El Mensaje de Babilonia 1 de 4

Título: El Mensaje de Babilonia

Autor: Norbert Lieth
  PE1298

Puede ser que una profecía divina parezca nunca cumplirse. Pero de repente, como un rayo que cae del cielo, llega el cumplimiento.”Babilonia” tiene un mensaje para darnos. En el desarrollo de 4 programas radiales lo compartiremos con usted, basándonos en la palabra profética que nos da la Biblia.


 Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener ocompartírcon otrosPE1298.mp3




La profecía bíblica, mucho más que de nuestras interpretaciones, vive de su cumplimiento. Isaías anunció la destrucción del Imperio Babilónico unos 150 años antes de que esto se cumpliera. Sus predicciones son muy detalladas, por lo que su cumplimiento comprobado es sumamente asombroso.Pero además, el profeta describe también otra época babilónica en un futuro lejano, anunciándonos su cumplimiento al final de los tiempos.

En el libro de Isaías, Dios dice a través de Su profeta: „Lo que pasó, ya antes lo dije, y de mi boca salió; lo publiqué, lo hice pronto, y fue realidad. Por cuanto conozco que eres duro, y barra de hierro tu cerviz, y tu frente de bronce, te lo dije ya hace tiempo; antes que sucediera te lo advertí, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis imágenes de escultura y de fundición mandaron estas cosas.

Lo oíste, y lo viste todo; ¿y no lo anunciaréis vosotros? Ahora, pues, te he hecho oír cosas nuevas y ocultas que tú no sabías. Ahora han sido creadas, no en días pasados, ni antes de este día las habías oído, para que no digas: He aquí que yo lo sabía. Sí, nunca lo habías oído, ni nunca lo habías conocido; ciertamente no se abrió antes tu oído; porque sabía que siendo desleal habías de desobedecer, por tanto te llamé rebelde desde el vientre… Salid de Babilonia, huid de entre los caldeos; dad nuevas de esto con voz de alegría, publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra; decid: Redimió Jehová a Jacob su siervo” (Is. 48:3-8.20).

Estos versículos, especialmente el verso 3, nosmuestran un principio espiritual. Es posible que una profecía divina parezca nunca cumplirse. Pero de repente, como un rayo que cae del cielo, llega el cumplimiento.

Esto pasó con la primera venida de Jesús: „He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Mal. 3:1). Al mismo tiempo, este versículo también señala el regreso del Señor.

El nacimiento de la Iglesiatambién sorprende por su rapidez: „Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados” (Hch. 2:1-2).

De la fundación del Estado de Israeldice Isaías: „¿Nacerá una nación de una vez?” (Is. 66:8).

Lo mismo pasará con el arrebatamiento de la Iglesia de Jesús: „He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Co. 15:51-52).

Sobre la tribulación que vendrá se dice: „Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra” (Lc. 21:35). „…cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” (1 Ts. 5:3).

Lo mismo acontecerá en la destrucción de Babilonia: „En un momento cayó Babilonia, y se despedazó; gemid sobre ella; tomad bálsamo para su dolor” (Jer. 51:8). „…por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga… pues en una hora ha sido desolada!” (Ap. 18:8.19).

La situación mundial puede cambiar de un instante a otro de una manera absolutamente dramática e inesperada. Pensemos, por ejemplo, en el anterior Primer Ministro de Israel, Ariel Sharon: Antes era un general inexorable y de repente se convirtió en garante de la paz en el Medio Oriente. Se esperaba obtener más estabilidad por el cambio político que él realizó como Primer Ministro. Pero, de repente, Sharon se enfermó muy gravemente, y la situación en la región cambió de aspecto, de manera que los estadistas del mundo se sintieron inseguros y los esfuerzos de paz se estancaron. El experto en temas del Medio Oriente, Peter Scholl-Latour, escribió acerca de la repentina ausencia de Sharon: „La falta de Sharon… se hace sentir mucho. Pues de esta manera la situación en la región se vuelve aún más inestable de lo que ya era.” (1) El hecho de que poco después la organización terrorista Hamas llegara al poder en territorio palestino, subraya la verdad de estas palabras.

De manera parecida, todo el mundo será sorprendido por los acontecimientos. Y de repente la situación mundial tomará un rumbo tan sorprendente, que la profecía bíblica se cumplirá sin ningún largo preparativo.

El mensaje profético del pasado

„Lo que pasó, ya antes lo dije, y de mi boca salió; lo publiqué, lo hice pronto, y fue realidad. Por cuanto conozco que eres duro, y barra de hierro tu cerviz, y tu frente de bronce, te lo dije ya hace tiempo; antes que sucediera te lo advertí, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis imágenes de escultura y de fundición mandaron estas cosas. Lo oíste, y lo viste todo; ¿y no lo anunciaréis vosotros?” (Is. 48:3-6).

¿En qué, pues, consistía el mensaje profético del pasado? Se trataba de toda la historia de la profecía ya cumplida hasta el momento, como por ejemplo las promesas a Abraham de que Israel sería un gran pueblo, el éxodo de Egipto y la toma de la tierra prometida. Pero especialmente se anunciaba la conquista del Imperio Babilónico por medio de los persas, en el año 539 antes de Cristo. Isaías 46 y 47 predice este acontecimiento que hoy ya es historia pasada. Israel puede mirar hacia atrás, ver este cumplimiento y sacar de esto ánimo para el futuro: „Lo oíste, y lo viste todo; ¿y no lo anunciaréis vosotros?” (v. 6).

¿Cómo pasó todo en detalle?

1. Dios predijo la venida de los persas, anunciando por boca de Isaías: „… llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré” (Is. 46:11; comp. Is. 41:2).

Este „ave desde el oriente” es un nombre para el Imperio Persa, situado al oriente de Babilonia, que tenía que relevar a éste último.

La expresión „de tierra lejana” se refiere a Persia y Media.

El „varón de mi consejo” es el rey persa Ciro.

Esta profecía, que fue anunciada unos 150 años antes de su cumplimiento, difiere del último cumplimiento al final de los tiempos, cuando se destruya definitivamente a Babilonia. Pues el enemigo de Babilonia del tiempo final, no vendrá del oriente, sino que la asaltará desde el norte, lo que hasta hoy no se ha cumplido: „Porque subió contra ella una nación del norte, la cual pondrá su tierra en asolamiento, y no habrá ni hombre ni animal que en ella more; huyeron, y se fueron” (Jer. 50:3). Sin embargo, la destrucción de la antigua Babilonia por medio de los persas, que vinieron desde el oriente, es historia cumplida.

Y 2. El orgullo de Babilonia antes de su destrucción, fue predicho. Este punto, estimado oyente, lo estudiaremos más detalladamente en el próximo programa.

Las tentaciones de Jesús
El Mensaje de Babilonia 2 de 4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>