El Amor Paterno de Dios

El Amor Paterno de Dios

Autor: Herman Hartwich

¿Quién como Dios para demostrarnos su amor como padre eterno? Descubra de la mano de Herman Hartwich cómo Dios nos ama con gran amor!


DESCARGARLO AQUÍ
PE1802 – Estudio Bíblico – El Amor Paterno de Dios



Amigos, en esta oportunidad hablaremos sobre el Amor paternal de Dios. Muchos enseñan y hablan de Dios como algo lejano, temible, pero, desentendido de mis problemas. Al contrario de esto, la Biblia nos enseña que él nos ama, nos cuida y, que quiere lo mejor para cada uno de nosotros.

En el libro del profeta Oseas, en el capítulo 11, encontramos lo siguiente. En cuanto a Dios y su relación con Israel.

Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijO. Cuanto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí; a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían sahumerios. Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba. Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. No volverá a tierra de Egipto, sino que el asirio mismo será su rey, porque no se quisieron convertir. Caerá espada sobre sus ciudades, y consumirá sus aldeas; las consumirá a causa de sus propios consejos. Entre tanto, mi pueblo está adherido a la rebelión contra mí; aunque me llaman el Altísimo, ninguno absolutamente me quiere enaltecer. ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad. En pos de Jehová caminarán; él rugirá como león; rugirá, y los hijos vendrán temblando desde el occidente. Como ave acudirán velozmente de Egipto, y de la tierra de Asiria como paloma; y los haré habitar en sus casas, dice Jehová.”

Amigos, podemos contemplar, podemos apreciar el amor paternal de Dios. Realmente, Dios nos ama desde el momento de nacer. Algún escritor en la Biblia dice que fui escogido desde el vientre de mi madre. Otros dicen desde antes de la fundación del mundo, él como dice aquí, a través de Oseas, nos enseña a Caminar. Su disciplina se aplica, no con vara de odio. Muchos padres tratan muy mal hoy día a sus hijos, tratándoles como animales. Esta disciplina de Dios, esta formación de Dios, es, con cuerdas de amor.

Muchas personas tienen el concepto de que Dios, es un Dios torturador. No ven en Dios, el padre Amante que disciplina, con Amor. Es difícil, hoy día concebir un padre que discipline con amor porque hoy día, está todo muy corrompido en este mundo; de esta manera, esta figura casi no se puede usar ya. No obstante, la Biblia nos presenta a Dios como un padre de Amor. En este pasaje se puede ver la naturaleza rebelde del ser humano y, cada uno, como dice la Biblia quiere ir en pos de su propio camino. El profeta Isaías ya lo decía: cada uno se aparta en su propio camino. Ya desde pequeños cada uno opta por el camino que desea seguir. Cada vez es más baja la edad en la que los chicos se quieren independizar. No quieren depender de sus padres ó no quieren ser controlados por sus padres. Ya cada vez más, los jóvenes son autosuficientes. Cada uno escoge su estilo de vida. Sada uno escoge y sabe mejor que nadie cómo sacar provecho de esta vida. y cada uno es sabio en su propia opinión pero no delante de Dios. En definitiva la Biblia nos dice que todos somos hijos perdidos.


¿Cuál es la naturaleza de Dios?Dios no nos abandona a nuestra suerte. Tiene una paciencia enorme con sus hijos. Con sus criaturas. Muchas personas no son hijos pero sí, son criaturas de Dios. Solamente llegamos a ser hijos cuando nacemos de nuevo. Por la fe en Cristo Jesús. Él tiene una paciencia tremenda con nosotros. Nuestra paciencia es muy limitada. Pero Dios no es así. Él espera nuestro regreso. Él espera nuestro regreso a él. Dios quiere que procedamos todos al arrepentimiento. Dios todavía está manifestando paciencia contigo.

A Dios debemos darle nuestro amor y nuestra lealtad incondicional. A la luz de la palabra de Dios debemos volvernos a él. Él es el único que nos perdona, que nos da una nueva vida y segura. La verdad es que nosotros debemos ser honestos con nosotros mismos.


Tal vez has tenido muchos intentos para poder librarte de la culpa, para poder librarte de la inseguridad permanente de la vida que te tiene acorralado. Él quiere perdonarte y darte una vida nueva y segura.

A veces hay cristianos rebeldes que se extravían, el Señor tiene paciencia todavía. Pero, no juegues con la paciencia de Dios. No estés aplazando el retorno. Cuanto más dejes pasar, más postergas tu retorno a tu padre celestial más peligros corres. Debemos aceptar la disciplina, de las cuerdas de amor del Señor y vivir con lealtad absoluta a Dios.


Amigo, no te resistas a la disciplina del Señor; justamente porque nos ama, nos disciplina. El concepto de amor de padre está muy tergiversado. Dios es un padre ejemplar, nuestra relación con Dios puede ser muy diferente, si lo concebimos como un Dios personal que siempre está tratándonos como un padre amante. Hoy hay un gran problema, cuando nuestro concepto de Dios es un concepto vago y pienso que es un ser desinteresado en mí. Es aquí donde estás equivocado. Dios se interesa por tí y en tu necesidad personal.

El quiere ser tu Dios y salvador. Tú no entrarás a la vida eterna porque tus familiares sean cristianos; Dios no tiene nietos, tiene hijos. Trata con él. Acércate a él y dale el control de tu vida pidiendo perdón por tus pecados y volviéndote a él. Que Dios te bendiga.

Él dijo: Renuncien a Todo (3ª parte)
La Maldad Globalizada

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>