El aspecto profético del Salmo 23 3/4

Titulo: “El aspecto profético del Salmo 23” 3/4
  

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1156

Durante casi 2000 años Israel anduvo a la sombra de la muerte. Pero al final de los días, deberá ser reunido nuevamente y ser llevado de regreso a sus praderas nuevamente al encuentro con el Señor, esta vez para Su segunda venida


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1156.mp3



“El aspecto profético del Salmo 23″ 3/4

Hola estimado amigo, hoy seguiremos con el6º punto. Dice la Palabra: Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento (Sal. 23:4). Entre los versículos 3 y 4 se encuentra una extensión de tiempo de casi dos mil años: El tiempo de la dispersión, de la persecución y del holocausto.

Israel en la Diáspora era como una oveja sin pradera – estaba siendo sacrificado. Ese fue el tiempo del valle de sombra de muerte. Notemos la diferencia: Versículo 3:“Confortará mi alma …”y versículo 4:“… en valle de sombra de muerte …”Entremedio se encontraba la primera venida de Jesús. Esa vez, el pueblo de Israel rechazó a su Mesías y no quiso que Él fuera su pastor:“No queremos que éste reino sobre nosotros”(Lc. 19:14). El resultado fue la dispersión entre las naciones.“Y andan errantes por falta de pastor, y son presa a todas las fieras del campo, y se han dispersado”(Ez. 34:5). En Lucas 21:24, Jesús habló de eso:“Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.”

Durante casi 2000 años Israel anduvo a la sombra de la muerte. Pero al final de los días, deberá ser reunido nuevamente y ser llevado de regreso a sus praderas – nuevamente al encuentro con el Señor, esta vez para Su segunda venida.“Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierra; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país”(Ez. 34:11-13). Y en Jeremías 33:7-8, el Señor dice:“Y haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio. Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron, y con que contra mí se rebelaron.”

Pero antes de eso, todavía serán reunidos por otra razón. Porque antes que el Mesías regrese, ellos tendrán que atravesar el valle de sombra de muerte – la gran tribulación. Ese reunirse en la tierra de los antepasados antes del “terror de Jacob”, puede ser a lo que se haya referido Sofonías con visión profética:“Congregaos y meditad, oh nación sin pudor, antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros. Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová”(Sof. 2:1-3). Algunos intérpretes ven en ese “congregarse” el regreso de los judíos de la dispersión. Eso significaría que el regreso de los judíos de la Diáspora a su patria sucedería antes de que el decreto de Dios se hubiera cumplido, es decir, antes de que Jesús volviera y completara todo.

El día del congregarse ya ha pasado. Sucedió a la mitad del siglo veinte. Y así también vendrá el “día de la ira”, es decir, la gran tribulación, y es ahí que el día se convertirá en noche. Sombras de muerte se posarán sobre Israel y el anticristo se presentará como falso pastor de Israel.“Porque he aquí, yo levanto en la tierra a un pastor que no visitará las perdidas, ni buscará la pequeña, ni curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas, sino que comerá la carne de la gorda, y romperá sus pezuñas”(Zac. 11:16).“Acontecerá en aquel tiempo, que los que hayan quedado de Israel y los que hayan quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los hirió, sino que se apoyarán con verdad en Jehová, el Santo de Israel”(Is. 10:20-22). De modo que primero tendrá lugar el congregarse en sus propias praderas, y luego le seguirá la restauración espiritual.

Estimado amigo, la actual existencia de Israel en tierra propia, es la indicación más fuerte de que Dios está obrando y que está llevando a este pueblo al encuentro de la segunda venida de Jesús. Eso es lo que sucederá como otro gran acontecimiento.“En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y le llamará’Jehová, justicia nuestra’”(Jer. 33:16). Pero anteriormente a eso, como hemos mencionado, ellos tendrán que pasar por el valle de sombra de muerte, que es la oscuridad de la gran tribulación.

En ese tiempo de tribulación, se cristalizará de entre la multitud el remanente de Israel, y muchos israelíes alcanzarán la fe en el Mesías. Ese remanente seleccionado pasará por el valle de la sombra de muerte, pero el Señor lo protegerá del peor de los desastres:“… no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”(Sal. 23:4).“Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. Y la serpiente arrojó se su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca”(Ap. 12:13-16). Es ahí cuando el remanente judío experimentará la presencia de Dios, porque Él mismo lo consolará durante ese tiempo:“… porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos”(Ap. 7:17). De modo que Israel no necesita temer el “desastre” de la ruina.

La vara y el cayado indican la función de Jesús como gobernador, como soberano y como supremo juez. El remanente se sabe protegido en Aquel a quien es dada toda potestad en el cielo y en la tierra. Sabe de la segunda venida de su Mesías y de la inminente implementación de Su reino. Estimado amigo, le invito a concluir este rico estudio en el próximo programa.

El aspecto profético del Salmo 23 2/4
El aspecto profético del Salmo 23 4/4

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>