Dios también escucha 2/2

Titulo: “Dios también escucha” 2/2
  

Autor: NorbertLieth 
Nº: PE1194

Quizás le suceda lo  que a los hijos de Israel en Egipto. Aflicción, exactores, angustia y opresión han caído sobre usted. Pero recuerde que Dios también escucha.

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1194.mp3



“Dios también escucha” 2/2

Que tal estimado amigo, comenzaremos hablando en esta oportunidad sobre el Asesinato de niños ahora, antes de la segunda venida de Jesús.

Actualmente nos encontramos frente a la segunda venida de Jesús, y nuevamente los niños son atacados. En Suiza, de aquí en más, se pueden obtener células originales de los embriones y utilizarlas con fines de investigación. Más de dos tercios de los votantes de todos los cantones, en una votación pública, se expresaron a favor de la ley de la investigación de dichas células. Se dice que estas manipulaciones a que son sobre todo una señal de esperanza de la sanidad de enfermedades hasta ahora incurables. Esto quiere decir que si el ser humano es atacado en su propia sustancia, entonces no importa si los niños mueren; en ese caso se pueden sacrificar embriones. ¡Qué manera tan egoísta de pensar!. Los adversarios de esta ley ahora – después de su desilusión por el claro sí del pueblo – tienen la esperanza de poder lograr la adopción de embriones. Eso ya se estaría practicando en muchos países. En Estados Unidos, el año pasado, 25 niños habrían nacido de este modo. ¿Hasta dónde tiene que alejarse un pueblo de Dios para poder votar de esa manera?

¿Qué fue lo que sucedió en Egipto en aquel entonces? Para que el pueblo de los israelitas no creciera tanto, y para que el Faraón y los egipcios pudieran seguir siendo superiores para poder vivir más que ese pueblo, los varoncitos israelíes tenían que morir.

En Israel sucedió algo similar: Jesús vino para dar salvación a la humanidad. Herodes quería sobrevivir. Él tenía miedo de Jesús, el Rey de los judíos, y por eso tuvieron que morir muchos niños.

¿Y cómo es en la actualidad, en el mundo entero? El mundo, en su interminable egoísmo quiere sobrevivir, y nuevamente los niños tienen que morir para que eso sea posible. Pero, no pensemos que Dios no escucha y no ve todo eso. ¡No! Sino que sucede lo mismo que en el tiempo de Nínive, la ciudad pecadora, cuando Dios dijo a Jonás:“… porque ha subido su maldad delante de mí”. Jesús pronto regresará. ¡La medida de todas las cosas ha sido alcanzada en todo sentido!

Escuchemos algunos compases musicales y enseguida regresamos.

Querido amigo recordemos que Jesús también escucha.

En Marcos 5:36 leemos:“PeroJesús, luego que oyólo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.”Es un gran consuelo saber que Jesús capta todo lo que tiene que ver con nuestras vidas. Toda situación dolorosa, todo desafío, toda preocupación, todos los pensamientos llenos de temor – nada se Le escapa.

Esta vez se trataba nuevamente de un niño. La hijita de Jairo estaba enferma, a punto de morir. Por eso el padre, en su aflicción, se dirigió a Jesús. El Señor fue con él, y todo parecía lleno de esperanza. Pero, de repente, Jesús se detuvo y no siguió caminando con Jairo. Parecía que ya no le prestaba atención, le volvió la espalda y puso su atención en otra persona, ya ni siquiera hablaba con él. Fue entonces que Jairo recibió la noticia de la muerte de su hija, y a continuación algo como para desanimarlo totalmente: “Es tarde, tu hija ha muerto. No molestes al Maestro”. Esas fueron insinuaciones del diablo. Sin embargo, después dice:“PeroJesús … oyólo que se decía …”.

Conocemos situaciones similares: Algo nos oprime, ha caído sobre nosotros, nos conmueve y no podemos solos con eso. Nos dirigimos a Jesús llenos de confianza y esperanza, creyendo que todo va a cambiar. Y al principio las cosas no parecen estar tan mal. Pero después de un tiempo da la impresión que el Señor no se estuviera moviendo, que no estuviera con nosotros.

Oímos de respuestas a oraciones y de maravillosas experiencias que otros tienen con Jesús. Pero nosotros nos sentimos abandonados y aislados; y la duda sobre nosotros mismos, nuestro prójimo y el Señor, crece más y más. En vez de mejorar, las cosas empeoran aun más. Y algunas circunstancias nos quitan el resto de la esperanza. Incluso podemos llegar al punto de pensar: “Después de todo, esto ya no tiene sentido; todo sigue como está; es más, está cada vez peor. ¿De qué sirve entonces orar?”

“PeroJesús … oyólo que se decía …”Él no se ha ido, Él está presente. Y Él es bueno y hará lo mejor para usted. Quizás le suceda lo que a los hijos de Israel en Egipto. Aflicción, exactores, angustia y opresión han caído sobre usted. O quizás le suceda lo mismo que a las madres que estaban en Belén y sus alrededores. Ya solamente puede llorar y lamentarse, y no quiere dejarse consolar. O tal vez le pase lo que le pasó a Jairo. Parece que ya nada se mueve. Las noticias van empeorando y la situación se vuelve cada vez más complicada. Y no tenemos ninguna explicación, no sabemos porqué todo es así como es, y tampoco sabemos cómo van a seguir las cosas.

En la situación sin salida en la cual se encontraba, a Jairo se le dijo:“No temas, cree solamente.”

Paul Gerhard, un poeta lírico, durante la Guerra de los 30 Años perdió a su esposa y a cuatro de sus cinco hijos, por enfermedad. Tuvo que sufrir las más duras aflicciones, fue perseguido y deshonrado. Sin embargo, él no tuvo miedo en ninguna de esas situaciones, sino que se mantuvo firme en su fe, y escribió esta canción: 

“Encomienda tu camino

Y lo que ofende tu corazón

Al más fiel cuidado de Aquél

Que dirige los cielos.

Quien a nubes, aire y vientos

Abre caminos y vías,

También encontrará caminos

Donde tu pie pueda andar.”

Lo que nos queda de todo esto, son dos cosas esenciales: 

1. El hecho que el Señor Jesús también conoce su situación, y no lo pasará por alto, ni dejará de escuchar.

2. Por eso, escuche usted también ahora a Jesús, a Quien le es dado todo poder en el cielo y en la tierra, que le dice:“No temas, cree solamente.Será hasta la próxima.

Dios también escucha 1/2
Ser liberado y permanecer libre 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>