“El engaño del Pecado”

Título: EL engaño del pecado

Autor: Herman Harwich
PE1378

Muchas personas le echan la culpa de sus pecados a Satanás pero en esta reflexión veremos que nosotros somos los que realmente somos responsables de nuestro pecado


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1378.mp3



Qué tal mis amigos. A pesar de que el diablo no presenta con tan todo atractivo el pecado en este mundo, en esta vida pasajera yo quisiera reflexionar en esta oportunidad acerca del engaño del pecado. Para eso quisiera remitirme primeramente a la epístola a los Hebreos capituló 3 verso 12 y 13 de la Palabra de Dios dice así: mirad hermanos que no haya en ninguno de vosotros corazón malo e incredulidad para apartarse del Dios vivo antes exhortaos los unos a los otros cada día entretanto que se dice hoy para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Dice en el libro del Génesis capituló 3 verso 13, entonces Jehová Dios dijo a la mujer, a Eva después de que habían caído, ¿qué es lo que has hecho?. Y dijo la mujer, la serpiente me engaño y comí. El apóstol San Pablo dijo también en Romanos 7: 11 porque el engaño, tomando ocasión por el mandamiento me engaño y por él me mató. Pero agrega también el apóstol Pablo en Galatas 6:7, no os engañáis Dios no puede ser burlado por todo lo que el hombre sembrare eso también segara. Mis amigos Satanás ha sido mentiroso desde el principio.

Jesús lo dijo, y dijo que Satanás es mentiroso y padre de mentira. Como leímos la mujer fue engañada y comió. El pecado, su obra es por lo mismo engañoso para que los hombres caigan fácilmente en el. Y vamos a hacer una serie de observaciones, primeramente veamos la propensión del hombre a dejarse engañar, es interesante que los mismos hombres que son astutos en asuntos temporales por ejemplo, son los que con más facilidad caen en el pecado. Debido a su ignorancia, no se preocupan por conocer la voluntad de Dios entonces de ellos se aprovecha el pecado. Es interesante que hombres muy capaces, muy inteligentes se forman de las leyes humanas, de las opiniones de los hombres y así de muchas cosas, pero no procuran informarse de Dios. También el hombre se deja engañar por él pecado debido a la concupiscencia natural, o que podríamos decir de otra manera a sus propias bajas y malos deseos. Creemos lo que nos gusta. Así fue que cayó Eva, con más razón nosotros. Nuestra naturaleza ama el pecado y acepta rápidamente sus sugerencias, ese es el asunto es que nosotros tenemos tantas debilidades, y tantas cosas agradables al tacto, al olfato, al gusto y son tantos los engañados, ¿por qué?, porque es fácil creer lo que todos creen, y por todas partes hayamos estímulo al mal, en los hombres, en las cosas y pensamos que dónde está la mayoría, allí está la razón. Y no es así. Hacemos una breve pausa y continuamos

Algunas de las mentiras del pecado, vamos a ver esto. Primero, nos hace creer que producirá bien que será útil para producir prosperidad, bienestar, satisfacción así tentó Satanás a Eva y así obra en muchos el fruto del pecado, es al fin muerte. Mis queridos amigos, realmente muchísimos, la mayoría creen que producirá bien el pecado. Pero también piensan que no tendrán castigo, porque el diablo le dijo a Eva no moriréis, y los hombres se han empeñado en probar que no hay infierno y al fin ellos mismos se persuaden, y lo que tú te repites y persuades llegues a creer que no va a haber un justo juicio para todos nosotros. Otros llegan a considerar que el pecado es cosa leve, llegan a llamar al pecado como una falta, una equivocación, es un error, un desliz ¿qué tanto mal hizo Eva en comerse una fruta, preguntan? y así tratamos de persuadirnos de que no tiene importancia nuestro pecado. Otros llegan a decir que es necesario, así se disculpa la mentira, se disculpa el hurto, se disculpa la impureza, y cuando comienza con una disculpa continúa con una serie de disculpas, es necesario para salir adelante dicen. Otros dicen que la culpa, si hay culpa es de los otros, todo el mundo, la sociedad, mis padres, mis amigos y no hay quienes le cargan toda la culpa al diablo. Un Braman decía a un cristiano que el diablo era culpable de nuestros pecados por ser quien los sugiere, y algunos también llegan a considerar que habrá lugar para arrepentimiento, que sin duda Dios perdonará a toda la humanidad. Con estos y otros argumentos tranquilizan, quieren tranquilizar su conciencia. Y de esa forma se desvanecen los temores pero vamos a continuar en breves segundos viendo las terribles consecuencias del pecado escuchemos unos compases de música.

Los hechos nos demuestran que el pecado tiene terribles consecuencias. Dijimos recién que algunos tratan de tranquilizar su conciencia y de anular sus temores. Pero saben que la Biblia nos habla de el endurecimiento del corazón, las consecuencias del pecado son terribles. Cada vez menos hombres y mujeres están dispuestos a oír la voz de Dios y a rendirse a la voluntad de Dios. Vemos por ejemplo en la historia antigua, el caso de aquel, el rey de Egipto, el faraón egipcio. El Señor le pretendía, vamos a decir le ponía a funcionar el despertador, pero aquel hombre cuando pasaba la prueba volvía a endurecer su corazón. En segundo lugar también, el pecado pervierte el sentido moral, será el hombre a llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo, ¿conoce esto usted hoy; no estamos viviendo será este tiempo que nos predijo la escritura? que hoy todo está al revés. También el pecado forma hábitos ruinosos porque la práctica de un pecado influye la vida. Marca la vida. Pero más, el pecado quita la paz del corazón, hoy y como nunca tenemos gente carente de paz. Están todos trastornados, ansiosos, nerviosos, no pueden dormir, y como alguien dijo justamente por alejarse de Dios, alejarse del propósito eterno de Dios, alejarse de la casa de Dios, alguien dijo: en la medida que los templos se van vaciando las salas de los psiquiatras se van llenando. Si mis amigos, porque el pecado quita la paz del corazón, además aparta al hombre de Dios el pecado hizo a Adán ocultarse de Dios, disparó, quería ocultarse.

Mucha gente hoy no quiere pensar en Dios, no lo busca, no lo ama, claro porque frente a Dios le llega a verse tan inmundo que no puede levantar sus ojos. Además el pecado mis amigos perjudica no solamente a nosotros perjudica a los que nos rodean, a nuestra propia familia. ¿Tú quieres el mal para tu familia, tú quieres destruir tu familia? abandona el pecado. Pero la última y terrible consecuencia es que el pecado y lleva al infierno él Señor dijo en su Palabra en vuestros pecados moriréis y esta muerte se trata de la separación eterna de Dios. Y sólo Dios mis amigos puede liberarnos de tales consecuencias, y para ello necesitamos arrepentirnos, confesar nuestros pecados y creer en Jesucristo. Pero atención, esto debes hacerlo hoy, la Biblia habla del día de hoy, mientras oyes la voz de Dios no endurezcas tu corazón. Que no te endurezcas por el engaño del pecado, hoy porque mañana no sabes si tú vas a ver el día. Que Dios te bendiga, y te guarde.

“La Parábola del perdón”
La Resurrección de Lázaro – un Paralelismo con Israel (1 de 2)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>