El Camino a Dios

El Camino a Dios

Autor: Herman Hartwich

  ¿Cuántos caminos hay para llegar a Dios? ¿Cuál has elegido tu?… el programa te dará a luz sobre este asunto.

 


DESCARGARLO AQUÍ
PE1976 – Estudio Bíblico  – El Camino a Dios



Estimados amigos, hay mucha gente buscando el camino a Dios. Hoy día estamos viviendo tiempos muy difíciles, tiempos de confusión, tiempos de engaño.

En el evangelio de Mateo 7:13 y 14 nos dicen: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”

Jesús vino a este mundo con un mensaje maravilloso de esperanza. Pero también nos hace una advertencia. Nos habla de los tiempos finales. De los tiempos que estamos viviendo ahora: de confusión, de engaños.
En el capítulo 24 también nos dice: “Mirad que nadie os engañe”. La verdad es que nosotros como hijos de Dios tenemos una gran tarea de advertir a la gente a que no caiga en el engaño. Las personas quieren encontrar a Dios, pero muchas veces lo buscan por caminos equivocados. El apóstol Pablo también nos advierte diciendo que en los últimos tiempos, la gente tendrá picazón, comezón de oír y buscarán maestros que les hablen las cosas conforme a sus propios deseos. La gente busca a siervos de Dios, a pastores, a un sacerdote que le diga cosas que le gusten. No buscan a personas que les ofendan o que les hagan ver la realidad de sus vidas.

¿Por qué es tan importante encontrar el camino que nos lleva a Dios? ¿Es tan importante?
La Biblia dice a través de Salomón que hay caminos que al hombre le parecen derechos pero que su fin es de perdición. Hay caminos que quizás para ti te parezcan derechos. Pero, tienes que tener cuidado: no todo camino que se pone delante nuestro nos parece derecho.

Debemos ser personas “bien plantadas”, bien sensatas.
Ahora: ¿De dónde debemos adquirir la sabiduría, la sensatez, la inteligencia? De la palabra de Dios. Si tomamos elecciones fuera de la palabra de Dios, entonces, seguro que nos vamos a equivocar. Muchas personas dicen seguir el dictado de su corazón. La Biblia nos dice que el corazón es engañoso, perverso más que todas las cosas. Amigos, no se puede fiar del corazón, no se puede fiar de los sentimientos. Hay muchos falsos profetas, falsos maestros en este tiempo y Jesús mismo nos lo advirtió en el evangelio, que en los tiempos finales será tanta la maldad a tal punto que el amor de muchos se enfriaría. Y también dice, que los escogidos podrían ser engañados.

Es importante encontrar el camino que nos lleva a Dios. Pero: ¿Cómo se puede conocer la verdad? A la verdad la presenta la palabra de Dios, la Biblia.
Jesús dijo: “Escudriñad las escrituras porque a vosotros les parece que en ella está la vida eterna y ellas son las que hablan de mi.” Es fundamental que nosotros escudriñemos las escrituras. Las personas por lo general no quieren leer la Biblia, ni estudiar, escudriñar la escritura por sí mismos, pidiéndole al Señor que los ayude.
Las personas creen lo que otros le dicen.
Yo suelo decir en la congregación que no crean todo lo que yo les digo porque puedo equivocarme.

Usted tiene que ser noble como los Bereanos que encontramos en el libro de los hechos que cuando escuchaban al apóstol Pablo, iban a la escritura para comprobar si todo lo que decía el apóstol pablo era tal como decía la escritura. Si tenía fundamento.
Una gran cantidad de predicadores predica el evangelio a su manera, pero no van a la escritura a corroborar que tuercen las escrituras. Buscan mostrar los versículos a la conveniencia de la gente.

Debes creer a Jesucristo, porque el único medio es Jesucristo para conocer la verdad. Porque él es la verdad. Debes conocer la verdad. No hay otra verdad. Debes creer el evangelio la buena noticia de que Él vino a dar su vida por ti.

¿Qué es el evangelio? Este es el mensaje de Salvación que Jesús vino a darnos, vino a traernos. El apóstol Pablo dice en Romanos 1:16 “porque no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree. Toda persona que cree en Jesucristo, es transformada por el poder del evangelio.

Satanás ha cegado el entendimiento para que las personas no crean el evangelio y hay que tener en cuenta que el diablo es muy astuto. No te permitas que el diablo te ciegue el entendimiento. No te apartes de la Palabra de Dios. Porque hay un solo mensaje de salvación. Pablo le dijo a los Gálatas que si aún un ángel del cielo, o alguna otra persona les viene a anunciar otro evangelio, entonces, que sea maldito. No te dejes deslumbrar por aquello que tiene forma angelical. El evangelio fue entregado por Jesucristo aquí en la Biblia y no ha cambiado, no hay nuevas revelaciones agregadas a la palabra de Dios.
Recuerda que al finalizar la Biblia dice: sella estas palabras y maldito el que quitare o agregare a esta profecía.

Solo hay dos caminos para escoger: el ancho y el angosto. El ancho es el camino de lo fácil, de la simpleza, el camino en el que se encuentra la mayoría, es el fácil, es el que va al placer, a las sensaciones. Ahí, la gente se agolpa.
Pero, el camino angosto, del que nos habla Jesús el que va a la vida eterna es el camino que pocos transitan. Lamentable es que los menos, como lo dijo Jesús van a aceptarlo. Y yo estoy entre esos menos. Mi deseo e que tu estés entre esos menos. Pocos son los que encuentran el camino. La Biblia nos enseña que Jesús es el camino que nos lleva a Dios. Y él no solo es el camino: es la verdad y es la vida. Solo al conocerlo a él es que podemos ser verdaderamente libres. Y tener paz con Dios.

Jesús dijo: “Conoceréis la verdad y la verdad los hará libres”. Yo quisiera que tú conozcas la verdadera libertad que tenemos en Jesucristo.

El altar del holocausto y el Cordero de Dios (3ª parte)
No Tengo Palabras para Describir el Amor de Dios

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>