Dos fechas y la Verdad entre medio de ellas (1ª Parte)

Dos fechas y la Verdad entre medio de ellas 
(1ª parte)

Autor: Norbert Lieth

    A menudo, son las pequeñas cosas las que hacen una gran diferencia. Los pequeños tonos son los que producen grandes melodías. En este caso, se trata de una tablilla de cerámica en el Museo Británico, que sólo tiene 13,2 cm. de largo y 6,2 cm. de ancho. Es denominada la “BM 21901” y en ella se encuentra una impresionante verdad; una verdad que tiene una conexión directa con las profecías bíblicas.  


DESCARGARLO AQUÍ
PE1843 – Estudio Bíblico
Dos fechas y la verdad entre medio de ellas (1ª Parte)



¡Qué tal amigos! Como ya se dijo el título del mensaje es: “Dos fechas y la verdad entre medio de ellas”. Esas fechas son 609 al 539 AC.

En Isaías 46:10 leemos:“Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero”.

A menudo, son las pequeñas cosas las que hacen una gran diferencia. Los pequeños tonos producen grandes melodías. En este caso, se trata de una tablilla de cerámica en el Museo Británico. Dicha tablilla sólo tiene 13,2 cm. de largo y 6,2 cm. de ancho. Es el así-llamado tercer fragmento, la “Crónica de la Caída de Nínive”, y tiene el número de archivo 21901.1De este número también deriva, también, la denominación de la tablilla de cerámica: “BM 21901” (BM = Museo Británico). Y detrás de este “BM 21901” se encuentra una impresionante verdad; una verdad que tiene una conexión directa con las profecías bíblicas.

Los acontecimientos del mundo y la profecía van de la mano. Lo que Dios ha predicho se cumple, también a nivel político. Esdras 1:1 al 4 dice:“En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo: Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén. Y a todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en Jerusalén.”El profundo significado de esta declaración histórica, lo que tiene que ver con la “BM 21901”, y el rol que Isaías y Jeremías jugaban en esto, es lo que analizaremos a continuación.

En primer lugar: 70 años: Babilonia. Nos ocuparemos primeramente de la duración de la hegemonía mundial babilónica y del cautiverio babilónico de Judá. Determinantes en esto son los datos que Dios aporta a través de Sus profetas. Cuando ya hacía algunos años que Babilonia estaba en el poder, Jeremías dijo:“He aquí enviaré y tomaré a todas las tribus del norte, dice Jehová, y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra y contra sus moradores, y contra todas estas naciones en derredor; y los destruiré, y los pondré por escarnio y por burla y en desolación perpetua… Toda esta tierra será puesta en ruinas y en espanto; y servirán estas naciones al rey de Babilonia setenta años. Y cuando sean cumplidos los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a aquella nación por su maldad, ha dicho Jehová, y a la tierra de los caldeos; y la convertiré en desiertos para siempre. Y traeré sobre aquella tierra todas mis palabras que he hablado contra ella, con todo lo que está escrito en este libro, profetizado por Jeremías contra todas las naciones”(así leemos en el cap. 25, vers. 9, 11 y 13 de Jeremías).

El profeta, por orden del Todopoderoso, reveló lo siguiente: el dominio de Babilonia sobre“esta tierra”: Judá y sobre“todas estas naciones en derredor”,duraría 70 años. Eso claramente incluye a otras naciones, como por ejemplo Asiria (los asirios ya habían conquistado el reino del norte de Israel que estaba separado de Judá), Egipto, Elam, Edom, Moab, Amón, Tiro, Sidón y los filisteos (según Jer. 25:15 al 25; 27:3 al 8; y 34:1). Se deja en claro que estos 70 años no eran una indicación de tiempo para el cautiverio babilónico de Judá. Los 70 años se referían al dominio mundial babilónico en su totalidad. El pasaje paralelo, en Jeremías 29, vers. 10 y 11, enfatiza esta verdad:“Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar. Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. Tengamos en cuenta que no dice: “Cuando se cumplan los setenta años para Judá”, sino:“Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años”.El segundo libro de Crónicas, explica que la desolación de Judá ocurrió durante los 70 años de duración del dominio mundial babilónico:“Los que escaparon de la espada fueron llevados cautivos a Babilonia; y fueron siervos de él y de sus hijos, hasta que vino el reino de los Persas; para que se cumpliese la palabra de Jehová por la boca de Jeremías, hasta que la tierra hubo gozado de reposo; porque todo el tiempo de su asolamiento reposó, hasta que los setenta años fueron cumplidos”(así nos dice 2 Cr. 36:20 y 21). ¿Hasta“que los setenta años fueron cumplidos”? ¿Qué setenta años? Los setenta años del dominio mundial de Babilonia. En el libro del profeta Zacarías, encontramos una indicación de que Dios permitió a los babilonios reinar por 70 años, a causa de Su ira contra Judá. Después, lleno de misericordia, Él otra vez se volvió hacia Su pueblo, según leemos en Zac. 1:12: “Respondió el ángel de Jehová y dijo: Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no tendrás piedad de Jerusalén, y de las ciudades de Judá, con las cuales has estado airado por espacio de setenta años?” El “ángel de Jehová” no se refiere aquí a un cautiverio babilónico de 70 años, sino al dominio mundial babilónico de 70 años.

Resumiendo estos pasajes, tenemos el siguiente resultado: -Babilonia fue levantada como poder mundial porque Dios estaba lleno de ira contra Judá (lo que se puede vislumbrar en Dt. 28:49; y Jer. 1:13 al 16). -La duración del dominio mundial de Babilonia fue limitado a 70 años por causa de Judá. Y por último: – La destrucción de Jerusalén y el cautiverio babilónico del pueblo judío tuvieron lugar en el correr de esos 70 años.

Seguimos analizando en segundo lugar, ahora: El transcurso de la historia. Asiria (Asur, los asirios) fue un estado militar sumamente brutal. Bajo el gobierno de Tiglat-Pileser III (del 746 al 727 a.C.), los asirios se convirtieron en una gran potencia. Ellos subyugaron, entre otros, a la Babilonia Antigua, a los arameos, a los sirios, a los medos y, más adelante, también a los egipcios. En el año 722 a.C., bajo el mando de su soberano Salmanasar (hijo de Tiglat-Pileser III), llevaron una parte de la población del Reino del Norte Israel (el reino de las diez tribus) al cautiverio (así leemos en 2 Reyes 17:3 al 6; y 18:9 al 12). Pero, los asirios nunca lograron conquistar Jerusalén (que estaba en Judá, el reino del sur). Es que Dios se había puesto de parte del piadoso rey judío Ezequías, y le había dado promesas al respecto (como está escrito en 2 Reyes 19:32 al 37).

Después que los babilonios subyugaran a la Babilonia Antigua, con el tiempo, surgió un nuevo imperio babilónico que hizo alianza con los medos. Éstos eran una tribu que habitaba en la región montañosa medo-persa (hoy Irán). Los medos debían pagar tributo a los asirios. Pero luego, juntamente con los babilónicos, vencieron a los asirios. Más adelante, los medos llegaron a ser parte del reino persa, bajo el reinado de Ciro (o Cyrus). Ellos se pusieron en contra del imperio babilónico y lo conquistaron junto a los persas.

El (nuevo) dominio mundial  babilónico comenzó con la total desarticulación del reino asirio, lo que también fue el comienzo de los 70 años de Babilonia. Por esa razón, es importante ver cuándo exactamente sucedió esa total desarticulación de Asiria por los babilonios. Y aquí es donde entra en juego la tablilla de cerámica del Museo Británico mencionada al principio. Pero, eso lo continuaremos viendo en el próximo programa, porque el tiempo se ha acabado por hoy. ¡Hasta entonces y Dios les bendiga!

 

Esclavitud
Dos fechas y la verdad entre medio de ellas (2ª Parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>