Despertando Conciencias

Titulo: “Despertando Conciencias”
 

Autor: Herman Hartwich 
Nº: PE1089

Muchas veces Dios tiene que usar medios extraños para despertar las conciencias, a veces basta una palabra, a veces un incidente, a veces una enfermedad, un fracaso; algunas veces ha tenido que emplear métodos más duros.

¿Desea descubrir qué mas nos enseña Herman Hartwich en este programa? ¡Escúchelo! ¡No se lo pierda!


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE1089.mp3



“Despertando Conciencias”

Hola mi amigos ¿Cómo están?

Deseo que en sus vidas Dios este obrando de tal forma que este despertando sus conciencias, que la palabra maravillosa de Dios, este despertando sentimientos profundos en su vida. Muchas veces Dios tiene que usar medios extraños para despertar las conciencias, a veces basta una palabra, a veces un incidente, a veces una enfermedad, un fracaso; algunas veces ha tenido que emplear métodos más duros. Suelo decir a la gente, Dios nos habla suavemente a través de la palabra, no le hacemos caso…, Dios tiene que hablarnos un poquito mas fuerte a través de la conciencia, no hacemos caso…, entonces Dios tiene que recurrir a las tragedias muchas veces, a algo que nos mueva el piso para despertar nuestra conciencia.

En esta oportunidad quiero compartir con ustedes, un incidente que se registra en la Biblia, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, capitulo 16, versos 11 en adelante, en esta ocasión los siervos de Dios habían sido encarcelados por estar predicando el evangelio, entonces allí en la cárcel, ellos comenzaron, conste, que estaban en lo mas adentro de la cárcel, en la mas segura pero también en la mas fría y húmeda quizás minada de roedores y cucarachas e insectos, que estarían quizás torturando a aquellos dos siervos de Dios y con sus pies y con sus manos en cepos, encadenados, pero ellos cantaban y alababan al Señor.

Entonces Dios podía haber librado a estos siervos como lo hizo quizás con Pedro anteriormente, que mandó un ángel y que cayeron las cadenas y los grillos de sus brazos y sus pies y los saco, pero en esta oportunidad fue necesario un terremoto. Como dije Dios podía haber librado a sus siervos sin necesidad de aquel terremoto, pero era necesario específicamente para la conversión de aquel hombre al evangelio, el carcelero de Filipo. Aquel terrible pecador. Ahora este hombre quizás había oído hablar a Pablo del evangelio, quizás vio la paciencia de los apóstoles en el sufrimiento, porque aquellos hombre estaban sufriendo y como lo estaban superando, ellos podían cantar y orar, quizás nos preguntamos, ¿orarían por el carcelero?.

El carcelero fue testigo de la intervención divina en su favor. Porque vino el terremoto, los presos todos se soltaron, no obstante, Pablo levanto la vos y dijo: “No te hagas daño”, porque el carcelero se quería auto eliminar a causa de ese caos, y el dijo: “No te hagas daño, todo estamos aquí”, entonces el se acerca, los saco afuera y les dijo: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?, esta fue su pregunta. Ahora esta pregunta, mis queridos amigos indica una conciencia despierta, porque este hombre se da cuenta de su pecado, comprende que esta perdido, al preguntar: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?, siente temor; yo pregunto o reflexiono, ¿cuánto temerían los pecadores, si se dieran cuenta de lo que significa la condenación eterna?. Me temo que demasiadas personas viven con la conciencia muerta o cauterizada, insensible y no piensan en las consecuencias de su estado de pecado.

No se imaginan la magnitud de la condenación eterna. En segundo lugar podemos decir que la pregunta del carcelero es la de mayor trascendencia que puede hacerse. Se hacen preguntas de como remediar males físicos, nos preguntamos como superar esta u otra enfermedad, problemas genéticos, mal formaciones, como escapar de peligros, o como escapar de las perdidas temporales, como solucionar a través de seguros de advertencias, pero muchos no quieren mostrar su ansiedad por su alma. La mayoría de las personas como que no se preocupa por la seguridad de su alma, se preocupan por lo que es hoy por lo que es esta vida terrenal, pero cuan poco se preocupan por lo espiritual hasta que no sobreviene sobre sus vidas algo que realmente les haga tambalear.

En lo que me es personal, tengo una hermana que toda su vida decía: “no, no, no, yo no quiero saber nada, a mi me tendrá que suceder algo muy grande para que yo me entregue al Señor”, y yo solía decirle, ¿y porque esperar que te ocurra algo grande para convertirse al Señor?. Al pasar los años sobre viene una gran enfermedad a su vida y esto le condujo al arrepentimiento de sus pecados; recientemente, y a la fe en Jesucristo, y llorando ahora dijo: “Tu siempre me decías, porque esperar algo grande”, y ahora me vino, pero estoy agradecida a Dios porque tuvo misericordia de mi, he mirado la televisión, cuando aquella multitud de gente muere en los atentados, como en el de Madrid, en España, esa gente se fue al infierno y no tuvo un segundo para pedirle perdón a Dios y Dios me ha dado su gracia. Mis amigos, Dios tuvo que hablarle fuertemente a mi hermana, para llegar a entregar su vida a Jesucristo. La pregunta del carcelero: “Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?, es una cuestión personal, porque el pecado es personal, cada cual llevara su propia carga dice la escritura, la responsabilidad es personal, ¿dónde estas tu mi amigo?.

No podemos evadir esta responsabilidad, ni echarla sobre otra persona, muchas personas culpan a su marido o a su mujer o a sus hijos o a sus padres o a sus abuelos; no mi amigos la salvación es personal, nadie es salvo por fe ajena, podemos decir así, muchas personas han dicho, cristianos han dicho: “Dios tiene hijos, no tiene nietos”. Queriendo decir que la responsabilidad es personal, y yo tengo que convertirme en hijo, no puedo ser nieto de Dios, no porque mi papa o mi mama son creyentes, yo de hecho voy a estar en el reino de Dios. Un hombre me decía: ” No pastor, yo no tengo problema, estoy muy seguro porque mi hijo es pastor”, y yo dije: “No”. Gracias a Dios paso el tiempo y este hombre entrego su vida a Jesucristo. El enfermo tiene que tomar su medicina, yo no puedo tomar la medicina que le corresponde al otro, la fe ha de ser personal.

En cuarto lugar la pregunta del carcelero, es una pregunta que no tiene mas que una respuesta verdadera, y es la respuesta que da Jesucristo. Las respuestas humanas han sido muchas, y usted lo sabe querido amigo, hay respuestas que dicen: “haga buenas obras y el Señor le va a dar la Paz”, otros dicen: “Cumpla con los sacramentos de la Iglesia”, otros dicen: “haga tal ceremonia, tal penitencia y va a hallar paz en su alma”. Las religiones humanas son todas malas. Mis amigos, si, a usted le parecerá increíble que le este diciendo esto, todas las religiones humanas son malas, solamente la palabra de Dios es la que tiene la respuesta, y la palabra de Dios, a través de Jesucristo dice, “Cree en mi, el que cree en mi, tiene vida eterna con Jesús; debemos aceptarlo a Jesús como Señor y salvador. Es la misma respuesta para todos y para todos los tiempos, los apóstoles dijeron cree en el Señor Jesucristo, así que es una pregunta que no tiene mas que esta única respuesta, si tu quieres saber como ser salvo, cree en el Señor Jesucristo.

En quinto lugar, si esa pregunta es sincera, llevara a una acción inmediata. ¿ No fue así inmediata la acción del joven rico que consultó a Jesús, que bien haré para tener la vida eterna? , Jesús le dijo, bueno los mandamientos conoces, tal y tal mandamiento, oh eso yo guarde desde muy joven, entonces Jesús le dijo: Bueno, entonces falta una sola cosa, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres. Muchas personas creen que por haber hecho algo bueno en la vida, o haber conocido el evangelio durante toda su vida, merecen el reino el Dios, pero realmente este joven, este hombre rico, tenia su corazón puesto, no en Dios, sino en sus riquezas, de hecho le dio la espalda a Jesucristo muy triste. Muchas personas creen que son sinceros, pero si son sinceros tiene que haber una acción inmediata.

Mi amigo si tu eres sincero, debes hacer algo inmediatamente ahora, porque es cuestión que nadie debiera aplazar, este es el momento para tu vida, este es el momento que tu debes optar por la salvación de Jesucristo, o por la condenación eterna, porque no se puede estar en un estado intermedio, tu no me puedes decir, en eso estoy…, o voy camino a aquello… , o a eso otro, o eres cristiano, o no eres cristiano, has puesto tu fe en Jesucristo o aun permaneces siervo o esclavo del diablo, espero que tu hoy permitas que tu conciencia te lleve a una acción inmediata sabia, porque la Biblia dice: “¿hasta cuando claudicareis entre dos pensamientos?”, mi amigos, si hoy es el momento que Dios les ha tocado el corazón, opten por Jesucristo, es la única esperanza de vida eterna, porque dice la escritura: “No hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en que podamos ser salvos”. Que Dios les bendiga y escapen del lazo del Diablo, quien nos ha mantenido cautivos en el pecado.

La primera y la segunda venida del Mesías en una misma visión 2/2
La lucha contra el Ungido 1/3

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>