su resurrección y su ascensión, nos da una idea acerca de su cuerpo liberado de toda atadura terrenal. Pablo lo expresa de la siguiente manera:“Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual”(1 Corintios 15:44). La muerte ya no tiene potestad sobre este cuerpo espiritual transfigurado. Esta maravillosa realidad se expresa con las siguientes palabras en Apocalipsis 20:6:“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

 

  La maravillosa grandeza y magnificencia de la herencia celestial, que nos ha sido prometida en Cristo, también nos permite reconocer en este contexto nuestra responsabilidad personal. Juan escribe en su primer carta, que seremos semejantes a Jesús, a quien el Padre otorgó el poder y la gloria divina:“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”(1 Juan 3:2-3).

En estos versículos, cuando Juan dice:“…aún no se ha manifestado lo que hemos de ser…”vuelve a revelarse el carácter misterioso de la esperanza celestial en Cristo Jesús. Pero una cosa pudo decir con seguridad:“seremos semejantes a él”.

 

Al darnos una apreciación de esta inimaginable gloria, también nos recuerda los requisitos que deberemos cumplir, es decir purificarnos a nosotros mismos así como él es puro. El propio Señor Jesús debe ser nuestro modelo en nuestra vida de fe. Este camino sin embargo ya no es un misterio. Que la esperanza de esta gloria, que sobrepasa toda imaginación humana, nos estimule a hacer todo lo posible para que finalmente obtengamos esta tremenda herencia celestial.

El misterio del endurecimiento de Israel.
Jesús de Nazaret

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>