El Camino al Gólgota 1/3

Titulo: “El Camino al Gólgota” 1/3
 

Autor: NorberthLieth 
Nº: PE1104

¿Qué significado tiene para ti la cruz? ¿Sabes realmente  qué historia tiene? ¿Qué repercusiones tiene? Si buscas respuestas en cuanto a esto, entonces encuéntralas en este programa! No te vas a arrepentir!

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1104.mp3



“El Camino al Gólgota” 1/3

Primeramente para comenzar nuestro estudio, querido amigo quisiera leerle dos citas de la Santa Biblia. Juan 19:16-17 dice: “Y con esto entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron pues a Jesús, y él salió llevando su cruz hacia el lugar que se llama de la Calavera, y en hebreo Gólgota”.

“Y ellos, al llevarle, tomaron a un tal Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús”, así también lo podemos leer en Lucas 23:26.

Es muy difundida la opinión de que el Señor Jesús, en el camino al Gólgota, cayó completamente extenuado por el peso de la cruz, a consecuencia de las torturas (golpes, azotes, corona de espinas) que había sufrido antes. Entonces Simón de Cirene pasó justamente en ese momento, y le pusieron encima la cruz para que la llevara por Jesús al lugar de la ejecución. No puedo consentir en esta versión, y esto por dos razones: 

En primer lugar el más fuerte argumento de que Jesús no cayó extenuado, seguramente, es el simple hecho de que la Biblia no lo dice. Según mi conocimiento, esta interpretación proviene de la Iglesia Católica-Romana. El que visita hoy Jerusalén y recorre la “Vía Dolorosa”, pasa por tres lugares donde se dice que Jesús se desmayó en Su camino hacia el Gólgota. Pero, lo repito, no encontramos esto en la Biblia. En Isaías 42:4a, que habla proféticamente de Jesús, encontramos más bien lo contrario: “No se desalentará ni desfallecerá hasta que haya establecido la justicia en la tierra.”

Según mi opinión, la interpretación corriente de que Jesús Se habría desmayado y que un hombre habría llevado la cruz por El cuando no pudo más, al fin y al cabo, significa que el hombre habría contribuido en algo a la obra de salvación. El hombre habría colaborado en la salvación y podido ayudar un poquito en ella. Sin embargo, hay que rechazar estrictamente esta idea. Antes bien, ¡el Señor Jesús consumó la salvación completamente solo en todo respecto, y nadie Le ayudó en ello!

En segundo lugar, lo que sí está escrito, es que: 

– “…él salió llevando su cruz…” (Jn. 19:17). Allí no se menciona nada de que habría caído extenuado.

– Además, en el camino al Gólgota, El pudo volverse hacia el pueblo y hablarle muy claramente.

– Inmediatamente antes de la crucifixión, rechazó concientemente el anestésico que se Le ofreció (Mr. 15:23).

– Cuando Le clavaron las manos y los pies, pudo orar con voz bien audible (Lc. 23:33-34).

– Más tarde, cuando estaba en la cruz teniendo que aguantar indecibles tormentos, pudo hablar, tanto con el malhechor (Lc. 23:43), como con María y Juan (Jn. 19:26-27).

En resumidas cuentas: En el camino al Gólgota, Jesús no cayó extenuado, porque, primero, no se menciona en ninguno de los cuatro Evangelios, y segundo, también el contexto de la Santa Escritura muestra que no fue así. Todo lo demás es una degradación de la obra consecuente y completa que hizo el Señor, enfrentándose a la muerte en la cruz, consumando la obra de salvación completamente solo.

¿Sabe usted, querido amigo, por qué pusieron la cruz encima de Simón de Cirene?

Queda, sin embargo, el hecho bíblico de que el Señor Jesús llevó la cruz personalmente durante cierto trecho del camino y que luego, ésta fue puesta encima de Simón, que venía del campo. Leemos en Lucas 23:26: “Y ellos, al llevarle, tomaron a un tal Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús”. ¿Qué significa esto? Según mi entendimiento, en el contexto de la Santa Escritura y de los pensamientos de salvación de Dios, fue una acción profética. Bajo la guía de Dios se quiere enseñar aquí algo importante en la historia de la salvación. Por esta interposición, el Señor quiere demostrar lo que quiere conseguir con la cruz de Jesús, lo que, finalmente, es el sentido y la meta de la cruz.

La cruz fue quitada de Jesús y puesta sobre Simón, no porque el Señor hubiera caído extenuado, sino simplemente porque Dios lo quiso así. Con esto quiere mostrarnos lo siguiente: 

1. Donde tiene que estar la cruz.

La cruz de Jesús tiene que estar sobre la humanidad. No es por casualidad que las expresiones en los Evangelios son tan ricas en variedad. Mateo 27:32 dice: “Mientras salían, hallaron a un hombre de Cirene llamado Simón. A éste le obligaron a cargar la cruz de Jesús.” Esta fue – bajo la guía de Dios – quitada del Señor Jesús y puesta sobre un hombre, porque la salvación de Dios y el perdón iban a venir sobre la humanidad. La cruz significó para el Señor Jesús una maldición, pero para la humanidad, salvación: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)”. Y Romanos 5:18 dice: “Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.” Ya que existe solamente un verdadero Salvador y Ayudador, Dios pregunta por medio del profeta: “¿A quién huiréis a pedir auxilio?”. El mismo da la única respuesta correcta a esto: “Yo, yo Jehová; fuera de mí no hay quien salve”.

Así, pues, Simón de Cirene llega a ser, como representante de todos los hombres, una imagen dada por Dios. Por ella, El quiere mostrarnos que el sentido y el fin de la cruz de Jesús consisten en ser puesta sobre el hombre individual, porque solamente de esta manera éste puede ser salvo de la maldición de la Ley, del pecado original y de sus propios pecados.

Sin embargo, esto es mucho más que solamente saber acerca de la cruz, verla y contemplarla. Al respecto, el les voy a contar lo siguiente: 

Un historiador del arte estaba en su lecho de muerte. El consejero espiritual al cual habían llamado, le mostró una imagen del Crucificado. Entonces el moribundo dirigió una mirada crítica sobre el crucifijo y murmuró desde lo profundo de su almohada: “Marfil – obra de Wuerzburg – estilo rococó – de poco valor.” Lo dijo y murió.

Estimado amigo, ¿No refleja esta escena ante las puertas de la eternidad, con seriedad estremecedora, toda la vida del artista? Y no despierta también en nuestros corazones la pregunta: ¿Qué valor tiene para ti la cruz de Jesús? En nuestros días hay innumerables personas que se parecen a ese artista moribundo. Conocen solamente la contemplación sin compromiso de la cruz de Cristo. Sin embargo, no conocieron ni experimentaron en verdad su profundo significado. Tampoco saben algo de la bendita fuerza de Dios que se hace accesible al que cree, por medio de la cruz de Cristo.

La salvación de la cruz es para los hombres, tiene que venir sobre ellos. Este acontecimiento en el camino hacia el Gólgota, donde la cruz de Jesús fue puesta sobre Simón de Cirene, es para mí una de las indicaciones más claras en los Evangelios, de que solamente hay perdón para la humanidad en la cruz del Gólgota. Jesús consumó la obra de salvación en la cruz completamente solo – pero ésta tiene que venir sobre nosotros.

La tragedia en la vida de muchísimas personas es que sí saben acerca de la cruz, cantan sobre ella e incluso la ven en relación con el perdón – pero nunca la han aplicado a su vida personal. La salvación está aquí, pero todavía no ha venido sobre ellos.

En este contexto, dos nombres son muy reveladores: Simón significa “respuesta a una oración” y Cirene “muro”. Dios respondió al grito de la humanidad por la salvación (Simón), y El venció por la cruz el muro del pecado que estaba entre nosotros y Dios (Cirene). ¡La salvación está aquí; Jesucristo la consumó! Está escrito sobre El: “Porque él es nuestra paz, quien de ambos nos hizo uno. El derribó en su carne la barrera de división, es decir, la hostilidad…También reconcilió con Dios a ambos en un solo cuerpo, por medio de la cruz, dando muerte en ella a la enemistad”.

¿Sabes, verdaderamente, cuánto Dios desea poner sobre ti la salvación en Jesucristo y en Su cruz? Hace mucho que escuchó tu grito por la salvación. ¿Estás ahora dispuesto a dejar que la salvación venga sobre ti, a recibirla?

Con esto llegamos a otro punto que Dios quiere mostrarnos por el acontecimiento con Simón de Cirene: 

Cómo hay que aplicar la cruz en la vida personal. Pero, Dios mediante, de este punto le quiero hablar en la próxima audición.

Hasta la próxima!

El inminente Arrebatamiento - ¿Por qué Pablo ya lo esperaba? 4/4
El Camino al Gólgota 2/3

3 pensamientos acerca de “El Camino al Gólgota 1/3

  • 14 noviembre, 2017 at 22:58
    Permalink

    Hola soy de Argentina ciudad de Bahía Blanca. Me encantó la presicion de este mensaje. Realmente abre mi entendimiento. Dios bendiga su vida y el Espíritu Santo siga dando ministrando estos estudios

    Responder
  • 31 julio, 2016 at 18:46
    Permalink

    Exelente explicación de la cruz de Jesús y lo que sin nifica camino al golgota que es calavera gracias porla información

    Responder

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>