El arrebatamiento de Enoc (1 de 3)

Título: El arrebatamiento de Enoc (primera parte)

Autor: Norbert Lieth
Un interesante mensaje acerca de una persona consagrada a Dios, que no tuvo que pasar por la muerte.

DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1416.mp3



¡Qué gusto saludarles queridos amigos! El mensaje que comienza hoy se titula: „El Arrebatamiento de Enoc“.

Hebreos 11:5 dice así: „Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios“.
En Judas 14-15 leemos:
„De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él“.
Y Gn. 5:21 al 24, nos relata lo siguiente: „Vivió Enoc sesenta y cinco años, y engendró a Matusalén. Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios“.
Veamos en primer lugar a Enoc como figura de la Iglesia:
Enoc significa „consagración“, y esto fue lo que caracterizó exactamente su vida. Era un hombre consagrado a Dios. Y de la misma manera, la Iglesia tiene que estar consagrada como esposa a su Esposo celestial. En Ro. 12:1 Pablo escribe a la Iglesia: „Hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional“.
Enoc es una luz de esperanza para la Iglesia. Es el único – salvo Noé – destacado como una imagen de la vida, en el así llamado „capítulo de los muertos“, en Génesis 5. Vamos a leer los nombres que se mencionan en ese pasaje para corroborarlo:
„Y fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años; y murió“ (v. 5).
„Y fueron todos los días de Set novecientos doce años; y murió“ (v. 8).
„Y fueron todos los días de Enós novecientos cinco años; y murió“ (v. 11).
„Y fueron todos los días de Cainán novecientos diez años; y murió“ (v. 14).
„Y fueron todos los días de Mahalaleel ochocientos noventa y cinco años; y murió“ (v. 17).
„Y fueron todos los días de Jared novecientos sesenta y dos años; y murió“ (v. 20).
„Fueron, pues, todos los días de Matusalén novecientos sesenta y nueve años; y murió“ (v. 27).
„Y fueron todos los días de Lamec setecientos setenta y siete años; y murió“ (v. 31).
„Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios“ (v. 24).
El arrebatamiento de Enoc simboliza a la Iglesia, que ha pasado de muerte a vida y tiene la promesa de ser arrebatada. Noé, sin embargo, – el último mencionado en Génesis 5 – es el remanente del mundo antes del diluvio. Génesis 5:32 dice: „Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam y a Jafet“. Noé es una imagen de Israel. Él sobrevivió a la destrucción del mundo antiguo y fue guiado hacia uno nuevo, pues la tierra después del diluvio no fue más como antes („… el mundo de entonces pereció anegado en agua“, afirma 2 Pe. 3:6). Así también, el remanente de Israel será llevado a través de las aguas de la Gran Tribulación y llegará a la „nueva tierra“ del Reino mesiánico.
Leemos en Judas 14 que Enoc tenía un gran mensaje: „He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares…“. Ya en el quinto capítulo de la Biblia tenemos, pues, un indicio del regreso de Jesús en gloria, juntamente con Su Iglesia ya arrebatada. También leemos acerca de este acontecimiento en 1 Tesalonicenses 3:13: „Que los haga firmes en sus corazones, santos e irreprochables delante de Dios nuestro Padre cuando regrese nuestro Señor Jesús con todo su pueblo santo. Amén.“ También la segunda carta a los Tesalonicences nos habla de este suceso: „cuando el Señor venga en aquel día para ser honrado entre su pueblo santo y admirado por todos los creyentes.
“ Tendríamos que preguntarnos si, en nuestras iglesias, realmente le damos la importancia que merece a este mensaje. Escuché decir a un conocido predicador: „Hay dos cosas que ya casi no se mencionan dentro de la Iglesia de Jesucristo: Israel y el arrebatamiento.“
Pero Enoc, como se relata en Judas 15, también anunció el juicio de Dios: „… para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él“. Un día el Señor responderá a todas las blasfemias y mentiras que se han pronunciado contra Él y contra Su pueblo Israel. Pensemos en todas las burlas de las cuales Israel es víctima, las mentirosas tentativas de negar el Holocausto, las caricaturas burlonas, y todas las inculpaciones por parte de los medios de comunicación y de la ONU contra Israel.
En febrero de 2006, un diario iraní llamó a una competencia de caricaturas acerca del Holocausto; el vencedor recibiría unos 12.000 dólares. También se pudo leer en un artículo de prensa que un caricaturista noruego recibió una alta condecoración de parte del rey noruego, Harald V., entre otras cosas por una caricatura que representaba al Primer Ministro israelí Ehud Olmert como comandante de las fuerzas armadas nazis de Hitler, disparando arbitariamente desde un balcón sobre víctimas palestinas. El ejemplo fue tomado de una escena de la película „La Lista de Schindler“, que muestra una matanza de judíos en el campo de concentración de Plaszow en Polonia.  Dice el artículo: „En la laudatoria se habló de la ‚profesionalidad desarrollada en sus dibujos’. Se dijo que su obra era un ‚valioso aporte a la vida cultural de Noruega’. De esta manera se justificó este reconocimiento proveniente del palacio real noruego. La embajada israelí protestó ante el Comité de Ética de la Asociación de Prensa de Noruega contra esta actitud antisemita, pero la queja fue rechazada con el argumento de que afectaría la ‚libre expresión de opinión’ en Noruega…“
En realidad estas blasfemias se dirigen contra el Dios de Israel y no quedarán impunes. Ya acerca de Edóm se profetizó en Ez. 35:12 y 13: „Y sabrás que yo Jehová he oído todas tus injurias que proferiste contra los montes de Israel, diciendo: Destruidos son, nos han sido dados para que los devoremos. Y os engrandecisteis contra mí con vuestra boca, y multiplicasteis contra mí vuestras palabras. Yo lo oí“.
Cuando el Señor venga otra vez y pronuncie el juicio sobre las naciones, aplicará el siguiente criterio que encontramos en Mt. 25:31,40 y 45: „Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria… Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis… Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis“. Saulo, que perseguía a los cristianos, también tuvo que sentir el poder de Dios. Así lo leemos en Hechos 9:5: „Él (Saulo) dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón“.
La Biblia testifica que Enoc siguió al Señor con un corazón íntegro, y destaca cuatro cosas, las cuales vamos a ver en el próximo programa ya que hoy se nos acaba el tiempo.

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>