De la Droga a la Chacra

De la Droga a la Chacra

Hay una salida, y esta en Cristo! a Jorge “le ofrecieron una droga que solo le iba a pegar para arriba”, sabes cuál es? la palabra de dios! Escucha su fuerte testimonio y cómo Dios ha obrado en su vida desde entonces


DESCARGARLO AQUI: 
EA398 – Entre Amigas – De la Droga a la Chacra



Receta: Mouse de Frutillas


ENTREVISTA A JORGE PEÑA

SandraMuy bien amigas y ya llegamos ya al espacio de nuestra entrevista, el invitado que tenemos en este día se llama Jorge Peña, un muchacho que tiene una historia de vida bien interesante, a veces hablamos en esta zona de latino América de una droga que preocupa muchísimo a nuestra sociedad porque ha impactado, porque es barata porque hace mucho daño físico y mental y la gente no sabe qué soluciones encontrar bueno, de esta droga estaba preso Jorge Peña y a él lo queremos saludar, cómo andas Jorge?

Jorge: Hola qué tal la verdad es que es un privilegio estar en este programa, y bueno, poder contar parte de mi vida ¿no? Parte de la que viví mucho tiempo encerrado en esta Droga, la Pasta Base, y bueno que haya podido salir y poder contar a aquel que esté escuchando ¿no? De que hay una salida, que esa salida esta con Cristo y pedirle a aquel que si tiene una Iglesia en la esquina de su casa o donde esté que se pueda arrimar si tiene alguna parentela que también tenga ese problema por el cual yo pase, bueno hoy yo estoy libre de eso y puedo contarlo, puedo testificarlo que el señor me ha salvado, que el señor me ha sacado toda adicción, todo vicio, que bueno que pueda contarlo que eso es muy importante.

Sandray bueno, prueba de eso es que estás acá, conversando con nosotros y no tirado en una esquina no es cierto? Tienes cuántos años ahora Jorge?

Jorge: 26.

Sandra26, Y ¿cuándo empezaste a drogarte?

Jorge: A los 15.

SandraA los 15, ¿por qué te acuerdas?

Jorge: La separación de mis papás me llevó a eso.

SandraTe sentiste mal, te sentiste frustrado y…

Jorge: me sentía solo que no tenía futuro y unas de mis angustias fue esa, y bueno, yo opté por dejar pasar el tiempo, drogándome y delinquiendo, cosa que hice mal no?

SandraEra lo que te ofrecían de alguna manera tus amigos del Barrio ¿no?

Jorge: y sí, mis amigos porque es un barrio muy marginado allí, y la droga está en los almacenes, esta allí, te la venden…

SandraEn todos lados…

Jorge: En todos lados. Y bueno yo opté por drogarme y por delinquir y gracias a Dios que no terminé en una morgue o quizás encarcelado no? Yo le doy gracias que…

SandraA veces pensarás que ese podría haber sido tu futuro.

Jorge: podría haber sido mi futuro, inclusive el de mis hijos no?

SandraYa estabas, porque recién hablaste de que conociste a Dios y esto cambió tu vida, cuando conociste a Dios o cuando te hablaron de Dios estabas en pareja, tenías un hijo? Aún en esta situación digamos, tu esposa también se drogaba?

Jorge: No, mi esposa tenía el consumo del cigarro no más, que también es algo muy difícil no que, que también perjudica la salud de uno. Yo estaba ya juntado, tenía una nena y bueno, de mi parte yo no quería saber nada con lo que era trabajar, con lo que era… me gustaba la plata fácil, salir y robar y lo primero que hacía era drogarme y si sobraba bueno, yo se lo daba a mi esposa para que cocinara, para que comprara algo para mis hijos pero no tenía futuro en realidad…

SandraVida difícil para ella también y para los chiquilines también no?

Jorge: Sufría mucho ella porque me veía salir, yo llegaba en la madrugada, drogado, sin ropa muchas veces porque vendía hasta la ropa después de que se me terminaba la plata, y siempre ella estaba en la ventana esperándome. Siempre…

SandraYa cuando te conoció vos eras drogadicto.

Jorge: Era drogadicto pero no tan así como que había llegado a un límite de vender, robar, delinquir, para el consumo de drogas, es decir, yo consumía algunas drogas que no eran tan pesadas pero después de que conocí la pasta base, ahí fue cuando yo empecé a perjudicar más.

SandraY me imagino, se habrán conocido, y la esperanza era que cambies.

Jorge: Si la esperanza era esa y fue uno de los pilares que Dios puso para poder yo cambiar ¿no? Ella me tuvo mucha paciencia, inclusive yo le robaba las cosas de ella se las sacaba a ella, las vendía después iba ella las levantaba. Mal, mal, mal, totalmente mal.

Sandra: Sin embargo un día, un día aparece un individuo, que te ofrece una droga distinta y vos paraste la oreja. Y dijiste…

Jorge: Y dije algo nuevo!

SandraAlgo más para intentar.

Jorge: Aparte cuando él me la presentó me dijo: no te va a pegar para el bajón nunca. Y bueno, si no me va a pegar para el bajón, entonces hay que consumirla decía yo. En el tema de las droga era lo que me gustaba.

Sandra: Y hablando en lenguaje muy de la calle de aquellos que consumen, “que te pegue para el bajón” es que, bueno, que te deprima, que quedes por el piso.

Jorge: Claro que te pegue para abajo, que te pongas a llorar…

Sandra: … estamos charlando con Jorge Peña y bueno un muchacho que desde los 15 años comenzó a consumir drogas, en escalada cada vez más duras, hasta que llegó a la pasta base, la pasta base destruye su vida personal y familiar, era un adicto perdido, robaba hasta lo que no tenía todo lo de la esposa lo propio hasta lo vendía para consumir hasta que un día llega un individuo que le ofrece una droga que le iba a pegar solamente para arriba. Quién era esta persona?
Jorge: Él era un pastor, en poquito tiempo pusieron una iglesia allí frente de casa, bueno, esta persona, que se llama Wilson, que es mi pastor ahora, cruzaba siempre sin discriminar no? Porque muchas personas nos apuntaba con el dedo sin pensar muchas veces que nosotros teníamos una enfermedad, que era incurable para los ojos carnales. Y esta persona me dice: mira hay un cambio, yo nunca le daba importancia a lo que él me decía. Hasta que un día que él iba a ser un culto en la iglesia, saca todo para afuera, saca todo lo que son los bancos, inclusive como el pulpito estaba adentro de la iglesia y no pudo sacarlo saca una mesa, la apoyó adentro de un murito que había allí, y empezó a predicarnos a nosotros, a mí y a la barrita que estaba allí, y me dice, yo tengo una droga nueva para nosotros, porque él ya la había probado, y ya le había dado efecto porque por eso nos estaba hablando. Que dice que no te va a pegar para el bajón, esta droga te va a pegar para arriba. Y yo claro cuando nombró droga bueno dije: si es droga hay que probarla decía yo.

Sandra: Y si, algo mas…

Jorge: Algo más. Algo más para probar y yo estaba ansioso por esa droga que él me nombraba, porque él me la nombraba pero no me la mostraba. En debido tiempo, él pone la mano debajo del púlpito allí, y saca la Biblia y dice, esta es mi droga, dice. Dice: tu te emparrillarás con tu droga pero tu droga te va a durar un ratito, esta te dura para toda la vida. Pero yo no lo entendía pero había algo dentro de mí que sentía esa necesidad de poder llega a entender por qué era que el hombre me estaba hablando de esa droga, si era una Biblia no? Y yo pensaba qué hay ahí dentro que él me está nombrando droga. Entonces opté por cruzar en frente como él decía, bueno tienes que cruzar al frente era cruzar una zanja, porque había una zanja que nos dividía, que era la zanja de la calle nomás. Y decía él tienen que cruzar la zanja y venir sin vergüenza no más, que vas a ver que va a haber un cambio. Y opté por cruzar, empecé a ir a las reuniones de jóvenes, y bueno, el cambio empezó, empezó de a poquito, mis propios compañeros veían el cambio, me decían, estás cambiado, ya no quieres salir a robar con nosotros, decían, ya no te quieres drogar, inclusive hasta de fumar dejaste, dicen qué te hicieron? Te lavaron el cerebro? Me decían! Y yo les decía que no, lo que pasa es que el cambio que ustedes están viendo es totalmente diferente yo ya no quiero vivir una vida de drogadicto. Porque voy a terminar en un ataúd, o en una cárcel. Y yo no quiero eso para mis hijos, para que me vayan a visitar a una cárcel o algo que sea más imposible, algo que sea más difícil. Que no tengan un padre en quien apoyarse. Y ahí empecé a cambiar, a cambiar de a poquito y bueno, que fue todo un trato con Dios que me llevó a esto a poder estar aquí contando esto que es algo muy importante.

Sandra: El mirar para atrás y poder ver lo que Dios ha hecho con nuestras vidas, cada uno podríamos ver y dar testimonio en lo que Dios es e hizo en nuestras vidas y es impresionante y cada uno podría proyectar, dónde estaría hoy sin Dios y son infinitas las posibilidades, casi todas peores, las posibilidades de destrucción. Sin Dios no se va a ninguna parte. Cuéntame y entonces empezaste allí a congregarte y qué te dijo tu esposa cuando supo de que ibas a una iglesia que estabas…

Jorge: Claro, le llamaba la atención porque decía, tu querías ir a robar a esa iglesia, me decía ella. No mi amor, le decía yo siento la necesidad de ir porque yo me siento bien cuando estoy ahí. Claro, inclusive tenía vergüenza al principio yo veía que todos saltaban cantaban gritaban, yo veía que la gente transpiraba de estar contenta de saltar y de gozarse. Y yo quería sentir eso. Y bueno yo pensaba acá hay algo que cambia las vidas y yo quiero sentirlo, y me empecé a soltar y empecé a darle la libertad al Espíritu no? Y bueno, de a poquito empecé y empecé y cuando estaba ya en el grupo de alabanza y …

Sandra: y estabas contento como los otros.

Jorge: Si, estaba contento y ya sabía del porqué estaba contento…

Sandra: Y ella te acompaño en algún momento?

Jorge: Si ella empezó a ir porque empezó a ver que yo empecé a cambiar ella empezó a ir, y ella también dejó el cigarro, ella tenía problemas con el tema de las salidas a los bailes, y todas esas cosas y bueno, ella también empezó a dejar eso y bueno. También pudo cambiar junto conmigo. Eso fue muy importante no?

Sandra: Toda una transformación que vieron tus amigos, que vio tu familia y que vio el barrio no?

Jorge: El barrio. Mucha gente ahora de vecinos que han visto mi cambio, y hoy pueden contarme ellos la satisfacción que se siente!

Sandra  Jorge cómo es tu vida hoy?

Jorge: y hoy el Señor me ha llevado a poder liderar no? A poder llevar a aquellos que también están en la misma circunstancia en la que yo estaba, y bueno, él me dio un lugar allí en ruta 67, kilómetro 25500, allí es un hogar…

SandraEstamos hablando de Uruguay verdad? En donde estamos grabando…

Jorge: Si, rumbo a Sauce queda ese lugar, y bueno, Dios me Dio ese lugar allí, le tocó el corazón a mi pastor para que me llevara a liderar allí y bueno, hoy por hoy, allí se está plantando, se cuidan animales, ahí hay 3 muchachos que se están rehabilitando allí también del problema de las drogas.

SandraEs un lugar para la rehabilitación entonces,

Jorge: es un lugar para la rehabilitación allí también, hay escuelitas dominicales para los hijos de los que se rehabilitan…

SandraY tu tarea allí es como la de un encargado?

Jorge: Si es encargado de la parte allí, de los muchachos que se rehabilitan, el mantenimiento de ese lugar, la ordeñada de vaca, el mantener todo limpio, y ordenado y bueno, para uno es más bien una distracción para poder estar allí con esos muchachos y poder estar allí ayudarlos a poder salir adelante a ellos y también a sus familias.

SandraY te gusta esa tarea que estás haciendo?

Jorge: Me gusta, me gusta porque a esa tarea me la encomendó Dios, y bueno, era uno de mis anhelos de poder trabajar, para él pero a la misma vez ayudar a aquellos que también tienen la misma problemática no?

Sandray ahora lo estás pudiendo hacer…

Jorge: Y ahora lo estoy pudiendo hacer.

SandraMe decías que hubo que ordenar todo de a poquito no? A medida que conociste a Dios, el casamiento, todo…

Jorge: Si, tuve, inclusive Dios me sorprendió porque a través del casamiento porque yo quería apartarme de ahí, de donde estaba, de ese barrio en donde yo estaba, que era en Pilarica, quería apartarme porque la droga estaba allí, tenía la iglesia en frente pero la boca al lado. Entonces yo no quería…

SandraLa tentación ahí…

Jorge: Estaba ahí, a la mano y yo sabía que cualquier problemita que se me enfrentara, que no lo iba a superar y que iba a caer. Entonces Dios me llevó enfrente de la chacra, siervo también de él, que por la vaca por llevarla yo a pastorear, él termina hablando con el pastor y me termina dando la casa para que yo se la cuide.

SandraUna vivienda que no esperabas…

Jorge: Ni yo la esperaba. Aparte con las comodidades que tenía era impresionante. Yo decía señor esto es obra tuya si tu me trajiste para acá en frente, para que yo viva acá y para que yo trabaje en frente, es porque vos quieres que yo haga esto. Y bueno de a poquito nos fuimos capacitando. En lo que es la rehabilitación y eso y en sí, diciéndoles lo que me dijeron a mí que me ha ayudado.

SandraExcelente, así que una vida con sentido, una vida, con propósito ayudando a otros, Dios te dio una esposa, bueno la compañera que ya tenías que formalizaron que se casaron, tienen más hijos ahora?

Jorge: Dos hijos tenemos…

SandraUna nena que ya tenían y un varón…

Jorge: y un varón. Que es muy fatal, es muy fatal.

SandraEs muy pícaro. Y tus anhelos, ahora que te ves como padre, rehabilitado y ves el futuro de tus hijos no? Qué es lo que anhelarías para ellos?

Jorge: Y bueno, anhelaría que ellos pudieran seguir no? En los caminos de Dios para no tropezar con lo que yo tropecé. Con esta droga, que puedan valorar lo que tienen que eso es muy importante, porque yo valoré lo que este pastor estaba haciendo en mi vida, o sea cómo Dios lo había usado como un instrumento a él para yo poder cambiar, y uno de los anhelos de mi corazón es que mis hijos hagan la voluntad de Dios ¿no? Así sea como pastores, como misioneros o como lo que Dios tenga preparado para ellos.

SandraQué lindo, y, para Wilson, para este pastor que un día sacó la mesa para afuera, y se puso a hablar de esa droga misteriosa qué iba a pegar para arriba, palabras de qué tienes para él?

Jorge: Para él, y la verdad que para mi es un ángel que Dios puso en mi camino para cambiar totalmente, para darle un giro a mi vida que yo no lo hubiese esperado quizá de ninguno de mis familiares. Claro que también los entiendo que era por las cosas que yo hacía no? Quizás no me tenían la confianza. Pero la verdad es que yo le deseo lo mejor a Wilson, y le pido a Dios que lo guarde en todo momento a él, a su familia, a sus hijos que han sido de ayuda para mi familia al ver sus testimonios también de la manera en que ellos viven que se puede vivir sin drogas sin vicio y poder tener esa paz interna que es con Cristo Jesús.

SandraMuy lindo lo que Jorge dice ¿no? Y también darse cuenta que Wilson pasó por un tema similar, y ahora se dedica a ayudar a muchos que han tenido ese problema y bueno eso es lo que quiere hacer Jorge y es lo que él está haciendo en este momento. Vaya a saber qué planes Dios tiene para nuestra vida, de donde nos encontró, de donde nos sacó, y a quienes quiere usar también. Muchísimas gracias por haber venido al programa.

Jorge: Muchas gracias a ustedes y vayamos para adelante.



Cómo tener un buen descanso
Buscando el Propósito de Dios

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>