El Mesías, esperanza para el futuro (parte 22).

Titulo: “El Mesías, esperanza para el futuro” (parte 22).

Autor: Hal Lindsey
Nº: PE904

Uno de los énfasis más pronunciados en las enseñanzas de Jesús fue que él regresaría un día. Sus discípulos le preguntaron por señales.

Jesús les dio entonces una lista, ésta será explicada en este programa, junto con importantes profecías del Antiguo Testamento al respecto.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE904.mp3



A los judíos primeramente

Estimado amigo, desde el comienzo de los tiempos, el hombre ha anhelado el día en el cual la tierra se deshaga de la guerra, cuando pueda entender que la igualdad o libertad y los prejuicios son cosas diferentes, cuando pueda haber abundancia de comida y de las cosas necesarias para todos y cuando el planeta se acomode, de tal manera que todos los hombres puedan vivir y trabajar en paz.

Pero: ¡No Hay Paz Sin un Mesías!

Esta expectativa de que vendrá un día en el cual el mundo, finalmente, aprenderá a vivir en paz es lo que mantiene a los estadistas y a los líderes de este mundo buscando desesperadamente las formas de lograr que esto acontezca. Pero la tragedia es que rehusan siquiera considerar que lo que Dios dice en la Biblia es la única manera en la que esta paz universal podrá darse finalmente.

Por ejemplo, la frase grabada en la piedra angular del edificio de las Naciones Unidas en Nueva York, …y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra (Isaías 2:4), es tomada“de” un contexto en la Biblia que claramente predice que el mundo nunca alcanzará esta paz hasta que el Mesías, el Príncipe de Paz, regrese a la tierra a establecer su reino. Y aún así, el nombre de Jesús, el Príncipe de Paz, no es bienvenido en las deliberaciones de las naciones del mundo que se unen en ese edificio para tratar de establecer la paz mundial.

Los antiguos profetas hebreos son la fuente principal de las promesas específicas de una era venidera de paz mundial y prosperidad. Ellos no sólo han enfocado esta realidad, sino que han predicho detalles específicos respecto al momento en el que esto ocurrirá, cómo ocurrirá, quién lo gobernará y vivirá en él, y cómo será la vida en este tiempo único al cual ellos llamaron el reino de Dios.

Los profetas de Israel dicen, en unanimidad, que este reino vendrá solamente después de que el hombre se halla involucrado en la guerra más grande de todos los tiempos, el Armagedón, y el Mesías venga a liberar a aquellos que se volvieron a él y a juzgar a aquellos que le rechazaron. Aquellos que le reciban como salvador y libertador lograrán una purificación radical en sus corazones, la cual los capacitará para vivir en paz consigo mismos, sus propias familias, y el mundo.

Al mismo tiempo que el Mesías sane los corazones de los hombres, también restaurará la tierra a la hermosura y funcionamiento para la cual la había designado originalmente, de manera que los hombres no sólo tendrán nuevos corazones, sino también un nuevo mundo para disfrutar. Isaías dice, con respecto a este tiempo, que vendrán muchos pueblos, y dirán: “Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos” (Isaías 2:3), y que “la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Isaías 11:9).

Jeremías agrega este detalle: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón…porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande…” (Jeremías 31:31-34). Ezequiel habla de esto mismo: “Os daré corazón nuevo…Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos…” (Ezequiel 36:26,27).

Podrían citarse muchos otros pasajes de los profetas hebreos, los cuales muestran la enseñanza definitiva de que sólo aquellos que creen en el Mesías de Dios y les ha sido dado este nuevo corazón, lo cual los escritores del Nuevo Testamento llaman renacimiento espiritual, entrarán a este nuevo mundo que el Mesías traerá cuando regrese. Este mundo futuro tendrá un entorno perfecto, ya que aquel que lo hizo lo estará gobernando y sólo aquellos cuyos corazones han sido limpiados del pecado, y de sus terribles consecuencias, vivirán en él.

Señal de la Venida del Mesías

Si los profetas hebreos están en lo cierto y los expositores han interpretado, correctamente, sus predicciones con respecto a la venida del reino de Dios y la correspondiente aparición del Mesías, ¿cuáles son, entonces, algunas de las señales que pueden mostrarnos el momento en el que esto ocurrirá? ¿Estamos de alguna manera cerca de que este evento se lleve a cabo?

Uno de los énfasis más pronunciados en las enseñanzas de Jesús fue que él regresaría un día, personalmente, a la tierra y que los hombres se darían cuenta del momento en que eso ocurriría al mirar las señales que se mencionan en las Escrituras, tanto por él como por los profetas. Jesús fue explícito en sus predicciones acerca de las condiciones del mundo para el tiempo de su regreso a la tierra. El escritor del Nuevo Testamento, Mateo, registra que los discípulos de Jesús vinieron a él en privado y dijeron: …¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”

Jesús les dio entonces una lista de señales a las que deberían atender. El dijo que muchos“hombres se levantarían y se llamarían a sí mismos Mesías“, pero que serían falsos. Hoy día ha habido un ímpetu en este evento con los distintos gurús que proclaman ser los Señores del cielo.

El dijo que“habrían guerras y rumores de guerras“. En otras palabras, guerras“calientes“y“frías“. ¿Puede haber alguien que dude que este siglo ha visto la mayor cantidad de pérdidas de vidas humanas, directa e indirectamente, como resultado de las guerras?

Jesús predijo una“gran hambruna a nivel mundial” a un grado nunca antes visto por el hombre. En las últimas décadas los titulares de diarios importantes han gemido por el hecho devastador de que millones de personas mueren de hambre. Y el pronóstico es que millones más pasarán hambre en los próximos años y no hay nada que se esté haciendo al respecto, nada en relación a tal necesidad.

Jesús dijo que“las plagas barrerían el mundo” antes de su regreso. Ya hace varios años que los científicos creen que las grandes plagas que solían amenazar a la humanidad están bajo control. Pero en los últimos años, grandes epidemias han matado millones y a pesar de que hay vacunas contra algunas de ellas, no hay manera de vacunar a las masas del mundo.

También prevalecerá un“aumento en la falta de leyes y en la inhumanidad en el trato con los semejantes” en los días precedentes a la segunda venida de Jesús. También advirtió“que los terremotos aumentarían en intensidad y frecuencia” al aproximarse el cataclismo final de esta añeja tierra.

Se Arma El Rompecabezas

Los eventos que llevan a la venida del Mesías Jesús fueron esparcidos por los profetas del Antiguo y Nuevo Testamento como piezas de un gran rompecabezas. La pieza clave que estaba faltando hasta nuestra época era que Israel debía volver a su tierra de origen, restablecida como nación. Cuando esto sucedió en mayo de 1948, todo el escenario profético comenzó a armarse con vertiginosa velocidad.

A partir de este momento comenzaron a reordenarse ciertas alianzas cruciales entre los poderes del mundo, lo cual se predijo que sucedería, cumpliendo de esa manera con el padrón profético. Yo tan sólo tengo espacio aquí para dar un breve resumen, pero hay mucha documentación que está disponible para cualquiera que quiera conseguirla.

Los árabes comenzaron a unirse bajo el liderazgo de Egipto en una alianza dedicada a destruir a Israel. Esto fue anticipado por Daniel y Ezequiel. Se ha levantado en el oriente un gran poder militar que es capaz de reunir a 200 millones de soldados, el número“exacto” predicho en el libro de Apocalipsis.

Una de las señales proféticas más significativas es el surgimiento de una super potencia económica (y política, en breve) en el occidente en la forma de la unión europea. Los libros de Daniel y Apocalipsis predicen que este poder será una confederación de diez naciones, formada por pueblos del antiguo imperio romano.

Zacarías, hace más de 2.500 años, predijo que Jerusalén sería una carga para todo el mundo y que sería el escenario de la última y gran guerra, Armagedón. Después de la guerra de Yom Kippur, aprendimos que cualquier cosa que moleste a los árabes, puede llegar a molestar a todo el mundo. Jerusalén es su preocupación más grande, y su arma es el petróleo.

Pero por negra que parezca esta imagen, nunca hubo un futuro más esperanzador, porque el hecho de que las cosas se pongan más duras en este viejo mundo, solamente significa que la venida del Mesías Jesús está mucho más cerca.

El Mesías, esperanza para el futuro (parte 21).
El Mesías, esperanza para el futuro (parte 23).

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>